Guar­dio­la y Zi­da­ne, pa­re­ci­dos y di­fe­ren­cias

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA -

La lle­ga­da de Zi­da­ne al Ma­drid, que tan es­plén­di­da reac­ción ha pro­vo­ca­do, vie­ne sien­do com­pa­ra­da con la de Guar­dio­la al Ba­rça, de tan sen­sa­cio­na­les re­sul­ta­dos. Hay un pun­to que les em­pa­ren­ta, des­de lue­go. Ju­ga­do­res de pres­ti­gio, re­ti­ra­dos po­co an­tes, ele­gan­tes am­bos en su fút­bol y en sus ma­ne­ras, go­zan­do los dos de má­xi­ma con­si­de­ra­ción so­cial, ele­va­dos des­de el fi­lial en un mo­men­to de apu­ro. El del Ba­rça, en una mo­ción de cen­su­ra que La­por­ta sal­vó por­que ha­cía fal­ta un 66% en con­tra, del que no que­dó muy le­jos. Zi­da­ne, por­que el Ber­na­béu em­pe­zó a gri­tar ‘¡ Flo­ren­tino, di­mi­sión!’. La pre­gun­ta es si Zi­da­ne lle­ga­rá a tan­to como Guar­dio­la. És­te tu­vo más ven­ta­jas de sa­li­da. Una, que La­por­ta es­ta­ba en esos mo­men­tos más dé­bil aún de lo que hoy es­tá Flo­ren­tino, y eso per­mi­tió al téc­ni­co, por ejem­plo, ha­cer al­go tan drás­ti­co como echar a Ro­nal­din­ho y De­co el pri­mer ve­rano, y el se­gun­do a Etoo. Otra, que en el Ba­rça ha­bía mu­cha can­te­ra, mu­chos chi­cos que des­de los do­ce años que­rían ser Guar­dio­la y le mi­ra­ban con ve­ne­ra­ción. Y la can­te­ra se­guía pro­du­cien­do. Cuan­do le die­ron el pri­mer equi­po, se acom­pa­ñó de Bus­quets y Pe­dro, que le ayu­da­ron a su­bir de ca­te­go­ría al fi­lial. Zi­da­ne, por lo que fue como fut­bo­lis­ta, es mi­ra­do con res­pe­to por sus ju­ga­do­res, pe­ro no sé si tie­ne tan­to as­cen­dien­te como tu­vo Guar­dio­la con los su­yos. El Ma­drid tam­po­co es como el Ba­rça, con un ma­ci­zo de can­te­ra en torno al que cons­truir un men­sa­je, sino un de­can­ta­do de estrellas fi­cha­das al buen tun-tún por un pre­si­den­te al que aho­ra se le vuel­ve a ver sa­tis­fe­cho de sí mis­mo en el pal­co, con Gar­cía Mar­ga­llo a su de­re­cha en los dos úl­ti­mos par­ti­dos. Tam­po­co sé si Zi­da­ne tie­ne la san­gre fría de Guar­dio­la pa­ra ha­cer pa­sar la ta­bla a los que no le cum­plan. Sí, son ca­sos pa­re­ci­dos, pe­ro no idén­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.