Bau­tis­ta: “Un día ha­brá una des­gra­cia con las apues­tas”

Las sos­pe­chas de ama­ños so­bre 16 te­nis­tas Top-50 agi­tan Aus­tra­lia

AS (Las Palmas) - - MÁS DEPORTE - JE­SÚS MÍN­GUEZ LA NO­TI­CIA

La BBC y la web Buzz­feed News agi­ta­ron el arran­que del Abier­to de Aus­tra­lia con una in­ves­ti­ga­ción, que se hi­zo pú­bli­ca el do­min­go a úl­ti­ma ho­ra, so­bre un pre­sun­to es­cán­da­lo de ama­ños de par­ti­dos que afec­ta­ría des­de 2008 a ju­ga­do­res de pri­mer ni­vel.

Ba­san sus de­nun­cias en un in­for­me que en­car­gó en 2008 la ATP, y al que han te­ni­do ac­ce­so aho­ra. En­ton­ces se de­tec­ta­ron 28 sos­pe­cho­sos. Y 16 de ellos han es­ta­do en­tre los cin­cuen­ta me­jo­res del mundo en la úl­ti­ma dé­ca­da. Tam­bién se apun­ta a “cam­peo­nes de Grand Slam”. En in­di­vi­dua­les, lo han si­do Ro­ger Fe­de­rer, Ra­fa Nadal, No­vak Djo­ko­vic, Andy Mu­rray, Sta­nis­las Waw­rin­ka, Juan Mar­tín del Po­tro y Ma­rin Ci­lic.

El pre­si­den­te de la ATP com­pa­re­ció en Mel­bour­ne. “Re­cha­za­mos que no se ha­ya in­ves­ti­ga­do ade­cua­da­men­te al­gu­na evi­den­cia so­bre ama­ño”, se de­fen­dió Ch­ris Ker­mo­de, que tu­vo al la­do a Ni­gel Wi­ller­ton, di­rec­tor de la Uni­dad de In­te­gri­dad del Te­nis (TIU), que con­fir­mó que se abrie­ron nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes “so­bre al­gu­nos te­nis­tas men­cio­na­dos en el in­for­me de 2008”. No qui­so re­ve­lar si ha­bría al­guno en Aus­tra­lia.

La ATP creó en 2008 la TIU, jun­to a WTA e ITF pa­ra vi­gi­lar los cir­cui­tos. Ha re­ci­bi­do des­de en­ton­ces 13 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra lu­char con­tra la corrupción y ha san­cio­na­do a 18 te­nis­tas, al­guno de por vi­da. El es­pa­ñol Gui­ller­mo Ola­so fue cas­ti­ga­do con cin­co años. Se­gún la BBC, no se to­mó nin­gu­na me­di­da so­bre los 28 te­nis­tas sos­pe­cho­sos que apa­re­cen ci­ta­dos en el in­for­me.

Los ju­ga­do­res de­ja­ron cla­ro tras sus par­ti­dos que las ten­ta­cio­nes exis­ten. No­vak Djo­ko­vic, el nú­me­ro uno, con­tó que en 2007 le in­ten­ta­ron so­bor­nar en San Pe­tes­bur­go con 200.000 dó­la­res pa­ra que per­die­ra un par­ti­do: “Me con­tac­ta­ron me­dian­te gen­te que tra­ba­ja­ba con­mi­go. Por su­pues­to, lo re­cha­cé. Has­ta don­de yo sé, no pa­sa en el ni­vel top. En los cha­llen­ger, qui­zá sí o qui­zá no”.

“Me gus­ta­ría es­cu­char nom­bres”, exi­gió Fe­de­rer. “Al­gún día ha­brá una des­gra­cia por las apues­tas”, ad­vir­tió Ro­ber­to Bau­tis­ta: “Es pe­li­gro­so. Cuan­do pier­des un par­ti­do, te di­cen de to­do. Yo lle­vé un men­sa­je de Fa­ce­book a la Po­li­cía. Un ti­po me es­cri­bió: ‘Te voy a col­gar de un ár­bol”. Ni­co­lás Al­ma­gro pi­dió “su­pri­mir” las apues­tas: “Me han lle­ga­do a de­cir que me par­ti­rían las pier­nas”. El jue­go on­li­ne en­su­cia el te­nis.

Ro­ber­to Bau­tis­ta, ayer.

SOS­PE­CHAS EN MEL­BOUR­NE. La in­for­ma­ción so­bre la pre­sun­ta im­pli­ca­ción de ju­ga­do­res de pri­mer ni­vel en ama­ños fue la co­mi­di­lla en­tre te­nis­tas y es­pec­ta­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.