Ita­lia: 64 impu­tados por pre­sun­ta eva­sión fis­cal

La­vez­zi, Cres­po, Ga­llia­ni y De Lau­ren­tiis, en­tre ellos

AS (Las Palmas) - - INTERNACIONAL - MIRKO CALEMME /

El fút­bol ita­liano vi­vió ayer su enési­mo es­cán­da­lo: la Ope­ra­ción Fuo­ri­gio­co ( Fue­ra de Jue­go) de la Fis­ca­lía de Ná­po­les im­pli­có a 35 clu­bes en­tre Se­rie A y B y 64 per­so­nas en­tre di­ri­gen­tes de clu­bes, fut­bo­lis­tas y re­pre­sen­tan­tes, acu­sa­dos de eva­sión fis­cal y fac­tu­ras fal­sas. La Guar­dia di Fi­nan­za re­gis­tró la se­de de va­rios equi­pos (in­clui­da la del Mi­lán) e in­cau­tó bie­nes por va­lor de do­ce mi­llo­nes de eu­ros. La ope­ra­ción em­pe­zó de ma­ne­ra ca­sual: en 2012 se in­ves­ti­ga­ba so­bre unos atra­cos a los fut­bo­lis­tas del Ná­po­les, y fue in­ter­cep­ta­da una lla­ma­da en­tre Eze­quiel La­vez­zi y Ale­jan­dro Maz­zo­ni: el de­lan­te­ro ar­gen­tino ha­bla­ba con su agen­te de una cuen­ta ban­ca­ria en Sui­za pa­ra su com­pa­ñe­ro Chá­vez, y Maz­zo­ni le con­tes­tó que pron­to iban a abrir otra. El diá­lo­go des­per­tó el in­te­rés de los in­ves­ti­ga­do­res, y a par tir de en­ton­ces se abrió la ca­ja de Pan­do­ra: se­gún la Fis­ca­lía, los agen­tes fac­tu­ra­ban sus ser­vi­cios so­la­men­te a los equi­pos, si­mu­lan­do que su in­ter­me­dia­ción fue­ra ex­clu­si­va­men­te pa­ra los clu­bes, mien­tras que, de he­cho, tu­te­la­ban los in­tere­ses de los ju­ga­do­res.

En la lis­ta de im­pli­ca­dos, ade­más del in­ter­na­cio­nal ar­gen­tino hay gran­des nom­bres del cal­cio como Cres­po (ver el lis­ta­do de al la­do), y ayer lle­ga­ron las pri­me­ras reac­cio­nes: el Mi­lán pu­bli­có un co­mu­ni­ca­do pa­ra de­fen­der al con­se­je­ro de­le­ga­do Adriano Ga­llia­ni (“es un ca­so mar­gi­nal e in­fun­da­do”), mien­tras que Au­re­lio De Lau­ren­tiis, pre­si­den­te del Ná­po­les, no dio im­por­tan­cia al asun­to: “Es­toy su­per­tran­qui­lo, es una in­ves­ti­ga­ción vie­ja: son to­do ton­te­rías”. Por su par­te, el pre­si­den­te de la Fe­der­cal­cio, Car­lo Ta­vec­chio, no qui­so ha­cer co­men­ta­rios (“de mo­men­to son co­sas que no co­noz­co”), aunque su ho­mó­ni­mo en el Co­mi­té Olím­pi­co, Gio­van­ni Ma­la­gó, se mos­tró más ta­jan­te: “Ne­ce­si­ta­mos que to­do que­de muy cla­ro, es­to ló­gi­ca­men­te nos ha­ce bas­tan­te da­ño”. Los equi­pos im­pli­ca­dos, de to­das for­mas, no co­rren pe­li­gro de san­cio­nes de­por­ti­vas: el even­tual cas­ti­go se­ría una mul­ta que no per­ju­di­ca­ría los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en el cam­po. La ima­gen del fút­bol del Bel Pae­se, no obs­tan­te, sí es­tá más que per­ju­di­ca­da: ayer em­pe­zó otro par­ti­do que se ju­ga­rá en los Tri­bu­na­les y que da­rá mu­cho que ha­blar.

Los cas­ti­gos No ha­bría san­ción de­por­ti­va y sí una mul­ta eco­nó­mi­ca

EN LA LIS­TA. Lo­ti­to, pre­si­den­te del La­zio, en­tre los in­ves­ti­ga­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.