Ja­mes de­be re­se­tear­se de nue­vo

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - TO­MÁS RONCERO

El año em­pe­zó amar­ga­men­te pa­ra mu­chos ma­dri­dis­tas. Es­pe­cial­men­te, pa­ra los que ado­ra­mos a Ja­mes por su ca­li­dad in­cues­tio­na­ble, su ta­len­to na­tu­ral y su po­de­ro­sa pe­ga­da en ata­que. En el pri­mer en­tre­na­mien­to de 2016, se pre­sen­tó en Val­de­be­bas per­se­gui­do por un co­che de la Po­li­cía Se­cre­ta que le dio el al­to en vano. Se re­fu­gió allí cre­yen­do que eso le blin­da­ba de su tras­ta­da. Co­rrer a 200 por ho­ra no es pa­ra to­már­se­lo en bro­ma. El co­lom­biano es­tá co­rrien­do más fue­ra del cam­po que den­tro de él. Cier­to que Be­ní­tez le arre­ba­tó la au­to­es­ti­ma, le fue tra­tan­do como un su­plen­te y aca­bó ca­si como si fue­se un me­ri­to­rio. Ja­mes, que sa­be que tie­ne po­ten­cial pa­ra ser un fu­tu­ro Ba­lón de Oro, se blo­queó. Se de­jó ir. Aga­chó la ca­be­za. Cra­so error.

Ja­mes tam­bién se des­pis­tó el otro día en el turno de ca­len­ta­mien­to. Cuan­do Zi­da­ne apos­tó por Je­sé, des­co­noz­co si el de Cú­cu­ta se sen­tó de nue­vo en el ban­qui­llo por des­pe­cho o por des­pis­te. Ca­si se­ría peor lo se­gun­do. De­la­ta que no es­tá en­chu­fa­do. Is­co le ha da­do una lec­ción de có­mo re­in­ser­tar­se al star sys­tem. Sa­cri­fi­cio, am­bi­ción y osa­día. Ja­mes ju­gó me­dia ho­ra deam­bu­lan­do, sin rum­bo. Zi­da­ne no le tu­vo ha­ce dos cur­sos, cuan­do

An­ce­lot­ti y él for­ma­ron una pa­re­ja triun­fal. Is­co sí es­ta­ba. Si quie­re sa­lir el co­lom­biano de ese ban­qui­llo que le que­ma, de­be re­se­tear su ca­be­za, ma­du­rar y gol­pear la me­sa. Só­lo tie­ne 23 años y Ma­drid es una ciu­dad ten­ta­do­ra. Pe­ro, en fút­bol, de­be sa­ber que en­tre el Eve­rest y los

Mon­tes de To­le­do no hay tan­ta di­fe­ren­cia de al­tu­ra...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.