El mundo del fút­bol des­pi­dió a Ve­láz­quez en Fuen­gi­ro­la

Pi­rri: “Pa­ra mí es como si hu­bie­ra fa­lle­ci­do un her­mano”

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - CAR­LOS CA­RI­ÑO

El mundo del fút­bol dio ayer el úl­ti­mo adiós a Ma­nuel Ve­láz­quez, uno de los fut­bo­lis­tas más em­ble­má­ti­cos en to­da la his­to­ria del Ma­drid y que falleció a los 72 años en Fuen­gi­ro­la. La fa­mi­lia del que fue­ra el ce­re­bro del Ma­drid Ye-Yé (ga­nó la Sex­ta Co­pa de Eu­ro­pa, seis Li­gas y tres Co­pas) se en­con­tra­ba de­sola­da. Su mu­jer, Mar­ga­ri­ta Ar­bós, y sus cua­tro hi­jos (Mó­ni­ca, Eva, Víc­tor y Lo­lo) se sin­tie­ron re­con­for­ta­dos an­te tan­tas mues­tras de afec­to. “To­do el mundo le que­ría”, des­ta­ca­ban con emo­ción. Tras la mi­sa fu­ne­ral, Ve­láz­quez fue in­ci­ne­ra­do. Sus ce­ni­zas re­po­san en el ce­men­te­rio de Fuen­gi­ro­la.

El Ma­drid es­tu­vo re­pre­sen­ta­do por Emi­lio Bu­tra­gue­ño, di­rec­tor de Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les, quien fue acom­pa­ña­do por dos le­yen­das del ma­dri­dis­mo como Aman­cio y Pi­rri. Otros ex­ju­ga­do­res blan­cos pre­sen­tes fue­ron Pa­co Bo­net, Pa­co Pi­ne­da y Salguero. Bu­tra­gue­ño glo­só la gi­gan­tes­ca fi­gu­ra de Ve­láz­quez. “Ga­nó la sex­ta Co­pa de Eu­ro­pa (1966 al Par­ti­zán de Bel­gra­do por 2-1) y fue un ju­ga­dor muy im­por­tan­te que siem­pre va a es­tar en nues­tro co­ra­zón. La his­to­ria del club la for­jan los fut­bo­lis­tas y él for­ma par­te de una his­to­ria muy bo­ni­ta”. Aman­cio le elo­gió de for­ma sentida: “Era un ju­ga­dor téc­ni­co, pu­ro y muy es­pe­cial. Ha­cía lla­mar la aten­ción. Nos di­ver­tía­mos con él”. Y Pi­rri se emo­cio­nó. “Es un día muy tris­te. Pa­ra mí es como si hu­bie­ra fa­lle­ci­do un her­mano. Den­tro del cam­po era fan­tás­ti­co y ele­gan­te”. Re­cuer­do. El Má­la­ga tam­bién tu­vo un re­cuer­do pa­ra Ve­láz­quez ya que ju­gó dos años ce­di­do en el equi­po de La Ro­sa­le­da (en­tre 1963 y 1965), en el se­gun­do de los cua­les lo­gró as­cen­der a Pri­me­ra. Ahí co­no­ció a su mu­jer, ma­la­gue­ña. Ben Ba­rek, con­se­je­ro con­sul­ti­vo del Má­la­ga, fue com­pa­ñe­ro su­yo en aque­llos años: “Una no­ti­cia tris­te. Era una gran per­so­na”. Y An­to­nio Be­ní­tez, el otro con­se­je­ro con­sul­ti­vo blan­quia­zul, se re­fi­rió a él como “un ami­go”. Todos ellos re­cor­da­ron tam­bién a otras le­yen­das blan­cas que tam­bién nos han de­ja­do como Gros­so y Zo­co.

En­tre las in­nu­me­ra­bles co­ro­nas de flo­res que lle­ga­ron de en­ti­da­des y par­ti­cu­la­res, des­ta­có una, la que en­vió el Ba­rça en un ges­to que fue agra­de­ci­do por la fa­mi­lia.

Apo­yo Bu­tra­gue­ño, Aman­cio, Bo­net, Pi­ne­da y Salguero tam­bién acu­die­ron Ges­to El Ba­rça mos­tró sus con­do­len­cias con una co­ro­na de flo­res

Salguero, Pi­ne­da, Bo­net, Pi­rri, Aman­cio y Bu­tra­gue­ño.

LA ÚL­TI­MA DES­PE­DI­DA. Fa­mi­lia­res, ami­gos y nu­me­ro­sos alle­ga­dos se per­so­na­ron en el ce­men­te­rio de Fuen­gi­ro­la pa­ra despedir a Ma­nuel Ve­láz­quez Vi­lla­ver­de.

PRE­SEN­TES. Pi­rri, Aman­cio y Bu­tra­gue­ño le des­pi­die­ron.

APO­YO. Aman­cio y Mar­ga­ri­ta Ar­bós, viu­da de Ve­láz­quez.

AS. Es­te pe­rió­di­co tam­bién qui­so despedir a Ve­láz­quez.

DUE­LO. Bu­tra­gue­ño y Salguero sa­lu­da­ron a sus hi­jas.

RE­CUER­DO. El Real Ma­drid no se ol­vi­dó de su icono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.