Adán fre­na el efec­to Zi­da­ne

Sa­li­da en fal­so del Ma­drid y go­la­zo de Cejudo ● Par­ti­da­zo de Mo­dric y Ben­ze­ma ● Mu­nue­ra se tra­gó tres pe­nal­tis y el fue­ra de jue­go pre­vio al 1-1

AS (Las Palmas) - - BETIS-REAL MADRID - LUIS NIETO

El efec­to Adán anu­ló el efec­to Zi­da­ne, en par­ti­do tan­tas ve­ces re­pe­ti­do es­ta tem­po­ra­da. El Ma­drid se que­dó en los ta­cos de sa­li­da y des­pués se zam­bu­lló en un bom­bar­deo con po­co pre­mio. No apro­ve­chó la bo­la de break que le ce­dió el Atlé­ti­co y pierde el ras­tro del Ba­rça. Pe­ro de­jó me­jor sen­sa­ción su pa­cien­cia pa­ra ma­ne­jar la des­ven­ta­ja en el mar­ca­dor y tam­bién más vi­gor fí­si­co pa­ra lla­mar a la puer­ta de Be­tis has­ta el fi­nal.

Fue­ra de su zo­na de con­fort, el Ber­na­béu, Zi­da­ne co­men­zó a co­no­cer la otra ca­ra de la Li­ga. A fal­ta de fi­cha­jes (que lle­ga­rán), Me­rino ha con­ven­ci­do al ves­tua­rio del Be­tis de que la fie­re­za les re­mol­ca­rá. Y es que la ham­bru­na de sie­te par­ti­dos sin mar­car y diez sin ga­nar des­per­tó al equi­po, que se des­ca­ró an­te el Ma­drid con una pre­sión al­tí­si­ma, du­ra y an­ti­pá­ti­ca. Aque­lla or­den de com­ba­te atur­dió al Ma­drid. Fue un re­gre­so a la du­cha es­co­ce­sa de la era Be­ní­tez, con sal­tos de frío a ca­lor que aca­ba­ron mal.

Aquel des­arre­glo ini­cial del Ma­drid se lo hi­zo pa­gar Cejudo, con uno de los go­les de la Li­ga. Fabián, fue­ra del área, le de­jó el ba­lón con el pe­cho al in­te­rior cor­do­bés y es­te des­pa­chó una vo­lea mi­sil in­con­tes­ta­ble. Ese cam­bio cli­má­ti­co no lo ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do Zi­da­ne. Aún le du­ró aquel vi­gor ato­si­gan­te al Be­tis diez mi­nu­tos más y a par­tir de ahí el Ma­drid co­men­zó a le­van­tar­se pe­sa­da­men­te, de­jan­do en evi­den­cia que tie­ne un pa­sa­do y que si­gue de­jan­do hue­lla. Ja­mes, al que con Be­ní­tez le lle­gó pri­me­ro la su­plen­cia y lue­go los de­mé­ri­tos, vol­vió al equi­po, en un in­ten­to de re­in­ser­ción que no fue del to­do bien. Aquel ju­ga­dor enér­gi­co y de buen pie que aca­bó en la ga­la del Ba­lón de Oro es­tá por vol­ver. Cris­tiano si­gue sos­te­nien­do una re­la­ción dis­con­ti­nua con el gol. La pun­te­ría le va y le vie­ne. Y la fia­bi­li­dad tam­bién. Y Da­ni­lo re­sul­ta una ca­be­zo­na­da condenable. Aun con to­do, el Ma­drid no se es­ca­bu­lló del par­ti­do y fue re­cons­tru­yen­do su co­reo­gra­fía del to­que y la po­se­sión, en un pro­ce­so len­to. Pri­me­ro le qui­tó la pe­lo­ta al Be­tis, lue­go le con­for­ta­ron bue­nas com­bi­na­cio­nes en el cen­tro del cam­po y fi­nal­men­te se en­con­tró con las oca­sio­nes. Pe­pe y Cris­tiano se de­ja­ron ir dos cla­ras. Como Mar­tí­nez Mu­nue­ra, que se tra­gó un pe­nal­ti di­fí­cil de ver por aga­rrón de Mo­li­ne­ro a Cris­tiano y otro de gran ta­ma­ño por pi­so­tón des­tem­pla­do de Petros a Ben­ze­ma. Lo com­pen­só ne­gán­do­le otro si­mi­lar a Ce­ba­llos. Ben­ze­ma, en cual­quier ca­so, es­tu­vo en ca­si to­das las ac­cio­nes pro­ve­cho­sas del equi­po.

En la se­gun­da mi­tad, la in­dus­tria pe­sa­da del Be­tis ya no re­sul­tó efec­ti­va. Mo­dric, ju­ga­dor de cul­to en es­te Ma­drid, se hi­zo car­go del par­ti­do con lo me­jor de su re­per­to­rio: re­cu­pe­ra­ción, pa­se y has­ta al­gún re­cur­so te­le­gé­ni­co. El Be­tis que­dó con­ver­ti­do en ca­ja fuer­te, Joa­quín in­clui­do, so­me­ti­do a las em­bes­ti­das del Ma­drid. Pa­ra en­ton­ces ha­bía per­di­do, por pro­ble­mas fí­si­cos, a Fabián y Ka­dir, sus dos fut­bo­lis­tas con más cri­te­rio. Ben­ze­ma no acer­tó dos ve­ces an­te Adán, Ja­mes no le dio co­lo­ca­ción a su vo­lea, Car­va­jal (que me­re­ció un co­mi­té de bien­ve­ni­da) cru­zó en exceso... Has­ta que em­pa­tó Ben­ze­ma, en com­bi­na­ción pre­ci­sa con un arran­que ile­gal: fue­ra de jue­go de Ja­mes, au­tor de la asis­ten­cia. Que el Be­tis aca­ba­se sal­van­do un pun­to re­sul­tó un su­ce­so pa­ra­nor­mal, por­que el Ma­drid per­cu­tió has­ta de ra­bo­na (Ben­ze­ma) so­bre Adán, su­per­hé­roe de la no­che. No ga­nar par­ti­dos así re­sul­ta un ac­ci­den­te. Pe­ro lle­gar a ellos con tan­tos números ro­jos los ele­va a dra­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.