Chi­na rom­pe el mer­ca­do de fi­cha­jes

Lle­va gas­ta­dos 120M€ y la li­ga arran­ca en mar­zo El Jiang­su pa­ga­rá ¡26! por Ra­mi­res La bur­bu­ja lle­ga al fút­bol

AS (Las Palmas) - - MERCADO DE FICHAJES - A. GABILONDO

Chi­na siem­pre con­ce­bió el de­por­te como al­go in­di­vi­dual, más que co­lec­ti­vo: bad­min­ton, te­nis de me­sa, atle­tis­mo... Cul­tu­ra del hi­jo úni­co, lo lla­man. So­cie­dad del egoís­mo. Has­ta aho­ra. Des­de que el pre­si­den­te Xi Jin­ping, gran afi­cio­na­do al fút­bol, ju­ra­ra el car­go, se ha pro­pues­to cam­biar la per­cep­ción del de­por­te en el país con ma­yor po­bla­ción del mundo (1.376 mi­llo­nes). Su plan pa­sa por ha­cer del fút­bol asig­na­tu­ra obli­ga­to­ria en los co­le­gios y por con­se­guir que los ni­ños lo prac­ti­quen más. Ex­tra­ña, ca­si es­cue­ce, que un país con tan­tos se­lec­cio­na­bles só­lo ha­ya ju­ga­do un Mun­dial en su his­to­ria, el de 2002.

Pa­ra ello, Chi­na y los chi­nos ne­ce­si­tan un es­pe­jo en el que mi­rar­se. Ade­más de la Pre­mier o la Li­ga, más globales que ex­clu­si­vos, ese es­pe­jo se­rá a par­tir de aho­ra la Su­per­li­ga chi­na, el tor­neo lo­cal que em­pie­za a lle­nar­se de ju­ga­do­res y en­tre­na­do­res de pri­mer ni­vel, pe­se al lí­mi­te de cua­tro ex­tran­je­ros —más otro asiá­ti­co— ac­tual. En los úl­ti­mos me­ses el cam­peo­na­to chino ha ro­to el mer­ca­do con fi­cha­jes se­duc­to­res y mi­llo­na­rios pa­ra Eu­ro­pa. Fi­cha­jes. En los úl­ti­mos días di­fe­ren­tes clu­bes han ce­rra­do los re­fuer­zos de Ger­vin­ho por 15 mi­llo­nes, Gua­rín por 12 o Re­na­to Au­gus­to por 8. Ade­más, es­tá muy cer­ca de con­fir­mar­se el más ca­ro de todos, el de Ra­mi­res a Jiang­su por 26. Se unen es­tos a los de ha­ce unos me­ses de Pau­lin­ho por 14, Asa­moah Gyan por 9, Dem­ba Ba por 13 o Ro­bin­ho, que lle­gó li­bre pe­ro como una es­tre­lla. Ni que de­cir tie­ne que todos pi­san Chi­na a cam­bio de inal­can­za­bles sa­la­rios en Eu­ro­pa.

La fuer­te y re­pen­ti­na in­ver­sión eco­nó­mi­ca del fút­bol en Chi­na re­cuer­da a otros sec­to­res que tam­bién la han vi­vi­do re­cien­te­men­te y so­bre los que ya se cier­ne una bur­bu­ja que ame­na­za con es­ta­llar, es­pe­cial­men­te a ni­vel in­mo­bi­lia­rio y bur­sá­til. Mien­tras es­to ocu­rre, si es que ocu­rre, téc­ni­cos como Sco­la­ri, Eriks­son, Zac­che­ro­ni, Me­ne­zes o Man­zano, el úni­co es­pa­ñol en­tre ellos, más ju­ga­do­res in­ter­na­cio­na­les lle­ga­dos de to­do el mundo, se pre­pa­ran pa­ra dispu­tar des­de el 5 de mar­zo la tem­po­ra­da más lu­jo­sa y es­pec­ta­cu­lar que ja­más hu­bo en Chi­na. A más de un mes del co­mien­zo ya van gas­ta­dos 120 mi­llo­nes. Mu­chos. Y más que ven­drán.

Los chi­nos es­tán em­pe­zan­do a sen­tir lo que sig­ni­fi­ca el fút­bol como de­por­te y como ne­go­cio. A ello han con­tri­bui­do jug­do­res en ac­ti­vo como Ro­bin­ho o re­ti­ra­dos como Beck­ha

NUE­VOS ÍDO­LOS.

am, ade­más de par­ti­dos amis­to­sos de se­lec­cio­nes que allí se han ju­ga­do. Por ejem­plo el Bra­sil-Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.