Se­co, mo­ja­do, hielo, nie­ve… en un tra­mo de Mon­te­car­lo

AS re­co­rre la pri­me­ra es­pe­cial

AS (Las Palmas) - - MÁS MOTOR -

Diez y me­dia de la ma­ña­na. La mis­ma ho­ra a la que hoy se dispu­tará el tra­mo de Corps- Le Sa­lle en Beaumont, el pri­me­ro de la eta­pa, de 14,6 ki­ló­me­tros. Ce­ro gra­dos, ni frío ni ca­lor. La ca­rre­te­ra es­tá prác­ti­ca­men­te se­ca, con al­gu­nos par­ches de hu­me­dad. Con un día de an­te­la­ción he­mos que­ri­do vi­vir las di­fi­cul­ta­des a las que se en­fren­ta­rán los pi­lo­tos en la se­gun­da jornada del Rally de Mon­te­car­lo.

En un prin­ci­pio pa­re­ce fá­cil. Los pri­me­ros ki­ló­me­tros per­ma­ne­cen se­cos, con tan só­lo al­gu­na hu­me­dad. Pe­ro en el ki­ló­me­tro 2,5 nos en­con­tra­mos el pri­mer problema. Una cur­va a iz­quier­das con puen­te, es­tá to­tal­men­te he­la­da. Pe­ro, na­da más pa­sar­la, re­gre­sa­mos a lo se­co. Se­gún vamos ga­nan­do al­tu­ra (el tra­mo arran­ca a 827 me­tros so­bre el ni­vel del mar y al­can­za los 1.218) hay más nie­ve en las cu­ne­tas. En el 5,8 apa­re­ce una lar­ga pla­ca de hielo. Pe­ro es a par­tir del 7 cuan­do lle­ga lo peor, con ca­si dos ki­ló­me­tros to­tal­men­te he­la­dos. Se ha­cen in­ter­mi­na­bles, has­ta que pa­sa­do un pue­blo con una iglesia vol­ve­mos a lo se­co, pa­ra afron­tar una lar­ga ba­ja­da ca­si se­ca, muy rá­pi­da, que nos lle­va has­ta la me­ta.

Ese es el en­can­to y la gran di­fi cul­tad de Mon­te­car­lo: la va­rie­dad de es­ta­do del pi­so que te pue­des en­con­trar en un mis­mo tra­mo. Ade­más, los pi­lo­tos de­ben es­co­ger neu­má­ti­cos pa­ra tres tra­mos. Por ejem­plo, en es­te pri­mer bu­cle de hoy, de­ben ele­gir rue­das pa­ra cu­brir 58 ki­ló­me­tros cro­no­me­tra­dos con to­do ti­po de su­per­fi­cies. Hay que es­co­ger el me­jor com­pro­mi­so, siem­pre en co­mu­ni­ca­ción con los ovreurs, que pasan unas ho­ras an­tes pa­ra ve­ri­fi­car el es­ta­do del pi­so.

En 1995 Car­los Sainz fra­guó su triun­fo en el tra­mo de Sis­te­ron. Te­nía va­rios ki­ló­me­tros he­la­dos, pe­ro el Ma­ta­dor se la ju­gó mon­tan­do slicks (li­sos). Mu­chos pen­sa­ron que no pa­sa­ría. Pe­ro lo que per­dió en lo he­la­do lo re­cu­pe­ró con cre­ces en lo se­co, que eran más ki­ló­me­tros. Esa es la ma­gia de Mon­te­car­lo.

Tam­bién hay tra­mos se­cos.

NIE­VE. El tra­mo al­can­za los 1.218 me­tros de al­ti­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.