Mas­che acep­ta un año de cár­cel por frau­de

So­li­ci­ta cam­biar la pe­na de pri­sión por una mul­ta

AS (Las Palmas) - - BARCELONA - SANTI GIMÉNEZ

Adi­fe­ren­cia de Mes­si, Mascherano ha de­ci­di­do sol­ven­tar sus pro­ble­mas fis­ca­les con la Ha­cien­da es­pa­ño­la me­dian­te un pac­to en el que el ju­ga­dor asu­me una condena de un año de cár­cel ( que no de­be­rá cum­plir al no te­ner an­te­ce­den­tes pe­na­les) y una mul­ta de 815.000 eu­ros al acep­tar ha­ber de­frau­da­do al fis­co es­pa­ñol la can­ti­dad de 1,5 mi­llo­nes de eu­ros.

El jui­cio ce­le­bra­do ayer ape­nas du­ró diez mi­nu­tos al ha­ber lle­ga­do los re­pre­sen­tan­tes le­ga­les del ju­ga­dor y el mi­nis­te­rio fis­cal a un pac­to so­bre la acep­ta­ción de la condena. Mascherano re­co­no­cía me­dian­te es­te pac­to dos de­li­tos fis­ca­les con­tra la Ha­cien­da pú­bli­ca du­ran­te los ejer­ci­cios 2011 y 2012.

Por un de­li­to se le so­li­ci­tan ocho me­ses de pri­sión y por el se­gun­do cua­tro, pe­ro los abo­ga­dos del fut­bo­lis­ta han pe­di­do al tri­bu­nal que sus­ti­tu­ya la pe­na de pri­sión im­pues­ta por otra mul­ta de 21.600 eu­ros en un me­ca­nis­mo que can­ce­la­ría los an­te­ce­den­tes pe­na­les del ju­ga­dor.

No obs­tan­te, no pa­re­ce que la abo­ga­cía del es­ta­do es­té muy de acuer­do con el pac­to ya que con­si­de­ra que vis­tos los in­gre­sos de Mascherano, 21.600 eu­ros de mul­ta es una can­ti­dad irre­le­van­te pa­ra el in­ter­na- cio­nal ar­gen­tino del Bar­ce­lo­na. A tra­vés de las Re­des So­cia­les Mascherano emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que ex­pli­ca­ba su ver­sión de lo su­ce­di­do. En es­te es­cri­to, el fut­bo­lis­ta re­co­no­cía su fal­ta an­te Ha­cien­da, aunque ase­gu­ra­ba que ha­bía si­do “fru­to de los malos con­se­jos de un pres­ti­gio­so es­tu­dio de abo­ga­dos que con­tra­té an­te los que no des­car­to em­pren­der ac­cio­nes le­ga­les por ha­ber­me ase­so­ra­do mal”. En su no­ta Mascherano afi rma “es­tar con la con­cien­cia tran­qui­la al ha­ber­me pues­to al día de mis obli­ga­cio­nes”.

Ex­pli­ca­ción

El ju­ga­dor se re­ser­va el de­re­cho de de­man­dar a sus ase­so­res fis­ca­les

AL OTRO BAN­QUI­LLO. Mascherano y su abo­ga­do en el mo­men­to de en­trar en los juz­ga­dos.

DIEZ MI­NU­TOS. Tras el pac­to en­tre las par­tes, la vis­ta du­ró po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.