Wil­der des­tru­ye a Sz­pil­ka y Fury le re­ta so­bre el ring

“¡Don­de quie­ras, cuan­do quie­ras... y si quie­res aho­ra!”, le di­jo el in­glés

AS (Las Palmas) - - MÁS DEPORTE - JE­SÚS MÍNGUEZ LA CRÓNICA

Un bom­ba­zo, un KO es­pec­ta­cu­lar y dra­má­ti­co en el no­veno asal­to so­bre Ar­tur Sz­pil­ka (des­de ya can­di­da­to a knoc­kout del año) ce­rró con éxi­to pa­ra Deon­tay Wil­der su ter­ce­ra de­fen­sa del Mun­dial de los pe­sa­dos del Con­se­jo Mun­dial ( CMB). Y co­men­zó in­me­dia­ta­men­te la pro­mo­ción de un hi­po­té­ti­co cho­que uni­fi­ca­to­rio con Ty­son Fury. Por­que el verdugo de Wla­di­mir Klitsch­ko sal­tó al ring y se en­ca­ró con el de Ala­ba­ma. “¡Don­de quie­ras, cuan­do quie­ras… y si quie­res aho­ra!”, gri­tó a Wil­der, que acu­ló un po­co abru­ma­do en ese pri­mer asal­to psi­co­ló­gi­co. “¡Es­to no es el pres­sing catch!”, le es­pe­tó mien­tras la se­gu­ri­dad con­te­nía al Rey Gi­tano. Pa­la­bras co­mo dar­dos. Un show.

El po­la­co Ar­tur Sz­pil­ka (202, 26 años) lle­nó el Barc­klays Cen­ter de Brooklyn, la can­cha de los Nets, con to­dos los po­la­cos de Nue­va York. Cre­ci­do por los gri­tos de áni­mo de su pa­rro­quia, pu­so en di­fi­cul­ta­des al gi­gan­tón Wil­der (2,01 me­tros y 2,11 de al­can­ce) en los tres pri­me­ros asal­tos. Zur­do y rá­pi­do, Spizl­ka sa­lió a ju­gár­se­la an­te el Bom­bar­de­ro de Bron­ce, un atle­ta que, a fal­ta de bue­nos des- pla­za­mien­tos so­bre el ring y es­tra­te­gia, ta­pa sus grie­tas con una pe­ga­da gra­ní­ti­ca.

Sz­pil­ka co­men­zó a ba­jar las ma­nos se­gún avan­za­ba el com­ba­te y a con­fiar en su qui­ja­da de ace­ro. Pe­ro en el no­veno round, en­tró a por el hom­bre que de­vol­vió a EE UU el cin­tu­rón de los pe­sa­dos en enero de 2015 tras ocho años de or­fan­dad y un cro­chet des­cen­den­te de Wil­der hi­zo blan­co en su man­dí­bu­la. Ca­yó des­ma­de­ja­do. Wil­der le­van­ta­ba los bra­zos: 36 com­ba­tes y 35 vic­to­rias an­tes del lí­mi­te a sus 30 años (con bas­tan­te ‘pa­que­te’ en su ré­cord), un 97% de KO’s.

Show. En­ton­ces apa­re­ció Fury, cam­peón de la AMB y la OMB, y se eri­gió en pro­ta­go­nis­ta. En cual­quier ca­so, tie­ne pac­ta­da la re­van­cha con el me­nor de los Klitsch­ko, por lo que fue des­po­seí­do del cin­tu­rón de la FIB que en la mis­ma ve­la­da de Brooklyn se ci­ñó Char­les Mar­tin ( por le­sión de Glaz­kov). Y Wil­der de­be­ría ha­cer fren­te an­tes al du­ro as­pi­ran­te Po­vet­kin. Pe­ro me­diá­ti­ca­men­te, un due­lo en­tre los dos ver­bo­rrei­cos cam­peo­nes ten­dría mi­ga. No es­tá des­car­ta­do en 2016. Ayer se en­car­ga­ron de en­cen­der­lo, por si aca­so. KO y pe­lea ver­bal de ga­llos. Esen­cia del bo­xeo.

KO ES­PEC­TA­CU­LAR. Co­rría el no­veno round cuan­do un cro­chet de Wil­der im­pac­tó en Sz­pil­ka, que se des­plo­mó. Era in­ca­paz de le­van­tar­se y se vi­vie­ron mi­nu­tos an­gus­tio­sos. Sa­lió en ca­mi­lla y fue tras­la­da­do al hos­pi­tal.

CA­RA A CA­RA. Ty­son Fury re­tó a Deon­tay Wil­der so­bre el ring.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.