Un acier­to fi­char al nue­vo Ro­ber­to

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - CARMEN CO­LINO

Amás de uno se le han he­cho los ojos chiribitas al sa­ber que las puer­tas del Ma­drid po­drían es­tar abier­tas pa­ra Ro­ber­to Car­los. Se­ría una bue­na de­ci­sión. Es y se­rá un hé­roe del ma­dri­dis­mo. Ya no es el fut­bo­lis­ta alo­ca­do que subía la ban­da iz­quier­da y de­ses­pe­ra­ba a los com­pa­ñe­ros; ha ma­du­ra­do, con ideas nue­vas y con ga­nas de tra­ba­jar. Des­de que se fue del Ma­drid (en ju­nio de 2007) es un tro­ta­mun­dos que ha ido apren­dien­do por aquí y por allá. Col­gó las bo­tas en el Anz­hi ru­so. Pa­só de ju­ga­dor a en­tre­na­dor. De ayu­dan­te de Hid­dink a pri­mer téc­ni­co. De ahí sal­tó a Tur­quía, al Si­vass­por tur­co y al Akhisar. Su úl­ti­ma aven­tu­ra ha si­do en la In­dia. ¡Qué atre­vi­mien­to! Cua­tro me­ses en el Del­hi (el tiem­po que du­ra la com­pe­ti­ción). De­jó al equi­po en se­mi­fi­na­les.

En es­tos años Ro­ber­to se ha con­ver­ti­do en un ti­po pau­sa­do, al que le gus­ta des­cu­brir ta­len­tos, un ena­mo­ra­do del or­den y del ba­lón. ¡Con lo des­or­de­na­do que era a ve­ces de ju­ga­dor! De­fen­sor del buen tra­to con los fut­bo­lis­tas, ti­po Zi­da­ne. Se sien­te ad­mi­ra­do y lo sa­be, de ahí su cer­ca­nía con los que ha te­ni­do a sus ór­de­nes. En el Ma­drid lo ha­ría bien don­de le pu­sie­ran: de ayu­dan­te de Zi­da­ne, en la can­te­ra, de em­ba­ja­dor. Me­re­ce vol­ver y una opor­tu­ni­dad...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.