“Que te di­gan que es­tás gor­do jo­de mu­cho” Ja­mes

AS (Las Palmas) - - BETIS-REAL MADRID - Á. DE LA ROSA / SE­VI­LLA

¿Có­mo es­tá? ¿Cuál es su es­ta­do aními­co? —Es­toy bien. Mo­les­ta que ha­blen tan­tas co­sas de ti... To­da la gen­te que es­tá cer­ca de mí sa­be có­mo pien­so y có­mo ac­túo. Yo le de­bo mu­cho al fút­bol y siem­pre in­ten­to es­tar bien. Es­to jo­de. Que di­gan que no me cui­do y es­toy gor­do jo­de mu­cho por­que le in­ten­to dar mu­cho al fút­bol ca­da día. —¿A qué se de­be ese ba­jón en­tre el ac­tual Ja­mes y el del año pa­sa­do? —Se de­be a tiem­pos. Hay que es­tar tran­qui­los en ese as­pec­to. Ju­gué es­te par­ti­do y hay que co­ger rit­mo con los si­guien­tes. En la se­gun­da par­te es­tu­ve bien y hay que ver eso tam­bién. —¿Qué es­tá ha­cien­do di­fe­ren­te pa­ra que se no­te ese cam­bio de ni­vel? —Creo que hoy es­tu­ve bien y me en­treno fuer­te ca­da día. Siem­pre. Aho­ra nos en­tre­na­mos más y eso ayu­da mu­cho. —¿Qué pa­só en el po­lé­mi­co in­ci­den­te con la per­se­cu­ción po­li­cial has­ta Val­de­be­bas? —No iba rá­pi­do como todos ha­blan. El co­che lo vi cuan­do iba a en­trar a Val­de­be­bas. Te­nía mú­si­ca al­ta y les vi de­trás. En­tra­ron a ha­blar y les de­jé cla­ro que no iba rá­pi­do. Que­dó to­do acla­ra­do. Lo que pa­sa es que es­ta­ba allí la Pren­sa y se hi­zo más gran­de.... Si veo a al­guien atrás pa­ro el co­che, es ob­vio, no soy ton­to. Hay que pe­dir per­dón tam­bién por­que uno tie­ne erro­res. Creo que no fue na­da gra­ve, como se ha­bla. To­do es men­ti­ra. —¿Ja­mes no rin­de por­que sa­le mu­cho de no­che? —Le de­bo mu­cho al fút­bol y no voy a es­tar por ahí siem­pre. Esas co­sas le po­nen a uno mal por­que siem­pre in­ten­to es­tar bien y en­tre­nar­me a tope. Creo que todos sa­ben que soy un gran pro­fe­sio­nal. Quie­ro acla­rar que quie­ro dar to­do a dia­rio. To­do eso es men­ti­ra. —¿Có­mo va­lo­ra el cam­bio de en­tre­na­dor, de Be­ní­tez a Zi­da­ne? —Eso pa­sa. Son co­sas que su­ce­den en el fút­bol ha­bi­tual­men­te. Unos vie­nen y otros van. Te en­tien­des con unos más que con otros. El cam­bio fue bueno y todos vamos bien con él. Todos es­cu­chan más al téc­ni­co nue­vo. He ha­bla­do bas­tan­te con él es­tos días. —¿Qué pa­só la semana pa­sa­da con ese in­ci­den­te en el ca­len­ta­mien­to? —No sa­bía que te­nía que se­guir ca­len­tan­do. Fal­tó ha­blar. Si él me di­ce que si­ga, yo voy y si­go ca­len­tan­do. Zi­da­ne man­da y yo le ha­go ca­so. Ten­go una bue­na re­la­ción con él y ha­bla­mos mu­cho.

In­ci­den­te po­li­cial “No iba rá­pi­do. No pa­ré por­que te­nía la mú­si­ca al­ta. No soy ton­to; si les veo, pa­ro”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.