Vi­to­lo le po­ne aro­ma de se­mis al Se­vi­lla en el 93’

Raúl evi­tó que la eli­mi­na­to­ria se de­ci­die­se en Ner­vión

AS (Las Palmas) - - SEVILLA-MIRANDÉS - JUAN JIMÉNEZ

Apa­re­ció Vi­to­lo en el 71’ como re­cam­bio de Re­yes, el me­jor del par ti­do. Lo hi­zo en­tre mur­mu­llos de des­apro­ba­ción a un cam­bio que vol­vió a pre­miar el ins­tin­to de Emery. Vi­to­lo fue un man­gue­ra­zo de ga­so­li­na pa­ra el Se­vi­lla y unas pier­nas inal­can­za­bles pa­ra el Mi­ran­dés. El ca­na­rio, es­pec­ta­cu­lar en el des­plie­gue, des­equi­li­bró los úl­ti­mos 20 mi­nu­tos y fue el que pri­me­ro lle­gó a la lí­nea ro­ja del par­ti­do. En el 93’, jus­to el des­cuen­to que ha­bía con­ce­di­do Del Bur­gos Ben- goet­xea, em­pu­jó el 2-0 y de­jó al Se­vi­lla al bor­de de las se­mis de Co­pa. Y ya sa­be­mos có­mo se com­por­ta el Se­vi­lla cuan­do lle­ga a esas ins­tan­cias… Lo me­re­cie­ron los de Emery, que de­mos­tra­ron que, más que téc­ni­co, el sal­to inal­can­za­ble pa­ra las ca­te­go­rías in­fe­rio­res en la éli­te es el fí­si­co. El Mi­ran­dés ju­gó ex­te­nua­do la se­gun­da par­te, aga­rra­do a las pa­ra­das de Raúl Fer­nán­dez, un anó­ni­mo nó­ma­da de las por­te­rías. Y pe­se al 2-0 re­ven­ta­rá Anduva, que co­sas más ra­ras se han vis­to en fút­bol.

El pri­mer agujero del Mi­ran­dés fue la es­tra­te­gia. No in­tu- yó nin­guno de los ba­lo­nes pa­ra­dos del Se­vi­lla has­ta que Nzon­zi hi­zo el 1-0. Pe­ro o Re­yes le po­nía sal o es­ta­ba ex­tra­ño el par­ti­do, que no des­pren­dió la elec­tri­ci­dad ha­bi­tual en las no­ches co­pe­ras de Ner­vión. Sor­pren­dió la com­ple­ta alie­na­ción de Ko­noplyan­ka. Lo su­yo em­pie­za a pa­re­cer de ex­pe­dien­te X. Jue­ga un par­ti­do pa­ra­le­lo a sus com­pa­ñe­ros. Su des­co­ne­xión en los úl­ti­mos tiem­pos es preo­cu­pan­te. Emery le qui­tó a la ho­ra de par­ti­do.

El Se­vi­lla tra­ba­jó y me­re­ció más, es­pe­cial­men­te Re­yes, que fa­bri­có ju­ga­das mi­ni­ma­lis­tas, fi­ní­si­mo. El 2-0 de­bía caer por iner­cia pe­ro fue cruel, so­bre la ho­ra y en si­tua­ción le­gal tam­bién lí­mi­te. Tie­ne más de me­dio ca­mino he­cho el Se­vi­lla pa­ra bor­dear otra vez la glo­ria. Pe­ro an­tes tie­ne que ba­tir­se a due­lo en pú­bli­co en Mi­ran­da. Te­rra­zas pro­me­te un in­fierno.

Me­re­ció el re­sul­ta­do el Se­vi­lla, en el que sor­pren­de la des­co­ne­xión de Ko­noplyan­ka

DES­PIS­TE. Nzon­zi, al lí­mi­te del fue­ra de jue­go, apro­ve­chó la de­bi­li­dad del Mi­ran­dés en la es­tra­te­gia pa­ra ha­cer el 1-0.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.