Sam­pao­li: el tru­co gro­se­ro del que se quie­re ir

Bus­ca el des­pre­cio de Chi­le pa­ra que lo li­be­ren

AS (Las Palmas) - - INTERNACIONAL - POR JO­SÉ MI­GUÉ­LEZ

Sam­pao­li. Ha pa­sa­do de ído­lo ma­yor a apes­ta­do en una so­la fra­se. No han sen­ta­do bien en Chi­le los de­seos de fu­ga gri­ta­dos por su se­lec­cio­na­dor cam­peón. Has­ta aho­ra pa­re­cían co­sas de la Pren­sa, pe­ro ya no. El DT, se­gu­ra­men­te cum­plien­do la re­co­men­da­ción del po­de­ro­so agen­te que lla­ma a su puer­ta, si­guien­do al pie de la le­tra el ma­nual del fut­bo­lis­ta al que su club no le li­be­ra pa­ra ir­se a un gran­de, ha in­clui­do como ele­men­to de­ci­si­vo en la ne­go­cia­ción el des­pre­cio irre­ver­si­ble del afi­cio­na­do. Se de­cla­ra rehén de Chi­le jus­to el día que, con el Ba­lón de Oro al fon­do, te­nía todos los fo­cos en­ci­ma. Hay una mi­llo­na­ria cláu­su­la como obs­tácu­lo pe­ro al tiem­po ya no hay mar­cha atrás. A dis­gus­to, ofen­dien­do, las­ti­man­do a la gen­te, Sam­pao­li no pue­de se­guir en la se­lec­ción que lo lle­vó a la cima. To­do apun­ta a otra vic­to­ria de quie­nes han de­ci­di­do que los con­tra­tos con fut­bo­lis­tas y en­tre­na­do­res só­lo obli­guen a una par­te.

Blen­gio. El pa­dre, Juan Car­los, tie­ne 35 años y jue­ga de de­fen­sa (en Ar­gen­ti­na es em­ble­ma, pe­ro en Chi­le no le guar­dan un buen re­cuer­do: un en­tra­da su­ya man­dó ha­ce años al hospital du­ran­te tres me­ses a Ale­xis Sán­chez). El hi­jo, Matías, tie­ne 17 y se si­túa de­ba­jo de la por­te­ría. Son los Blen­gio, un in­só­li­to ca­so fa­mi­liar en el fút­bol de com­par­tir ves­tua­rio. Ocu­rre en la li­ga ar­gen­ti­na, aho­ra en fa­se de pre­tem­po­ra­da. Ti­gre, el equi­po que em­pie­za a di­ri­gir Ca­mo­ra­ne­si, tie­ne a los dos, pa­dre e hi­jo, za­gue­ro y guar­da- me­ta, el 3 y el 22, en­tre­nán­do­se en el mis­mo plan­tel.

Sche­lot­to. Otro ca­so de fa­mi­lia uni­da. Lle­ga a Eu­ro­pa pro­ce­den­te de Su­da­mé­ri­ca. Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to, em­ble­ma de aquel inol­vi­da­ble Bo­ca Ju­niors de Ri­quel­me, fir­mó el lu­nes como nue­vo en­tre­na­dor del Pa­ler­mo, en sus­ti­tu­ción de Da­vi­de Ba­llar­di­ni. Tras di­ri­gir cua­tro años a La­nús (con­quis­tó la Co­pa Sud­ame­ri­ca­na, con­vir­tién­do­se en el pri­me­ro en lo­grar­lo como ju­ga­dor y en­tre­na­dor), apun­ta­ba a Ra­cing, pe­ro no lle­gó a un acuer­do. Y el des­tino de re­pen­te le ha he­cho cru­zar el char­co. Una bro­ma del des­tino: se va un equi­po cu­yo nom­bre coin­ci­de con el del de­lan­te­ro con el que me­jor se aso­ció de ju­ga­dor: Mar­tín Pa­ler­mo. Como ayu­dan­te, por su­pues­to, lle­va a su in­se­pa­ra­ble her­mano mellizo Gus­ta­vo. Es­cue­la Bian­chi.

Wan­de­rers-Co­lo Co­lo. 36 días y tres ho­ras. Eso du­ró fi­nal­men­te el due­lo con el que de­bía ce­rrar­se en Chi­le el tor­neo Aper­tu­ra 2015. De­bió co­men­zar 6 de di­ciem­bre de 2015 a las cin­co de la tar­de y con­clu­yó el lu­nes, bien en­tra­do 2016, a eso de las ocho. Con el Clau­su­ra a pun­to de arran­car ya, el vier­nes. Una vic­to­ria de los van­dá­li­cos, los ani­ma­les que in­va­die­ron el cés­ped e im­pi­die­ron en­ton­ces a gol­pes el cie­rre del cam­peo­na­to. Su gran obra, re­suel­ta has­ta aho­ra sim­ple­men­te con 54 prohi­bi­cio­nes de ac­ce­so a re­cin­tos de­por­ti­vos. Muy ba­ra­to. Y al fon­do, la con­fir­ma­ción de­por­ti­va de un dra­ma: 36 días y tres ho­ras des­pués, Wan­de­rers ga­nó 2-1 a Co­lo Co­lo. Así que si Mark Gon­zá­lez hu­bie­ra mar­ca­do de pe­nal­ti an­te Au­dax, Ca­tó­li­ca ha­bría si­do el cam­peón. Otra mues­ca en esa leyenda fa­ta­lis­ta que cos­ta­rá arran­car de su ca­be­za a los cru­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.