Zi­da­ne se ins­pi­ra en el ‘mé­to­do An­ce­lot­ti’

Cree que la tác­ti­ca se de­be adaptar a los ju­ga­do­res y no al re­vés Apues­ta por el diá­lo­go y la cer­ca­nía

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID-SPORTING - POR FRÉ­DÉ­RIC HERMEL

Lo ex­pli­có muy bien Zi­da­ne en su pri­me­ra con­fe­ren­cia de pren­sa como nue­vo en­tre­na­dor del Ma­drid. Todos los téc­ni­cos con quien ha tra­ba­ja­do o a los que ha vi­si­ta­do du­ran­te su pe­rio­do de for­ma­ción (Mon­ta­nier, Mar­ce­lo Biel­sa, Guar­dio­la...) le han acon­se­ja­do que no in­ten­te co­piar a na­die, sino ser Zi­zou y na­die más. Que sea un en­tre­na­dor con sus pro­pias ideas y su for­ma per­so­nal de ver ese ofi­cio tan com­pli­ca­do.

Sin em­bar­go, Zi­da­ne tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas que le ha­cen más cer­cano a un per­fil es­pe­cí­fi­co de en­tre­na­dor. Y, si le com­pa­ra­mos con los úl­ti­mos in­qui­li­nos del ban­qui­llo de Con­cha Es­pi­na, el fran­cés se ale­ja mu­cho del es­ti­lo de Jo­sé Mou­rin­ho o del de Be­ní­tez. Más bien apa­re­ce cla­ra­men­te como una es­pe­cie de he­re­de­ro de Car­lo An­ce­lot­ti. No só­lo por­que es el téc­ni­co con quien más ha tra­ba­ja­do des­de que es­co­gió esa pro­fe­sión sino por­que tie­nen va­rias co­sas en co­mún.

Am­bos fue­ron gran­des fut­bo­lis­tas, lí­de­res en el cen­tro del cam­po, don­de te­nían una vi­sión pri­vi­le­gia­da del desa­rro­llo del jue­go. Y aho­ra, como en­tre­na­do­res, po­nen a sus ju­ga­do­res en el cen­tro del ma­pa. Pa­ra ellos son lo más im­por­tan­te del club y to­do su tra­ba­jo con­sis­te en po­ner­les en las me­jo­res con­di­cio­nes fí­si­cas, tác­ti­cas, téc­ni­cas y psi­co­ló­gi­cas pa­ra que pue­dan ser lo más efi­cien­tes po­si­ble.

Ha­ce unas se­ma­nas, me con­tó An­ce­lot­ti que cambió su vi­sión del ofi­cio de en­tre­na­dor cuan­do tu­vo a Zi­da­ne en la Ju­ven­tus (1999-2001). Por­que en­ten­dió que la tác­ti­ca se de­bía adaptar a las ca­rac­te­rís­ti­cas de los ju­ga­do­res, en es­te ca­so a un su­per­do­ta­do, y no lo con­tra­rio. Que no se po­día im­po­ner, como dog­ma, una tác­ti­ca prees­ta­ble­ci­da. Zi­da­ne se ha ins­pi­ra­do en ese mé­to­do An­ce­lot­ti y ha se­gui­do esa fi­lo­so­fía cuan­do es­ta­ba en el Cas­ti­lla y la se­gui­rá aho­ra que es el má­xi­mo res­pon­sa­ble del pri­mer equi­po. Al­go que se pu­do com­pro­bar al es­cu­char­le en los úl­ti­mos días ya que siem­pre se ha re­fe­ri­do a los ju­ga­do­res y nun­ca ha pues­to su pa­pel en el pri­mer plano.

Ac­ti­tud Mo­dric lo re­su­mió: “Cuan­do Zi­zou ha­bla, no­so­tros es­cu­cha­mos”

Con­fian­za. Tam­bién com­par­te con An­ce­lot­ti esa ca­pa­ci­dad de un diá­lo­go in­te­li­gen­te y flui­do con la plan­ti­lla. No es ami­go de gran­des dis­cur­sos, de pe­sa­das lec­cio­nes, sino un en­tre­na­dor con al­ma de fut­bo­lis­ta que sa­be per­fec­ta­men­te usar las pa­la­bras ade­cua­das de las que ema­nan cer­ca­nía y con­fian­za. De he­cho, des­pués del pri­mer par­ti­do de la era Zi­da­ne fren­te al De­por­ti­vo, las de­cla­ra­cio­nes de Key­lor Na­vas, Mar­ce­lo y Ba­le re­fle­ja­ban es­to. “Zi­zou nos di­jo que nos di­vir tié­ra­mos”, coin­ci­die­ron. Mo­dric tam­bién si­guió es­te dis­cur­so en el Daily Mail: “Fue uno de los me­jo­res de la his­to­ria. Cuan­do Zi­da­ne ha­bla, no­so­tros es­cu­cha­mos”. Por pri­me­ra vez des­de ha­ce tiem­po, los ju­ga­do­res han te­ni­do la cer te­za que su téc­ni­co creía en ellos. Sin lí­mi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.