Sainz ga­na en el in­fierno de Be­lén y ya es lí­der

El ma­dri­le­ño se im­pu­so al vo­lan­te del Peu­geot en una eta­pa re­cor­ta­da por la du­re­za de las du­nas y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, lo que le de­ja aho­ra con sie­te mi­nu­tos so­bre Pe­ter­han­sel. Pri­ce es más lí­der en mo­tos

AS (Las Palmas) - - MAS MOTOR - HÉCTOR MAR­TÍ­NEZ

Pe­día­mos que el Da­kar se pa­re­cie­ra al Da­kar, que a es­te no lo re­co­no­ce­ría ni el pro­pio Thierry Sa­bi­ne. Más are­na, más ca­lor, más ba­ta­lla en de­fi­ni­ti­va. Ese Da­kar real to­có a la puer­ta y en­tró, con una es­pe­cial que tu­vo que ser re­cor­ta­da en co­ches de­bi­do al mo­nu­men­tal atas­co de las mo­tos en las du­nas y a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras. En ese in­fierno lu­cie­ron Toby Pri­ce (mo­tos), Pa­blo Co­pet­ti (quads), Ge­rard de Rooy (ca­mio­nes) y Car­los Sainz, que no só­lo su­ma­ba una nue­va vic­to­ria sino que le en­do­sa­ba nue­ve mi­nu­tos a Stép­ha­ne Pe­ter­han­sel, su má­xi­mo ri­val en la lu­cha por el tí­tu­lo y a quien no san­cio­na­ron por su re­pos­ta­je del lu­nes. Sie­te mi­nu­tos les se­pa­ran a cua­tro ba­ta­llas del fi­nal. Con Fiam­ba­lá aso­man­do ame­na­zan­te. Eso se­rá hoy. El in­fierno nues­tro de ca­da día.

El de ayer obli­ga­ba a dar por fi­na­li­za­da la es­pe­cial en el ki­ló­me­tro 178, el CP2 pa­ra mo­tos y quads y el WP4 pa­ra co­ches y ca­mio­nes. Die­ci­nue­ve pi­lo­tos de mo­tos ha­bían lo­gra­do su­pe­rar las du­nas, ex­tra­or­di­na­ria­men­te blan­das por el ca­lor, pe­ro el res­to caía en ellas, uno tras uno, has­ta el ba­ru­llo fi­nal. Tam­bién en el de­sier­to hay atas­cos en ho­ra pun­ta. Ese pa­no­ra­ma, con unos pi­lo­tos caí­dos y otros tra­tan­do de em­pu­jar sus mo­tos, en­tra­ña­ba un ries­go ex­ce­si­vo en ca­so de que los co­ches co­men­za­ran a lle­gar. Pe­se a esa de­ci­sión ini­cial, la or­ga­ni­za­ción cambió has­ta en tres oca­sio­nes de pa­re­cer pa­ra de­cre­tar fi­nal­men­te que el re­sul­ta­do al tér­mino de la es­pe­cial era que el que real­men­te va­lía: Toby Pri­ce (3h 55:

Sainz “Ha si­do una eta­pa tí­pi­ca del Da­kar, du­ra, pa­ra que pa­sa­ran

co­sas...”

51), Ste­fan Svit­ko (a 14:40) y Pa­blo Quin­ta­ni­lla (a 16: 27). Con Ge­rard Fa­rrés como el me­jor es­pa­ñol, sép­ti­mo a 24:53.

En co­ches, sin em­bar­go, no hu­bo vuel­ta atrás. El re­cor­te en la es­pe­cial se man­te­nía y va­lían los re­sul­ta­dos del WP4 (km 178). Todos aca­ta­ron de buen gra­do esa de­ci­sión, sal­vo en el ho­gar de don­de su je­fe, te­rreno, que no ga­ne un Mi­ni”, afir­ma­ba, con­ven­ci­do de que a más ca­lor y más du­nas, más po­si­bi­li­da­des pa­ra que Nas­ser Al-Attiyah pue­da atra­par a los Peu­geot. día pa­ra que pa­sa­ran mu­chas co­sas... y de he­cho han pa­sa­do. No­so­tros nos he­mos que­da­do atas­ca­dos dos ve­ces por un problema con el com­pre­sor de los neu­má­ti­cos”, ex­pli­ca­ba. Y lle­va razón.

Pa­sa­ron co­sas ayer, con ese pin­cha­zo real y me­ta­fó­ri­co de Pe­ter­han­sel que le ale­ja en la ge­ne­ral. “Nos he­mos que­da­do hun­di­dos un par de ve­ces, no en las du­nas sino en una zo­na blan­da, y he­mos per­di­do mu­chos mi­nu­tos. Y no ha si­do un pin­cha­zo, sino dos, de­ma­sia­dos con­tra­tiem­pos pa­ra po­der op­tar a la vic­to­ria”, de­cía Stép­ha­ne. Y tam­bién pa­sa­ron co­sas el lu­nes, con aquel vuel­co de Loeb que hi­zo tri­zas sus as­pi­ra­cio­nes de ser cam­peón en su de­but. El Da­kar tie­ne la fea cos­tum­bre de gol­pear todos los días. Y jor­na­das como las de hoy, en Fiam­ba­lá, son pro­pi­cias al bo­fe­tón.

Ca­lor

NUE­VO LÍ­DER. Car­los Sainz pa­san­do jun­to al Peu­geot de Pe­ter­han­sel, que ha­bía pin­cha­do. El ma­dri­le­ño tam­bién le su­pe­ró en la ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.