Pin­tan el nom­bre de Mes­si en la es­ta­tua de Cris­tiano

Ocu­rrió ho­ras des­pués de la en­tre­ga del Ba­lón de Oro

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - POR JUAN­MA TRUE­BA

Su­ce­dió en la ma­dru­ga­da del lu­nes al mar­tes, ho­ras des­pués de que Mes­si re­ci­bie­ra su quin­to Ba­lón de Oro. La es­ta­tua que Cris­tiano inau­gu­ró en Fun­chal el 21 de di­ciem­bre de 2014 ama­ne­ció pin­ta­da con el nom­bre de Mes­si y con el nú­me­ro diez en la es­pal­da. El es­tro­pi­cio fue des­cu­bier­to por los obre­ros que tra­ba­jan en el tras­la­do del Mu­seo de Cris­tiano al puer­to de la ciu­dad, a po­cos me­tros de la es­cul­tu­ra. Se­gún in­for­ma el Jor­nal de Ma­dei­ra, fue­ron ellos mis­mos quie­nes re­pa­ra­ron es­te ac­to de “van­da­lis­mo gra­tui­to e mes­quin­ho”. Los culpables, tal y como su­gie­re el Jor­nal, po­drían ser los afi­cio­na­dos de un equi­po de fút­bol que du­ran­te el fin de semana pro­vo­ca­ron di­ver­sos al­ter­ca­dos. Lle­ga­dos a es­te pun­to, con­vie­ne se­ña­lar que el Ben­fi­ca ven­ció en el cam­po del Na­cio­nal de Ma­dei­ra (1-4), en un par­ti­do que em­pe­zó el sá­ba­do y ter­mi­nó el do­min­go por cul­pa de la nie­bla. Con­si­de­ren aho­ra la ri­va­li­dad en­tre el Ben­fi­ca y el Spor­ting, exe­qui­po de Cris­tiano, y ten­drán un pun­to de par­ti­da pa­ra co­men­zar sus in­ves­ti­ga­cio­nes. He­chos. Lo de­más son su­po­si­cio­nes. Ani­ma­do por el vin­ho lo­cal y con la fu­ga ase­gu­ra­da en el pri­mer bar­co o en el avión más ma­dru­ga­dor, el sos­pe­cho­so se ha­bría en­ca­ra­ma­do a la es­ta­tua (2,40 me­tros) au­xi­lia­do por un cóm­pli­ce ne­ce­sa­rio (ne­ce­sa­ria­men­te al­to). La tem­blo­ro­sa ca­li­gra­fía des­cu­bre ner­vios, pri­sas y me­lo­pea; ja­más hu­bie­ran po­di­do es­cri­bir “Ko­noplyan­ka” (leyenda más in­sul­tan­te, si ca­be). Que­da cla­ro, pues, que no fue un tra­ba­jo de pro­fe­sio­na­les. De ha­ber­lo si­do, los fo­ra­ji­dos hu­bie­ran pin­ta­do ra­yas ro­jas en la ca­mi­se­ta de bron­ce (Qa­tar Air­ways ba­jo el pe­cho), pa­ra des­pués cin­ce­lar nom­bre y dor­sal con la na­va­ja que por­ta to­do ru­fián que se pre­cie. Re­cor­ta­das las pier­nas con se­rru­cho y des­pe­ga­das las ore­jas, la trans­for­ma­ción ha­bría si­do com­ple­ta y los ope­ra­rios del Mu­seo no sa­brían, a es­tas ho­ras, a qué dios ado­rar.

Pin­ta­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.