El cam­bio de Zi­da­ne que sí be­ne­fi­cia a Ga­reth Ba­le

AS (Las Palmas) - - A LA ÚLTIMA -

Zi­zou to­ca te­clas de fut­bo­lis­ta. Se­ría in­jus­to de­cir que con Zi­ne­di­ne Zi­da­ne ha apa­re­ci­do una nue­va ver­sión de Ba­le por­que en los úl­ti­mos par­ti­dos de Be­ní­tez, el ga­lés ya ha­bía des­ta­ca­do. Pa­re­ce cla­ro que el nue­vo téc­ni­co, como leyenda del fút­bol que es, tie­ne la au­to­ri­dad mo­ral pa­ra con­ven­cer a cual­quier ju­ga­dor de lo que es me­jor pa­ra él. Ba­le da su me­jor ver­sión ju­gan­do por fue­ra o lle­gan­do al área, con es­pa­cios. Ju­gar de es­pal­das a la por­te­ría ri­val so­lo pue­de ser ex­cep­cio­nal. Ade­más de los in­di­cios fut­bo­lís­ti­cos que apun­tó el Ma­drid y ha­ber cam­bia­do el sen­ti­do del vien­to en cua­tro días, lo que más apre­cian los ex­ju­ga­do­res de Zi­da­ne fue el cam­bio de Ba­le. Só­lo al­guien que ha es­ta­do allí aba­jo sa­be po­ner­se en la piel del fut­bo­lis­ta y, des­pués de su par­ti­da­zo y sus tres go­les, el me­jor tri­bu­to al par­ti­do del ga­lés era re­ga­lar­le la ova­ción que ne­ce­si­ta­ba sen­tir del San­tia­go Ber­na­béu.

Echa­rá de me­nos la Co­pa. Por lo vis­to en su de­but an­te el De­por­ti­vo, pa­re­ce cla­ro que Zi­da­ne quie­re te­ner en­chu­fa­dos a los Is­co, Je­sé, Va­ra­ne y lo más nor­mal se­ría ver a Ja­mes en el on­ce ini­cial an­te el Spor­ting. Zi­zou va a echar mu­cho de me­nos la Co­pa, que le hu­bie­se ayu­da­do a re­par­tir mi­nu­tos y ha­cer sen­tir­se im­por­tan­tes a todos los ju­ga­do­res de la plan­ti­lla, pe­ro so­bre to­do por­que los par­ti­dos son el ver­da­de­ro cam­po de prue­bas de los cam­bios tác­ti­cos que pre­ten­de im­ple­men­tar: pre­sión al­ta, dis­tan­cia en­tre lí­neas o ve­lo­ci­dad de re­plie­gue pa­ra con­ce­der me­nos oca­sio­nes y au­men­tar el tiem­po de po­se­sión.

La ma­du­rez de Cris­tiano y Mes­si. En es­tos tiem­pos de có­le­ra, con­vie­ne pa­rar­se tam­bién en los ges­tos po­si­ti­vos que los dos me­jo­res ju­ga­do­res del mundo re­ga­la­ron en la ga­la del Ba­lón de Oro. Se per­ci­be otra ma­du­rez, la que se­gu­ra­men­te con­fie­re te­ner hi­jos, con la in­he­ren­te res­pon­sa­bi­li­dad de ser ejem­pla­res. Se­gún pasan los años, am­bos pa­re­cen to­mar con­cien­cia de lo que su ri­va­li­dad su­po­ne pa­ra el fút­bol. Mes­si lle­gó a de­cir que se res­pe­ta­ban y se ad­mi­ra­ban, al­go que nun­ca de­be­ría es­tar re­ñi­do con amar unos co­lo­res.

El re­na­ci­mien­to de Hi­guaín. Tan­tas ve­ces vi­li­pen­dia­do por aquel gol que fa­lló, por aquel pe­nal­ti que erró, tan reite­ra­da­men­te ca­yó el ar­gen­tino que uno no pue­de de­jar de ad­mi­rar su ca­pa­ci­dad pa­ra vol­ver a le­van­tar­se. El siem­pre es­tig­ma­ti­za­do Pi­pi­ta es el má­xi­mo go­lea­dor de la Se­rie A y el ver­da­de­ro ar­tí­fi­ce de que el Ná­po­les sea lí­der en el Scu­det­to al fi­nal de la pri­me­ra vuel­ta. Una au­tén­ti­ca ha­za­ña fut­bo­lís­ti­ca en un club no tan gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.