Des­pres-Cas­te­ra una ex­tra­ña pa­re­ja de éxi­to

El pen­ta­cam­peón de mo­tos va sép­ti­mo en la ge­ne­ral de co­ches y tie­ne de co­pi­lo­to en el Peu­geot al que fue­ra di­rec­tor de­por­ti­vo de la ca­rre­ra

AS (Las Palmas) - - DAKAR 2016 - —HÉCTOR MAR­TÍ­NEZ

Se ha­bla­ba de tres pi­lo­tos, ca­si ex­clu­si­va­men­te. De Sainz, Pe­ter­han­sel y Loeb, pe­ro po­cos se acor­da­ban de él, a quien se se­guía vien­do con la ‘L’ de prác­ti­cas col­ga­da en su Peu­geot 2008 DKR. Pe­ro Cyril Des­pres dio un pa­so ade­lan­te y ha si­do una de las re­ve­la­cio­nes del Da­kar. “Es mi se­gun­do Da­kar, el problema en Uyu­ni con una pie­dra que nos blo­queó el tur­bo fue nues­tro gran con­tra­tiem­po. No me pue­do que­jar, no pen­sa­ba es­tar en­tre los diez pri­me­ros”, co­men­ta el fran­cés, que for­ma una ex­tra­ña pa­re­ja con Da­vid Cas­te­ra. El pri­me­ro cambió las mo­tos por los co­ches ha­ce dos años; el se­gun­do pu­so fin a diez años como di­rec­tor de­por­ti­vo del Da­kar pa­ra con­ver­tir­se en co­pi­lo­to. El re­sul­ta­do: son sép­ti­mos en la ge­ne­ral.

Des­pres agra­de­ce los elo­gios de Bruno Fa­min, di­rec­tor de Peu­geot Sport (“sí, me han di­cho que ha ha­bla­do bien de mí”, di­ce) y a su vez pi­ro­pea a Cas­te­ra: “No me que­jo de co­pi­lo­to, no. Es­tá muy con­cen­tra­do. Dis­fru­ta y ha es­ta­do muy mo­ti­va­do. Y ojo, si no es fá­cil pa­ra Marc es­tre­nar­se como di­rec­tor de ca­rre­ra, tam­po­co es fá­cil pa­ra Da­vid de­bu­tar como co­pi­lo­to”. “Me sien­to ex­tra­ño, vien­do a mu­cha gen­te que co­noz­co de es­tar al la­do en la ofi­ci­na”, co­men­ta Cas­te­ra.

Cyril ha se­gui­do de cer­ca la com­pe­ti­ción de mo­tos, que ga­nó cin­co ve­ces y en la que le han preo­cu­pa­do “las mu­chas caí­das de la pri­me­ra semana”. Tie­ne cla­ra la prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre com­pe­tir en mo­tos y en co­ches: “En co­che te can­sas me­nos que en mo­to. Fí­si­ca­men­te, el des­gas­te es me­nor, no di­ría la mi­tad pe­ro no muy le­jos de la mi­tad. Lo di­fí­cil es em­pe­zar de ce­ro a com­pe­tir con otro vehícu­lo”. Una ex­pe­rien­cia que com­par­te con Da­vid, que fue mo­te­ro y lue­go pa­só a la di­rec­ción de­por­ti­va del Da­kar. “Lo más di­fí­cil es apren­der, por­que la gen­te di­ce ‘¡ah, co­no­ces el raid!’. Co­no­cer el Da­kar en ge­ne­ral es una co­sa, pe­ro lo que aquí su­ce­de es que de­bes ol­vi­dar to­do y em­pe­zar de nue­vo”, afir­ma el co­pi­lo­to.

Nue­vos tiem­pos en su­ma pa­ra am­bos. “A Marc y a mí ya nos han ol­vi­da­do, las mo­tos se han re­no­va­do”, apun­ta Des­pres. Las mo­tos, un hi­lo que tam­bién les une. “Ha­bla­mos el mis­mo idio­ma, ve­ni­mos los dos de la mo­to y él ga­nó cin­co ve­ces el Da­kar en esa ca­te­go­ría. Sa­be mu­cho y apren­do todos los días con él”, ex­pli­ca Cas­te­ra. Ese sép­ti­mo pues­to fi­nal es la me­jor de­mos­tra­ción.

Di­fe­ren­cias “En co­ches te can­sas me­nos que en mo­tos. No la mi­tad, pe­ro ca­si”

FUN­CIO­NAN. Des­pres y Cas­te­ra se han aco­pla­do per­fec­ta­men­te el uno al otro en es­te Da­kar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.