Ama­ños, el dopaje del te­nis

AS (Las Palmas) - - MÁS DEPORTE - JUAN MORA

Ha­ce unos diez años, a los es­pec­ta­do­res de los tor­neos de te­nis se les co­men­zó a prohi­bir el ac­ce­so con un or­de­na­dor portátil. Tam­bién en ese tiem­po apa­re­cie­ron las pri­me­ras sos­pe­chas de par­ti­dos ama­ña­dos por las apues­tas. Con la prohi­bi­ción de pa­sar or­de­na­do­res por­tá­ti­les a las gra­das se tra­ta­ba de evi­tar las apues­tas en di­rec­to so­bre los par­ti­dos y su ma­ni­pu­la­ción. Hoy en día, eso es po­ner puer­tas al cam­po, por lo cual el problema se ha agra­va­do. Di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes con­fir­man que hay te­nis­tas im­pli­ca­dos en esos ama­ños, y el pro­pio Djo­ko­vic re­co­no­ce la exis­ten­cia, por me­dio de su en­torno, de los so­bor­nos, de los que a él le qui­sie­ron ha­cer par­tí­ci­pe. De­ma­sia­das evi­den­cias como pa­ra pen­sar que to­do es una fan­ta­sía. Djo­ko­vic des­car­ta que los ama­ños im­pli­quen a ju­ga­do­res top, y apun­ta a los tor­neos cha­llen­ger —de es­ca­so ran­go en la ca­te­go­ría de la ATP— como sus­cep­ti­bles de su­frir ama­ños. Pe­ro re­sul­ta que hay ju­ga­do­res top, que es­tán o han es­ta­do en­tre los 50 me­jo­res del mundo, que tam­bién com­pi­ten en los cha­llen­ger. Ju­ga­do­res que lle­van ga­na­dos ca­si diez mi­llo­nes de eu­ros en su ca­rre­ra, y a pe­sar de ello se apun­tan a par­ti­ci­par en un cha­llen­ger don­de só­lo van a ga­nar 440 eu­ros por ju­gar la pri­me­ra ron­da. Los pro­ble­mas pue­den ve­nir por ahí. Mien­tras no se den nom­bres, tor­neos y fe­chas, to­do el te­nis va a es­tar sal­pi­ca­do. El pac­to de si­len­cio que hu­bo en el ci­clis­mo hi­zo cóm­pli­ces a todos. ¿Ocu­rri­rá lo mis­mo en el te­nis?

“EL PAC­TO DE SI­LEN­CIO QUE HU­BO EN EL CI­CLIS­MO HI­ZO CÓM­PLI­CES A TODOS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.