Vio­len­cia lla­ma a vio­len­cia

AS (Las Palmas) - - TELEVISIÓN -

Los chi­cos de la Cur­va. Así lla­ma el pre­si­den­te del Es­pan­yol, Joan Co­llet, a los in­de­cen­tes que el pa­sa­do miér­co­les aver­gon­za­ron a to­do el fút­bol con sus pan­car­tas gro­se­ras y sus cán­ti­cos vio­len­tos en Cor­ne­llà. Él, que con sus de­cla­ra­cio­nes ha si­do uno de los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la vuel­ta de la in­fa­mia, di­ce sen­tir­se en­ga­ña­do por­que en las reunio­nes con los chi­cos, en las que se dio el vis­to bueno a las pan­car­tas, no les in­for­ma­ron del men­sa­je de las mis­mas. ¡Qué fa­llo tan inocen­te…! Ter­mi­na de arre­glar­lo el Es­pan­yol di­cien­do que au­to­ri­za­ron otros le­mas que no eran ni más agre­si­vos ni más in­sul­tan­tes que los que re­ci­ben ellos en otros cam­pos. ¡To­ma ya! Ojo por ojo, dien­te por dien­te. Vol­va­mos a las ca­ver­nas. No creo que a los pe­ri­cos les com­pen­se el pun­to con­se­gui­do en Li­ga an­te el Ba­rça con la pér­di­da de ima­gen que ha su­fri­do la en­ti­dad en el glo­bal de la con­tien­da.

Vio­len­tos al ace­cho. Des­pués de unos me­ses de una­ni­mi­dad y con­tun­den­cia pa­ra ex­pul­sar­los del fút­bol, los vio­len­tos es­pe­ran el más mí­ni­mo re­lax pa­ra vol­ver a sa­lir a es­ce­na. So­lo ne­ce­si­tan ver­se jus­ti­fi­ca­dos en la pro­vo­ca­ción de un tor­pe, como Ge­rard Pi­qué, que, mal­edu­ca­do en la di­co­to­mía cu­tre del afi­cio­na­do ul­tra, no ter­mi­na de ma­du­rar y dar­se cuen­ta de lo que pue­de pro­vo­car con sus es­tu­pi­de­ces. An­ti­vio­len­cia tie­ne que ser con­tun­den­te en sus de­ci­sio­nes so­bre to­do lo que ha pa­sa­do, con el Es­pan­yol, con Pi­qué y con el guar­da­me­ta Pau. Se­ría la­men­ta­ble que una ac­ción tan ve­ja­to­ria como el co­bar­de pi­so­tón a Mes­si, que en­ci­ma ha ser­vi­do de re­cla­mo a los ra­di­ca­les, se fue­ra a que­dar sin cas­ti­go.

Fe­lizi­da­ne. Una go­lea­da en ca­sa y to­do pa­re­ce so­lu­cio­na­do. Son­ri­sas, bro­mas, ges­tos de com­pli­ci­dad… ¡ya es pri­ma­ve­ra en el ves­tua­rio del Real Ma­drid! Li­be­ra­dos del mal ro­llo que te­nían con Be­ní­tez, los ju­ga­do­res po­nen to­do de su par­te pa­ra que el cam­bio va­ya bien, pe­ro que na­die se pre­ci­pi­te en el diag­nós­ti­co. Has­ta que no de­mues­tren un gran ni­vel an­te ri­va­les de su en­ti­dad como Atlé­ti­co o Ba­rça, el efec­to Zi­zou se­rá so­lo pro­pa­gan­da.

Cor­dia­li­dad de oro. Re­sul­tó agra­da­ble ver la na­tu­ra­li­dad con la que se desen­vol­vie­ron Mes­si y Cris­tiano en la ga­la, ol­vi­dan­do las ti­ran­te­ces de otros años. El ar­gen­tino lle­va en el ros­tro la ale­gría del mo­men­to por el que pa­sa y fue emo­cio­nan­te ver­lo acor­dar­se del ri­val cuan­do re­co­gía el Ba­lón de Oro y da­ba las gra­cias al de­por­te que le ha da­do to­do lo que tie­ne. Cris­tiano por su par­te pa­re­ce ha­ber asu­mi­do que Leo es­tá dos pel­da­ños por en­ci­ma y eso le ha li­be­ra­do de ri­gi­dez.

Cien­cia-fic­ción. Luis En­ri­que via­ja a Zúrich a re­co­ger el pre­mio al me­jor téc­ni­co del año, su­be al es­tra­do y di­ce que el mé­ri­to no es su­yo sino de sus ju­ga­do­res y ayu­dan­tes, da las gra­cias con hu­mil­dad a todos los que tra­ba­jan con él y al Ba­rça, y se va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.