El Ba­rça ga­nó cin­co tí­tu­los en su año sin fi­cha­jes

La cau­te­lar que con­ce­dió la FIFA, cla­ve pa­ra pro­te­ger­se

AS (Las Palmas) - - LA SANCIÓN DE FIFA - SE­GÚN SANTI GIMÉNEZ

Dé­jà vu. Las pri­me­ras reac­cio­nes del Real Ma­drid y el Atlé­ti­co de Ma­drid a la san­ción de un año (o dos ven­ta­nas sin fi­char) por par­te de la FIFA re­tro­traen al bar­ce­lo­nis­mo a la pa­ram­ne­sia de re­co­no­ci­mien­to de lo vi­vi­do an­te­rior­men­te. Los ar­gu­men­tos de “es­to es un es­cán­da­lo, un abu­so”; “no­so­tros no tra­fi­ca­mos con ni­ños” o “lle­ga­re­mos a las úl­ti­mas consecuencias” y “nos de­fen­de­re­mos” son exac­ta­men­te igua­les a los que uti­li­zó el Bar­ce­lo­na cuan­do sa­có la fa­mo­sa pan­car­ta en el Camp Nou de “La Ma­sia no se to­ca”. Ya se pue­de pa­ta­lear, que cuan­do la FIFA pes­ca, no de­vuel­ve el pez al es­tan­que.

De­ja­ción de fun­cio­nes. El Ba­rça, como los clu­bes ma­dri­le­ños, vi­vió un tiem­po pe­li­gro­so en la ne­ga­ción. O si se pre­fie­re, en la de­ja­ción de fun­cio­nes. En fe­bre­ro del 2013, la FIFA so­li­ci­tó in­for­ma­ción al Bar­ce­lo­na so­bre seis me­no­res y San­dro Ro­sell, en­ton­ces pre­si­den­te del club se afe­rró a su po­lí­ti­ca de ‘black box’. Es­to es ocul­tar a la jun­ta los te­mas im­por­tan­tes y tra­tar­los úni­ca­men­te en su círcu­lo de con­fian­za. Ro­sell con­fió en el ar­gu­men­to de “es­to lo arre­glo yo con Blat­ter to­man­do un ca­fé” y cuan­do qui­sie­ron dar­se cuen­ta de la mag­ni­tud de la tra­ge­dia, era de­ma­sia­do tar­de. Lo mis­mo le ha pa­sa­do al Ma­drid con el agra­van­te de sa­ber lo que acon­te­ció en el equi­po blau­gra­na, que fue nin­gu­nea­do por la ma­qui­na­ria bu­ro­crá­ti­ca de la FIFA.

La ho­ra de re­cu­rrir. Con la san­ción ca­len­ti­ta y so­bre el pla­to, lle­ga­ba el mo­men­to de que los di­rec­ti­vos ce­die­ran el pro­ta­go­nis­mo a los abo­ga­dos. Se re­cu­rrió a Ape­la­ción de la FIFA, que es como pro­tes­tar­le al pa­na­de­ro, pe­ro que es el trá­mi­te obli­ga­to­rio pa­ra po­der lle­gar al TAS de Lau­sa­na. Ahí es don­de el Bar­ce­lo­na lo­gró su pe­que­ño triun­fo en abril del 2014 cuan­do con­si­guió una sus­pen­sión cau­te­lar de la san­ción. Es de­cir, le apla­za­ban la eje­cu­ción de la san­ción has­ta el dic­ta­men del TAS, por lo que po­dían fi­char en ve­rano del 2014.

Lle­nar la des­pen­sa. Ese ve­rano, el Bar­ce­lo­na fi­chó lle­nan­do la des­pen­sa pa­ra cuan­do lle­ga­ra el in­vierno y se hi­cie­ra efec­ti­va la san­ción. Se in­cor­po­ra­ron a la en­ti­dad sie­te fi­cha­jes ( Ter Ste­gen, Bra­vo, Mat­hieu, Ver­mae­len, Ra­ki­tic, Suá­rez y Dou­glas) más el re­torno del ce­di­do Ra­fin­ha y subie­ron al pri­mer equi­po San­dro, Mu­nir y Ha­li­lo­vic. On­ce ju­ga­do­res.

Una bue­na ba­se. Esos fi­cha­jes ayu­da­ron a que el equi­po que no pu­do re­for­zar­se ni en el mer­ca­do in­ver­nal de la 14-15 ni en el es­ti­val de la 15-16 ga­na­ra cin­co tí­tu­los en­tre am­bos cur­sos, pe­ro la cla­ve de los éxi­tos hay que atri­buir­la a la ba­se con­so­li­da­da que es­ta­ba ya en la plan­ti­lla: Mes­si, Ney­mar, Inies­ta, Pi­qué Bus­quets etc...

Ne­ga­ción El Ba­rça des­pre­ció las se­ña­les de aviso que lle­gan des­de la FIFA Pre­vi­sión Zu­bi­za­rre­ta se gas­tó en un año el pre­su­pues­to de dos mer­ca­dos

Da­ños co­la­te­ra­les. El éxi­to en el pri­mer equi­po fue ro­tun­do y se de­mos­tró que la san­ción no afec­tó tan­to. La pla­ni­fi­ca­ción de Zu­bi­za­rre­ta, que fue des­pe­di­do, dio re­sul­ta­do. Pe­ro el pea­je se pa­gó, y se pa­ga, en el fút­bol ba­se. El Bar­ce­lo­na B ba­jó a Se­gun­da B y em­peo­ra­ron re­sul­ta­dos en mu­chas ca­te­go­rías.

FI­NAL FE­LIZ. La san­ción al equi­po bar­ce­lo­nis­ta no afec­tó al pri­mer equi­po, que arra­só en tí­tu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.