Bet­to­ni tie­ne fi­cha de en­car­ga­do del ma­te­rial

El ayu­dan­te de Zi­da­ne, que ejer­ce de se­gun­do, no tie­ne el tí­tu­lo ne­ce­sa­rio

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - MARCO RUIZ

Da­vid Bet­to­ni, el ayu­dan­te de Zi­da­ne que ejer­ce como su se­gun­do en­tre­na­dor en el Ma­drid, no tie­ne el tí­tu­lo ne­ce­sa­rio pa­ra desa­rro­llar esa fun­ción. El Co­mi­té de En­tre­na­do­res de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la es­tá in­ves­ti­gan­do el ca­so a raíz de las pri­me­ras in­for­ma­cio­nes que apa­re­cie­ron en el Mundo De­por­ti­vo. De mo­men­to, es­tá re­ca­ban­do in­for­ma­ción. Cuan­do lle­gue a la con­clu­sión fir­me de que no tie­ne el tí­tu­lo pa­ra ac­tuar como se­gun­do de Zi­da­ne (y ba­ra­ja prue­bas como las ins­truc­cio­nes que le dio a Je­sé y Va­ra­ne an­te el De­por), pon­drá el ca­so en ma­nos del ga­bi­ne­te ju­rí­di­co de la Fe­de­ra­ción. Se­gún ha po­di­do sa­ber AS, el Ma­drid ins­cri­bió apre­su­ra­da­men­te a Bet­to­ni como ‘en­car­ga­do del ma­te­rial’, a tra­vés de la Fe­de­ra­ción Ma­dri­le­ña, pa­ra que pu­die­ra sen­tar­se jun­to a Zi­da­ne en el ban­qui­llo cuan­do és­te fue nom­bra­do en­tre­na­dor del pri­mer equi­po tras la des­ti­tu­ción de Be­ní­tez. La in­ten­ción del Co­mi­té de En­tre­na­do­res, alar­ma­do por có­mo el Ma­drid ha in­ten­ta­do sal­tar­se la nor­ma cons­cien­te de que lo ha­cía, se­rá intentar que a Bet­to­ni le sea re­ti­ra­da la fi­cha de ‘en­car­ga­do del ma­te­rial’ cuan­do se de­mues­tre que no se sien­ta en el ban­qui­llo du­ran­te los par­ti­dos pa­ra cum­plir la fun­ción pa­ra la que le ha­bi­li­ta su fi­cha. Nor­ma­ti­va. La nue­va nor­ma­ti­va de la RFEF que en­tró en vi­gor el pa­sa­do ve­rano obli­ga a que el se­gun­do en­tre­na­dor de un equi­po ten­ga el mis­mo gra­do de cua­li­fi­ca­ción que el pri­me­ro (y só­lo per­mi­te dos téc­ni­cos, pri­me­ro y se­gun­do, en el ban­qui­llo). Zi­da­ne tie­ne la li­cen­cia ‘UEFA PRO’ que le ha­bi­li­ta pa­ra entrenar en Pri­me­ra, Se­gun­da, Se­gun­da B, Ter­ce­ra... Bet­to­ni tie­ne la li­cen­cia ‘UEFA A’, un es­ca­lón in­fe­rior.

Sien­do el Ma­drid cons­cien­te de es­te dé­fi­cit ins­cri­bió a Bet­to­ni como ‘en­car­ga­do del ma­te­rial’. Apar­te de la fi­cha de los ju­ga­do­res, pa­ra ocu­par el ban­qui­llo en los par­ti­dos la Fe­de­ra­ción tra­mi­ta las fi­chas del pri­mer y se­gun­do en­tre­na­dor, el pre­pa­ra­dor de por­te­ros y el pre­pa­ra­dor fí­si­co. Es la fe­de­ra­ción te­rri­to­rial, en es­te ca­so la Ma­dri­le­ña, la que tra­mi­ta la fi­cha del res­to de pro­fe­sio­na­les que se sien­tan: mé­di­co, de­le­ga­do, fi­sio­te­ra­peu­ta, ATS, en­car­ga­do del ma­te­rial... Apar­te de los ju­ga­do­res se pue­den sen­tar en el ban­qui­llo ocho pro­fe­sio­na­les más (in­clui­dos los dos téc­ni-

De­nun­cia El Co­mi­té de En­tre­na­do­res de la RFEF ad­ver­ti­rá so­bre su si­tua­ción Li­cen­cias Bet­to­ni tie­ne la ‘UEFA A’; ne­ce­si­ta la ‘UEFA PRO’, la mis­ma que Zi­da­ne

cos). Pue­den ver a la de­re­cha el ar­tícu­lo 231 del Re­gla­men­to de la RFEF que in­di­ca quié­nes.

Cons­cien­te el Ma­drid de la irre­gu­la­ri­dad, Bet­to­ni no fir­mó en la ca­si­lla de ‘se­gun­do en­tre­na­dor’ el ac­ta ar­bi­tral del de­but de Zi­da­ne an­te el De­por. En la pá­gi­na web del club Bet­to­ni apa­re­ce como Ayu­dan­te, pe­ro en nin­gún ca­so como ‘en­car­ga­do de ma­te­rial’. La reali­dad es que tam­po­co fir­ma­ba las ac­tas del Cas­ti­lla, por­que la nor­ma­ti­va es la mis­ma en Se­gun­da B que en Pri­me­ra y tam­po­co la cum­plía, sin que ha­ya tras­cen­di­do en ca­li­dad de qué se sen­ta­ba en el ban­qui­llo en­ton­ces.

El Ma­drid emi­tió ayer un co­mu­ni­ca­do pa­ra de­jar cla­ro que Bet­to­ni no es el se­gun­do en­tre­na­dor, sino un Ayu­dan­te. “Como ya res­pon­dió Zi­da­ne en la rue­da de Pren­sa”, di­ce el co­mu­ni­ca­do, “él no tie­ne se­gun­do en­tre­na­dor”. El Co­mi­té de En­tre­na­do­res tie­ne prue­bas de que ejer­ce como tal, e in­clu­so se plan­tea qué pa­sa­ría si al­gu­na vez Zi­da­ne es ex­pul­sa­do del ban­qui­llo o si se en­fren­ta­se a una san­ción. Y re­cuer­da que el Re­gla­men­to di­ce que só­lo el en­tre­na­dor o su se­gun­do pue­de le­van­tar­se a dar ins­truc­cio­nes (ver a la de­re­cha, en ne­gri­ta) y que pre­vé san­cio­nes dis­ci­pli­na­rias si se in­cum­ple la nor­ma.

Pe­li­gro Si Zi­da­ne es ex­pul­sa­do na­die po­dría di­ri­gir al equi­po so­bre el cés­ped

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.