El fút­bol me­re­ce más res­pe­to

Un de­por­te que ge­ne­ra en­vi­dias

AS (Las Palmas) - - PRIMERA-LIGA BBVA - POR JUAN CRUZ

El fút­bol tie­ne es­pec­ta­do­res, afi­cio­na­dos, de­fen­so­res y de­trac­to­res; como cual­quier acon­te­ci­mien­to que ge­ne­ra ma­sas, tam­bién ge­ne­ra en­vi­dias, y des­dén por tan­to. En una épo­ca, en torno a los se­sen­ta, se lle­gó a de­cir, si­guien­do una má­xi­ma de Marx que hi­zo for­tu­na pa­ra otras co­sas, que era el opio del pue­blo.

Al­gu­nas per­so­na­li­da­des li­te­ra­rias de los años se­ten­ta, Ma­nuel Vázquez Mon­tal­bán, sin­gu­lar­men­te, pe­ro tam­bién Francisco Bri­nes o Juan Gar­cía Hor­te­lano, le­van­ta­ron al fút­bol de ese lo­da­zal interesado en que lo te­nían me­ti­do snobs de to­da la­ya, de los que aho­ra hay to­da­vía su­ce­so­res, la­men­ta­ble­men­te. La pren­sa, la ra­dio y la te­le­vi­sión, ade­más de los li­bros, fue­ron ar­tí­fi­ces de esa re­cons­truc­ción, o cons­truc­ción, del fút­bol como un de­por­te va­lio­so e in­tere­san­te, e in­clu­so me­ta­fó­ri­co de la vi­da. Es un ejem­plo, si no acu­de a mez­quin­da­des o ruin­da­des a las que so­mos tan da­dos los hu­ma­nos (¿qui­zá nues­tra par­te ani­mal?), de con­vi­ven­cia y de lu­cha, un ex­ci­pien­te de va­lo­res como la so­li­da­ri­dad, y por tan­to de la amistad o el res­pe­to por el ad­ver­sa­rio.

Y si es­to es así, ¿por qué per­sis­te el des­dén por el fút­bol? Pues por lo que no tie­ne que ver con el fút­bol, sino con las ma­las ar­tes que se po­nen a su dis­po­si­ción. Ni Blat­ter ni los di­rec­ti­vos es­pa­ño­les que es­tán al fren­te del ne­go­cio que cons­ti­tu­ye la con­se­cuen­cia em­pre­sa­rial de es­te de­por­te, son fut­bo­lis­tas, o por lo me­nos no se­rían ca­pa­ces de ves­tir­se de cor­to ni pa­ra un bai­le de dis­fra­ces. Son sím­bo­lo de lo peor del fút­bol, y aho­ra en la de­ri­va es­pa­ño­la de es­te ren­glón del acon­te­ci­mien­to fut­bo­lís­ti­co ya ven lo que pa­sa con­cre­ta­men­te con los di­rec­ti­vos de Ba­rça, Real Ma­drid y Atlé­ti­co de Ma­drid, o lo que aca­ba de su­ce­der con esa exa­cer­ba­ción ins­ti­tu­cio­nal del áni­mo de los afi­cio­na­dos del Es­pan­yol en­fren­ta­do a su ad­ver­sa­rio (y aho­ra más enemi­go) del Bar­ce­lo­na.

Esas co­sas no las ha­cen los fut­bo­lis­tas, aunque al­gu­nos con­tri­bu­yan a ello por su mal ca­rác­ter o por­que no sa­ben dón­de tie­nen la mano de­re­cha. Eso per­ju­di­ca gra­ve­men­te al fút­bol, pe­ro no cons­ti­tui­ría razón pa­ra que se des­de­ña­ra es­ta aso­cia­ción de hom­bres (y mu­je­res) pa­ra desa­rro­llar en los cam­pos esas me­tá­fo­ras con las que con­vi­ve el de­por­te. Y, sin em­bar­go, me­dios de co­mu­ni­ca­ción tan po­ten­tes como la te­le­vi­sión, por ejem­plo, de­jan pa­ra el fi­nal de sus in­for­ma­ti­vos lar­gos mi­nu­tos, a ve­ces ex­ce­si­vos, es cier­to, pa­ra dar las no­ti­cias del fút­bol, como si fue­ran un gue­to den­tro de los te­le­dia­rios. Relaño se­ña­la­ba aquí el otro día el ca­so del in­for­ma­ti­vo de La 2, que no dio si­quie­ra la no­ti­cia de que Mes­si ha­bía ga­na­do por quin­ta vez el Ba­lón de Oro. Es só­lo una mues­tra, muy sig­ni­fi­ca­ti­va, de que aquel des­dén de los se­sen­ta por el fút­bol si­gue vi­vo en al­mas que no tie­nen ni idea de lo que se pier­den.

Par­te ma­la Blat­ter y al­gu­nos di­rec­ti­vos, sím­bo­lo de lo peor del fút­bol

EJEM­PLO. Los pe­que­ños dan mues­tra de amistad y so­li­da­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.