Da­ni Ce­ba­llos “Is­co es mi mo­de­lo y yo quie­ro se­guir sus pa­sos”

AS (Las Palmas) - - BETIS-REAL MADRID - J. A. ES­PI­NA

Me­rino mi­mó du­ran­te es­ta semana a la per­la utre­ra­na del Be­tis, al que sor­pren­den­te­men­te de­jó fue­ra de la lis­ta en Vi­lla­rreal “por no es­tar con­ten­to” con él. Ha­la­ga a la plan­ti­lla blan­ca y sue­ña con ga­nar el do­min­go: “Hay op­cio­nes”.

¿ Có­mo le sen­tó que Me­rino le de­ja­ra fue­ra de la lis­ta en Vi­lla­rreal y que lo ar­gu­men­ta­ra afir­man­do que no es­ta­ba con­ten­to con su ren­di­mien­to?

— Las de­ci­sio­nes las to­ma el en­tre­na­dor. Él cre­yó que no es­ta­ba bien y a mí só­lo me que­da tra­ba­jar al má­xi­mo to­da es­ta semana pa­ra de­mos­trar­le que ten­go mu­chas ga­nas de en­trar en el equi­po. Creo que Me­rino se ha da­do cuen­ta de que voy a dar el má­xi­mo.

—¿Le do­le­ría, qui­zá mu­cho más, vol­ver a que­dar­se fue­ra en un par­ti­do con­tra el Ma­drid?

—Me due­le mu­cho ca­da vez que me que­do fue­ra de la lis­ta. Sea an­te el Ei­bar o con­tra el Ma­drid. Pe­ro vie­ne uno de los me­jo­res del mundo y todos te­ne­mos ga­nas de ju­gar.

—En la pri­me­ra vuel­ta no hi­zo en el Ber­na­béu un buen par­ti­do. ¿Tal vez ate­na­za­do por todos los ru­mo­res de su mar­cha del Be­tis?

— Es cier­to. Pe­ro ya re­co­no­cí que por aque­llos días me afec­ta­ba to­do lo que se es­ta­ba ha­blan­do de que no iba a re­no­var, que no lo da­ba to­do... Lue­go se com­pro­bó que no era así cuan­do am­plié mi con­tra­to.

— En los úl­ti­mos días se ha vuel­to a ru­mo­rear su mar­cha al Atlé­ti­co, al Real Ma­drid, al Ar­se­nal...

— Só­lo sé lo que he leí­do. Siem­pre di­je que mi in­ten­ción era se­guir en el Be­tis. Quie­ro ha­cer un gran pa­pel aquí pa­ra de­jar al equi­po lo me­jor po­si­ble y lue­go intentar lo­grar lo má­xi­mo en el fút­bol como ju­gar Cham­pions, Mun­dial, ir a la Se­lec­ción ab­so­lu­ta...

—¿Qué es­pe­ra del Ma­drid?

— Un par­ti­do di­fi­ci­lí­si­mo. El Ma­drid te exi­ge que no te des­pis­tes ni un se­gun­do, es­tar con­cen­tra­dos y en­chu­fa­dos a tope los 90 mi­nu­tos. Un error an­te ellos se pa­ga más ca­ro que an­te otros.

—¿Hay al­gu­na po­si­bi­li­dad de ga­nar­les?

— Al­gu­na hay. Ba­le es ba­ja, Ben­ze­ma lle­ga to­ca­do... Ellos no han ju­ga­do aún a do­mi­ci­lio con Zi­da­ne. Es­pe­re­mos que fue­ra se desen­vuel­van de ma­ne­ra di­fe­ren­te y apro­ve­char­lo.

—Zi­da­ne, no de­ja de ha­blar­se de él. Us­ted es del 96. ¿ Re­cuer­da ver­lo ju­gar?

—Por su­pues­to. Con el Ma­drid, en el Mun­dial de su pe­nal­ti a lo Pa­nen­ka... Al­gu­nos de mis pri­me­ros re­cuer­dos fut­bo­lís­ti­cos son de él. Jun­to a Mes­si y Cris­tiano es el me­jor que he vis­to. Co­sas como la rou­let­te, sus con­tro­les orien­ta­dos... Los he in­ten­ta­do y los in­ten­to como fut­bo­lis­ta.

—¿Có­mo ve su lle­ga­da al ban­qui­llo blan­co?

— Es­tá cla­ro que le ha da­do la vuel­ta al equi­po, aho­ra to­do el mundo vuel­ve a creer que es­te Ma­drid pue­de as­pi­rar a ga­nar co­sas. Los fut­bo­lis­tas le res­pe­tan por­que ha si­do uno de los me­jo­res de la his­to­ria. En­tre­nar­se con él de­be ser im­pre­sio­nan­te, un lu­jo.

—¿Al­go más le im­pre­sio­na del Ma­drid?

—Co­noz­co a Ser­gio Ra­mos de aquí, de Se­vi­lla. Es el me­jor cen­tral del mundo. Y ad­mi­ro mu­cho a Is­co. Es como un es­pe­jo pa­ra mí y aho­ra Zi­da­ne le es­tá dan­do con­ti­nui­dad. —¿Un mo­de­lo?

—Sí. Siem­pre me he fi­ja­do en él. Jue­ga en mi po­si­ción, ha bri­lla­do en las ca­te­go­rías in­fe­rio­res y aho­ra es­tá en la ab­so­lu­ta, fi­chó por el Ma­drid... Me gus­ta­ría se­guir sus pa­sos.

— Is­co es un gran chu­ta­dor. Di­cen que cuan­do us­ted jue­ga de me­dia­pun­ta le fal­ta eso, más ti­ro a puer­ta.

—Sí. Una de mis ca­ren­cias es gol­pear a puer­ta cuan­do lle­go al área. Lo in­ten­to me­jo­rar por­que ten­go só­lo 19 años. Voy a tra­tar de chu­tar más.

— ¿Y es­te Be­tis, sie­te par­ti­dos sin mar­car?

—Igual es un te­ma men­tal. En Ge­ta­fe tu­vi­mos oca­sio­nes su­fi­cien­tes pe­ro a las pri­me­ras de cam­bio nos me­tie­ron uno. En cuan­to en­tre un gol, ven­drán va­rios. Es­pe­re­mos que el do­min­go rom­pa­mos esa ra­cha an­te el Real Ma­drid.

—Por úl­ti­mo, ¿có­mo le sen­tó la des­ti­tu­ción de Mel?

—Me dio mu­cha pe­na por­que es un en­tre­na­dor que me ayu­dó y me apre­cia bas­tan­te. Me ha apor­ta­do mu­cho a ni­vel pro­fe­sio­nal y per­so­nal.

En­tre­nar­se con Zi­da­ne de­be de ser un lu­jo, los ju­ga­do­res lo res­pe­tan por to­do lo que ya fue” ¿Op­cio­nes de ga­nar? Al­gu­nas hay, ellos aún no ju­ga­ron a do­mi­ci­lio con Zi­da­ne de téc­ni­co”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.