Re­yes y el Se­vi­lla bai­lan a un Be­tis de mi­se­rias

Hu­mi­llan­te 6-0 pa­ra los ver­di­blan­cos en el glo­bal

AS (Las Palmas) - - SEVILLA-BETIS - JUAN JIMÉNEZ

Re­yes usa dos tra­jes. Uno pa­ra días nor­ma­les y otro, el de lu­ces, pa­ra los der­bis. Y Re­yes, del que ca­da vez pasan más las mu­sas pe­ro al que cuan­do se le apa­re­cen es una de­li­cia, aban­de­ró el aplas­ta­mien­to del Se­vi­lla al Be­tis (60 en el glo­bal de los oc­ta­vos), al que le du­ró cua­tro mi­nu­tos el efec­to Me­rino.

Des­ti­tui­do Mel, es­cu­do du­ran­te me­ses, las mi­se­rias téc­ni­cas y tác­ti­cas del Be­tis que­da­ron al des­cu­bier­to con una cru­de­za te­rri­ble. El Se­vi­lla ju­gó a pla­cer, fa­vo­re­ci­do por una pre­sión mal eje­cu­ta­da por los ver­di­blan­cos, que per­mi­tie­ron mo­ver­se a Re­yes en­tre lí­neas a su rit­mo. Ya no es el ju­ga­dor de des­bor­de de an­tes, pe­ro si no es­tá exi­gi­do es ca­paz de zig­za­guear, con­du­cir y ha­bi­li­tar con ex­qui­si­tez.

Pa­ra el Be­tis, en el que pa­re­cen fal­tar­le fuer­zas has­ta a Joa­quín, só­lo ha­bía una me­ta: que el par­ti­do no se le hi­cie­se eterno. Pa­ra el Se­vi­lla, el ob­je­ti­vo era con­tem­po­ri­zar ad­vir­tien­do el ca­len­da­rio que le es­pe­ra sin aten­der los de­seos de la afi­ción, con ga­nas de ha­cer pu­pa y pi­dien­do una ma­ni­ta que los de Emery no pre­ten­die­ron al­can­zar. Eduar­do Ma­ciá, di­rec­tor de­por­ti­vo que lle­gó como su­pues­to gu­rú y bra­zo eje­cu­tor de la des­ti­tu­ción de Mel, pre­sen­ció des­de el pal­co la po­bre­za de sus in­cor­po­ra­cio­nes: Vargas, Pez­ze­lla, Di­gard y Petros deam­bu­la­ron. Me­rino ni con­vo­có a Van der Vaart y Van Wolfs­win­kel, su­pues­tas in­cor­po­ra­cio­nes es­tre­lla.

Emery de­ci­dió po­ner­le la fir­ma al par­ti­do con Ga­mei­ro, que mar­có en el pri­mer ba­lón que to­có. El fran­cés, com­pe­ti­ti­vo como ti­tu­lar, es un fi­lón de su­plen­te. Su­ce­de que es­tos días es­tá obli­ga­do a ser in­dis­cu­ti­ble por el mal mo­men­to de Llo­ren­te, que pa­re­ce en­tris­te­ci­do. El re­ma­te fue el 4-0, con­se­gui­do por Ka­ku­ta, ju­ga­dor re­si­dual que ani­mó más el ca­chon­deo en la gra­da, en­cen­di­da. El se­vi­llis­mo dis­fru­tó de la fies­ta de un 6-0 glo­bal que pe­sa­rá lar­go tiem­po so­bre su ri­val. Mu­chos bé­ti­cos no ter­mi­na­ron ni de ver el par­ti­do por te­le­vi­sión. Su equi­po, en mu­chos ca­sos, le aver­güen­za.

Me­rino Re­yes, Ra­mi, Ga­mei­ro y Ka­ku­ta re­ven­ta­ron el de­but del

in­te­ri­no

LA ES­TRE­LLA. Re­yes re­ma­cha de ca­be­za el 1-0 an­te Adán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.