Ho­me­na­je a Ve­láz­quez

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID-SPORTING -

De maes­tro a maes­tro. Zi­ne­di­ne Zi­da­ne lle­va­ba el ‘5’ a la es­pal­da. Ma­no­lo Ve­láz­quez, el ‘10’. Am­bos dig­ni­fi­ca­ron la ca­mi­se­ta sa­gra­da del Ma­drid. Con se­ño­río, ca­li­dad ex­cel­sa, téc­ni­ca ex­qui­si­ta y sa­ber es­tar. Ese ti­po de fut­bo­lis­tas que te ha­cen ser de un equi­po. Ve­láz­quez era el es­té­ti­co com­pás en el Ma­drid Ye-Yé, con on­ce es­pa­ño­les con­quis­tan­do Eu­ro­pa fren­te al Ato­mium de Bru­se­las. De su ge­ne­ro­sa ba­tu­ta na­cie­ron mu­chos go­les fir­ma­dos por Aman­cio, Gros­so, Gen­to o el pro­pio Pi­rri, que subía al ata­que co­mo una ma­na­da de bú­fa­los. Por eso, el par­ti­do se con­vir­tió en un emo­ti­vo ho­me­na­je a aquel 10 que ju­ga­ba co­mo los án­ge­les. Don Ma­nuel, ja­más ol­vi­da­ré sus con­se­jos, su ele­gan­cia y su sa­bi­du­ría. Us­ted de­ja­rá hue­lla en la memoria de los ma­dri­dis­tas. Só­lo los gran­des pue­den de­cir eso. Zi­da­ne, tres dé­ca­das des­pués, re­cu­pe­ró ese es­plen­dor en la hier­ba. Ese men­sa­je que ha sa­bi­do cap­tar es­ta plan­ti­lla con­ven­ci­da de que en la vida es me­jor la PER­SUA­SIÓN que la IM­PO­SI­CIÓN. Cris­tiano lo di­jo ayer en zo­na mix­ta: “Con Zi­zou sen­ti­mos más em­pa­tía que con Be­ní­tez”. Por eso, a na­die ex­tra­ñó la gran pri­me­ra par­te que re­ga­la­ron los an­fi­trio­nes an­te un Spor­ting que achi­có agua co­mo pu­do an­te el ven­da­val de fút­bol que se le vino en­ci­ma. En ese pe­río­do só­lo hu­bo bue­nas no­ti­cias. Me­jor, im­po­si­ble.

Mi­nu­ta­je. En el mi­nu­to 5 lle­gó la ova­ción de la gra­da a Zi­da­ne, en ho­nor a su dor­sal (el ma­go mar­se­llés lo agra­de­ció re­ga­lán­do­nos su se­gun­da ma­ni­ta en dos par­ti­dos...). En el mi­nu­to 6 lle­gó el gol de Ba­le (¡áni­mo, Ga­reth!), con esa ca­be­za que es la me­jor de Eu­ro­pa. En el mi­nu­to 7 la gra­da co­reó al mí­ti­co Jua­ni­to. En el mi­nu­to 8, otro ‘7’ le­gen­da­rio, Cris­tiano, se sa­có de la man­ga un zur­da­zo de oro pa­ra po­ner el 2-0 en mi­tad de la or­gía fut­bo­lís­ti­ca. En el mi­nu­to 10 lle­gó el jus­to y me­re­ci­do re­cor­da­to­rio a Ve­láz­quez. En el mi­nu­to 11, Ben­ze­ma se su­mó a la fies­ta con una me­dia chi­le­na que va­lía por una entera (3-0). En el mi­nu­to 17 irrum­pió de nue­vo Cris­tiano pa­ra fir­mar un do­ble­te que le man­tie­ne en la ca­rre­ra por la Bo­ta de Oro (ojo que Hi­guaín me­tió otros dos go­les con el Ná­po­les y ya lle­va 20...). En el mi­nu­to 40, Ka­rim apro­ve­chó una de esas co­sas que con­vier­ten a Is­co en un ju­ga­dor de cul­to. Su ma­nio­bra pa­ra ha­bi­li­tar a Ben­ze­ma (¡300!) jus­ti­fi­ca el pre­cio de la en­tra­da. Zi­da­ne se ve re­fle­ja­do en el ma­la­gue­ño y le ha sal­va­do pa­ra la cau­sa. No me ex­pli­co có­mo Be­ní­tez po­día te­ner a Is­co­man en el va­gón de los de­nos­ta­dos.

Ja­mes, es­pa­bi­la. Al co­lom­biano se le ve ner­vio­so y reac­cio­nó re­gu­lar con su nue­va su­plen­cia. Al­gún día se­rá Ba­lón de Oro si se cen­tra, pe­ro la vuel­ta al cal­ce­tín de­be dar­la en el cam­po, co­mo ha he­cho Is­co. Que­jar­se fue­ra es un des­gas­te ab­sur­do e im­pro­duc­ti­vo.

Sa­tis­fac­ción vikinga. An­tes de re­gre­sar a la ca­pi­tal pa­ra ir al match del Ber­na­béu, en la ma­ña­na de ayer es­tu­ve fren­te a las Mu­ra­llas de Ávi­la vien­do a Chu­chi, un ma­dri­dis­ta ilus­tre que re­gen­ta una pas­te­le­ría muy fa­mo­sa en la ciu­dad de San­ta Te­re­sa. Me con­tó que ca­da vez que su Ma­drid ga­nó la Li­ga o la Cham­pions, él sa­le a la ca­lle y regala me­ren­gues a to­dos los vian­dan­tes. “To­más, con Zi­da­ne creo que voy a re­par­tir mu­chos en el mes de ma­yo”. Así sea, maes­tro. Le se­cun­dan el de­seo Shei­la Gar­cía, de Pe­dro Ber­nar­do, Be­nigno Mos­ta­zi­lla de la Pe­ña San­ta Ana de Tu­de­la, Ne­me de Pam­plo­na Blan­ca y Gar­ci de la Pe­ña Cal­cea­ten­se (San­to Do­min­go de la Cal­za­da). Ma­dri­dis­tas de ban­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.