Com­pa­ra­cio­nes que pa­re­cen ocio­sas

AS (Las Palmas) - - LA SANCIÓN DE FIFA - JUAN CRUZ

El fút­bol es­pa­ñol cae mu­chas ve­ces en mu­chas pie­dras. No es na­da es­ti­mu­lan­te que unos em­pre­sa­rios que re­pre­sen­tan a unos clu­bes tan po­de­ro­sos como el Bar­ce­lo­na, el Ma­drid y el Atlé­ti­co de Ma­drid pa­sen aho­ra por la tri­ple ver­güen­za de pa­re­cer­se. Es­tas son cul­pas ma­yo­res de la ges­tión de­por­ti­va. Pue­de te­ner ca­da uno de ellos la ten­ta­ción de de­cir que la cul­pa vie­ne de arri­ba; no es cier­to: la cul­pa es su­ya, y aunque ten­gan mo­ti­vos pa­ra re­cu­rrir como hi­zo el Ba­rça en su día, aho­ra la ca­cha­du­ra es­tá so­bre los res­pec­ti­vos es­cu­dos. La ver­güen­za del Ba­rça tu­vo sus ate­nuan­tes, que re­sul­ta­ron pos­ti­zos, por­que el club pu­do fi­char y di­si­mu­lar a lar­go pla­zo la pe­nu­ria en la que en­tró su plan­ti­lla. La po­bre­za que ex­hi­bió el Ba­rça du­ran­te ese trán­si­to se­rá la mis­ma que pa­dez­can aho­ra los más im­por­tan­tes clu­bes ma­dri­le­ños.

Como en to­do en la vi­da, el mal de otro no dis­mi­nu­ye el mal pro­pio, y ade­más acen­túa la im­pre­sión de que al fút­bol es­pa­ñol le fal­ta au­to­crí­ti­ca ad­mi­nis­tra­ti­va, ra­di­ca­li­dad en la ges­tión, pro­fe­sio­na­li­za­ción de sus cua­dros di­rec­ti­vos y aten­ción a lo que su­po- ne su ca­rác­ter re­pre­sen­ta­ti­vo. Es­tos clu­bes no son de sus presidentes ni de sus di­rec­to­res ge­ne­ra­les (cuan­do los tie­nen), y ni si­quie­ra son de sus so­cios: son, so­bre to­do, de una di­lui­da e im­por­tan­te mul­ti­tud de per­so­nas que con­fían en sus equi­pos como si fue­ran par­te de su co­ra­zón. Y lo que ocu­rre aho­ra es lo que ya pa­de­ció la afi­ción del Ba­rça: ver­güen­za, ver­güen­za pro­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.