Un triun­fo an­te Es­lo­ve­nia cla­si­fi­ca a la si­guien­te fa­se

Dis­ci­pli­na anu­ló la ro­ja de Ma­que­da y hoy po­drá ju­gar

AS (Las Palmas) - - MÁS DEPORTE - E. OJE­DA / LA PRE­VIA

Si Es­pa­ña ven­ce hoy a Es­lo­ve­nia ya es­ta­ría cla­si­fi­ca­da pa­ra la se­gun­da par­te del tor­neo, y al me­nos con dos pun­tos en el peor de los ca­sos. De ahí la im­por­tan­cia del en­cuen­tro an­te la se­lec­ción de Vu­jo­vic, un ilus­tre ju­ga­dor y en­tre­na­dor, que siem­pre ha usa­do la mano du­ra al es­ti­lo Duj­se­baev.

De Es­lo­ve­nia se es­pe­ra­ba al­go más de lo que de­mos­tró an­te Sue­cia, con de­rro­ta por dos go­les; qui­zá por eso Es­pa­ña se mi­da a un equi­po al que le va la vida en el en­cuen­tro, el ser o no ser en el cam­peo­na­to. Pe­ro tam­bién le va la vida a los His­pa­nos, por­que una de­rro­ta les com­pro­me­te el por­ve­nir, in­clu­so la cla­si­fi­ca­ción.

De en­tra­da, po­drá ju­gar Ma­que­da. La ro­ja di­rec­ta del pri­mer cho­que se con­si­de­ra de re­gla­men­to (ba­lo­na­zo en la ca­ra a un ri­val), pe­ro sin in­ten­cio­na­li­dad. Lue­go no hay ca­so, no hay par­ti­do de san­ción.

Es­lo­ve­nia es una se­lec­ción du­ra en de­fen­sa, muy in­ten­sa, con lo cual el de hoy es otro de esos par­ti­dos en los que Agi­na- gal­de ten­drá que car­gar­se de pa­cien­cia, so­por­tar lo in­de­ci­ble, y si pu­die­se ju­gar con ar­ma­du­ra, me­jor pa­ra el vas­co. Ca­de­nas sa­be la im­por­tan­cia “de no per­der ba­lo­nes, de cir­cu­lar con ra­pi­dez, y de en­con­trar a los ex­tre­mos”, por­que es la úni­ca ma­ne­ra de en­con­trar hue­cos, am­plian­do la pis­ta, que to­quen el ba­lón los seis ata­can­tes co­mo pe­día el se­lec­cio­na­dor an­te Ale­ma­nia, que an­tes de de­fi­nir, to­dos se no­ten par­tí­ci­pes.

Lo­cu­ras. Y en de­fen­sa, se­ña­la Ca­de­nas que “Es­lo­ve­nia tie­ne tres bue­nos cen­tra­les y muy crea­ti­vos”, por­que tal vez sea el equi­po que más se pa­re­ce a Es­pa­ña, “sin gran­des lan­za­do­res”, pe­ro que sa­ben to­dos mo­ver­se en­tre lí­neas, bus­can­do la fi­su­ra en el 6-0 de Es­pa­ña. Uros Zor­man, que es­tu­vo a las ór­de­nes de Ca­de­nas en el Ade­mar, sin en­ten­di­mien­to en­tre am­bos, es el ce­re­bro ri­val, con el ex­tre­mo Ga­jic co­mo otra ar­ma fi­na­li­za­do­ra. Cu­rio­si­dad: Vu­jo­vic le de­ja­ba en ca­sa y a las 24 ho­ras le re­cu­pe­ró pa­ra el Eu­ro­peo. A ve­ces los en­tre­na­do­res co­me­ten es­te ti­po de lo­cu­ras.

Por lo que res­pec­ta al plan­tel es­pa­ñol, Ca­de­nas es­pe­ra ir me­tien­do po­co a po­co a Ca­ñe­llas, con mo­les­tias. En el de­but en­tró en el mi­nu­to 40, y es, aún, el desatas­ca­dor. Hoy po­si­ble­men­te se ne­ce­si­te an­te un ri­val “que ven­drá a muer­te, no es­pe­ra­ba per­der an­te Sue­cia, y eso le ha­ce más pe­li­gro­so”.

EX­PUL­SIÓN. Jor­ge Ma­que­da dis­cu­te la ro­ja an­te Ale­ma­nia: el Co­mi­té se la qui­tó y hoy po­drá ju­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.