Puer­ta gran­de y en­fer­me­ría

Ba­le y Ben­ze­ma se le­sio­na­ron tras la ex­hi­bi­ción de la pri­me­ra mi­tad Gol del ga­lés y do­ble­tes del fran­cés y de Cris­tiano Reac­ción muy tar­día del Spor­ting

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID-SPORTING - L UIS N IE­TO RE­POR­TA­JE GRÁFICO FE­LI­PE SE­VI­LLANO, EMI­LIO CO­BOS, JE­SÚS AGUI­LE­RA, CHE­MA DÍAZ Y PE­PE AN­DRÉS

Por no per­der la pers­pec­ti­va con­vie­ne acla­rar en el preám­bu­lo que el Spor­ting es pe­núl­ti­mo, que lle­gó mer­ma­do por las ba­jas y que su mi­nus­va­lía eco­nó­mi­ca li­mi­ta mu­cho su plan­ti­lla. Pe­ro por ha­cer jus­ti­cia a la nue­va era con la que ya fan­ta­sea el Ber­na­béu de­be pre­ci­sar­se que en la pri­me­ra vuel­ta el Ma­drid no pa­só del em­pa­te sin go­les en El Mo­li­nón, que ha­cía se­sen­ta años que no me­tía tres en los pri­me­ros on­ce mi­nu­tos y que no se re­cuer­da a la BBC con una piel tan com­ba­ti­va co­mo la que pre­sen­ta des­de la lle­ga­da de Zi­da­ne. Lás­ti­ma de las le­sio­nes de Ba­le y de Ben­ze­ma (en pa­ta­da in­vo­lun­ta­ria de Ja­mes), en un mo­men­to de lu­na lle­na, que pue­den po­ner a prue­ba la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a la ad­ver­si­dad de Zi­da­ne.

El Ma­drid vol­vió a ser una ma­na­da de prin­ci­pio a fin, lo que no cri­mi­na­li­za la eta­pa de Be­ní­tez pe­ro sí re­ve­la un no­ta­ble cam­bio de ac­ti­tud. Con 4-0, Ba­le, Cris­tiano y Ben­ze­ma ar­ti­cu­la­ron un con­tra­gol­pe que dio oca­sión a los dos pri­me­ros de fi­na­li­zar y, sin em­bar­go, aca­ba­ron en­tre­gán­do­le el pa­se fi­nal a Ben­ze­ma. Unos egos con­ge­la­dos que se re­pi­tie­ron se­gun­dos más tar­de cuan­do Cris­tiano to­le­ró que Ba­le lan­za­se ( ho­rri­ble­men­te) una fal­ta le­ja­na. No hu­bo re­pro­ches. Es­ta­lló la paz.

El par­ti­do só­lo tu­vo una di­rec- ción, la que mar­có el ca­be­za­zo de Ba­le en el mi­nu­to 6 pa­ra dis­pa­rar al Ma­drid. Fue el sép­ti­mo tes­ta­ra­zo con pre­mio del ga­lés, que se ha re­ve­la­do co­mo un es­pe­cia­lis­ta de pri­me­ra mag­ni­tud en esa suer­te. A par­tir de ahí fue cons­tru­yen­do la go­lea­da con la mis­ma am­bi­ción con la que ya des­pa­chó al De­por­ti­vo y lim­pian­do las pe­que­ñas im­pu­re­zas que aún que­da­ron esa tar­de. Is­co, que re­pi­tió, tu­vo me­jor res­pues­ta in­di­vi­dual y co­lec­ti­va. Re­ga­ló el quin­to gol a Ben­ze­ma con un lu­jo­so pa­se de som­bre­ro bien ren­ta­bi­li­za­do por el fran­cés. Y Cris­tiano tu­vo un fe­liz re­en­cuen­tro con el gol. El de opor­tu­nis­ta (el 4-0) y el de ilu­mi­na­do (20), en me­dia vuel­ta de iz­quier­da in­con­tes­ta­ble.

Al des­hie­lo con la afi­ción con­tri­bu­ye la pro­pen­sión a aca­pa­rar la pe­lo­ta (por en­ci­ma del 72% en la pri­me­ra mi­tad) y el em­pleo de Car­va­jal, fut­bo­lis­ta al que se en­tre­ga el público con jus­ti­fi­ca­ción. Pu­so la pri­me­ra pie­dra de tres go­les y re­ga­ló otro. Da­ni­lo hue­le a Fe­rra­ri en el ga­ra­je.

Y en los fo­go­nes si­gue Mo­dric, me­nos en­fo­ca­do que la BBC (que ha me­ti­do 29 go­les en los úl­ti­mos ocho par­ti­dos de Li­ga del Ma­drid) pe­ro el ju­ga­dor más re­le­van­te del equi­po. Só­lo Ra­mos re­cu­pe­ra más que él, só­lo Kroos pa­sa mas que él. De esas dos pla­tas sa­ca el Ma­drid un fut­bo­lis­ta com­ple­to, un ar­ma­dor de jue­go im­pres­cin­di­ble.

An­te un Ma­drid tan po­seí­do por el ham­bre el Spor­ting fue un pe­le­le. Un par de de­ta­lles de Ha­li­lo­vic, un fut­bo­lis­ta con en­can­to (só­lo ju­gó un tiem­po), y un ata­que de pá­ni­co que le fue de­vo­ran­do en un par­ti­do que no era de su Li­ga ni de su mun­do. Se re­com­pu­so tras el des­can­so agru­pán­do­se me­jor pa­ra evi­tar que se re­pi­tie­se el son­ro­jo. Su­frió me­nos, hi­zo un gol y re­men­dó su es­ta­do de áni­mo an­te un ri­val que de­bió que­dar­se con diez tras una agre­sión ab­sur­da de Cris­tiano.

En­ten­dió el público que el Ma­drid, con­mo­cio­na­do por las le­sio­nes, per­die­ra sal y pi­mien­ta y que se acu­na­se en la mano de la pri­me­ra mi­tad, aun­que hu­bie­se agra­de­ci­do un se­gun­do im­pul­so de Jesé o Ja­mes, a los que Zi­da­ne, vis­tos los per­can­ces, ten­drá que lla­mar a fi­las en ci­tas de ma­yor com­pro­mi­so. Y tie­nen el lis­tón por las nu­bes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.