“Es el Da­kar en el que me­nos me he di­ver­ti­do”

Laia Sanz fi­na­li­zó 15ª una edi­ción con­di­cio­na­da por el cam­bio de re­co­rri­do tras la ba­ja de Pe­rú: “Ha si­do un Da­kar ra­ro, por el re­co­rri­do y la du­re­za. Pe­ro pe­se a to­do, el Top 15 lo hu­bie­ra fir­ma­do an­tes de sa­lir”

AS (Las Palmas) - - MÁS MOTOR - HÉCTOR MAR­TÍ­NEZ

Des­ca­fei­na­do. Light. Abu­rri­do. Cual­quie­ra de esas pa­la­bras se en­gan­chan al Da­kar 2016 que aca­bó ha­ce semana y me­dia en Ro­sa­rio. Laia Sanz, 15ª en la ge­ne­ral fi­nal, pi­sa la Re­dac­ción de AS y aña­de un ca­li­fi­ca­ti­vo más: ra­ro. “Sí, ra­ro, por el re­co­rri­do, por la du­re­za de las eta­pas. Ca­da año ha­bía cin­co muy du­ras, en tres de ellas lle­ga­bas de­ma­cra­da. Re­cuer­do al­gu­na de esas en las que di­ces ‘¡que se aca­be, por fa­vor!’. Y es­te año, eso no me ha pa­sa­do, ni si­quie­ra el día de la fie­bre. La peor eta­pa fue la de Uyu­ni, qui­zá por lar­ga. Y las que eran du­ras, en la se­gun­da semana, se cor­ta­ron. Soy cons­cien­te de que, con la ba­ja de Pe­rú, los or­ga­ni­za­do­res no lo tu­vie­ron fá­cil, pe­ro la ver­dad es que no ha si­do el me­jor de los ‘da­ka­res’. Es en el que me­nos me he di­ver­ti­do”, afir­ma Sanz.

La bar­ce­lo­ne­sa vi­si­ta la re­dac­ción por pri­me­ra vez ves­ti­da de na­ran­ja KTM, el co­lor de mo­da en el Da­kar. Ahí es­tán los 15 tí­tu­los se­gui­dos en mo­tos. Se es­tre­na­ba con el equi­po ofi­cial aus­tría­co, que dis­fru­tó el con­fe­ti con el tí­tu­lo ga­na­do por Toby Pri­ce. Ella aguan­tó “me­jor de lo es­pe­ra­do” la pri­me­ra semana, muy en­du­re­ra, y ti­ró de cas­ta en el sprint fi­nal de la ca­rre­ra por la fie­bre (an­gi­nas) y una le­sión de cla­ví­cu­la. “Tu­ve suer­te, por­que me po­día ha­ber he­cho mu­cho da­ño. El día de la caí­da, que fue fuer­te, sí que me asus­té. Su­ce­dió en un río se­co. Ha­bía un po­co de pol­vo, pi­llé un ba­che y vo­lé por los ai­res. Iba a 120 km/h. Ro­dé por el sue­lo. Me le­van­té pen­san­do, ‘no me he ro­to na­da, es­toy en­te­ra’, por­que al prin­ci­pio el hom­bro no me do­lía. Pe­ro no en­con­tra­ba la mo­to; al fi­nal es­ta­ba a cien me­tros. Pe­ro pu­de se­guir; la ara­ña de na­ve­ga­ción que­dó mal y lle­gué con el es- ca­pe dan­do gol­pes al sue­lo. Fa­tal, pe­ro lle­gué”, co­men­ta la pi­lo­to de KH-7, quien echó de me­nos “un re­co­rri­do con más du­nas y are­na”. “Vuel­vo a de­cir que soy cons­cien­te de que no lo te­nían fá­cil en ASO, ha­bía que ar­mar un nue­vo Da­kar, sim­ple­men­te me que­jo del re­cor­te que hi­cie­ron en al­gu­nas eta­pas y del ti­po de pe­na­li­za­cio­nes que apli­ca­ron cuan­do las neu­tra­li­za­ron. Esos cam­bios de cri­te­rio a la ho­ra de dar tiem­po a unos pi­lo­tos y a otros no tu­vie­ron mu­cho sen­ti­do. No me pa­re­cía jus­to, creo que con­di- cio­nó de­ma­sia­do la ca­rre­ra. La pri­me­ra semana fue al es­ti­lo de una Ba­ja, pe­ro la se­gun­da tam­po­co fue exi­gen­te, só­lo hu­bo dos días y me­dio real­men­te du­ros, y esos dos días los cor­ta- ron. Fue un Da­kar atí­pi­co, por el re­co­rri­do y por có­mo se ges­tio­nó. Si mi­ras la cla­si­fi­ca­ción, en­tre los diez pri­me­ros hay cua­tro ‘roo­kies’. Eso, en un Da­kar nor­mal, no pa­sa. Uno en­tra en­tre esos diez pri­me­ros, sí, pe­ro no cua­tro, y ade­más aca­ba­ría oc­ta­vo o así”, aña­de Sanz.

Pa­re­ce que fue ayer cuan­do Laia de­bu­tó en el Da­kar, pe­ro ese ayer se fe­cha en 2011, son seis ya las aven­tu­ras de la ca­ta­la­na en el raid más exi­gen­te del mundo. “Es ver­dad que no he he­cho una gran eta­pa como otros años, pe­ro el ni­vel es­te

Cla­ví­cu­la “Fue una caí­da fuer­te, a 120 km/h. Me le­van­té y no en­con­tra­ba la mo­to”

Re­sul­ta­do “Me que­do con ha­ber aca­ba­do mis seis da­ka­res, al­go muy com­pli­ca­do”

Pla­nes 2016 “Ha­ré más prue­bas

del Mun­dial pa­ra lle­gar más pre­pa­ra­da al Da­kar”

año ha si­do al­tí­si­mo y las eta­pas fue­ron muy rá­pi­das. Creo que ten­go que que­dar­me con el he­cho de que he aca­ba­do seis da­ka­res de seis, al­go que muy po­ca gen­te pue­de de­cir. Es muy com­pli­ca­do”, apun­ta, mien­tras se echa mano al hom­bro. He­ri­das de gue­rra, ese es­guin­ce en el li­ga­men­to de la cla­ví­cu­la que le obli­ga­rá a reha­bi­li­ta­ción du­ran­te un mes. ¿Y lue­go? “Doh­rin­ger (su je­fe) me di­jo que te­ne­mos que ha­blar. En 2015 hice Ma­rrue­cos y Mer­zou­ga, dos prue­bas del Mun­dial de raids, se­gu­ra­men­te ha­ga­mos al­gu­na más es­te año. Y es­pe­ro es­tar con la mo­to gran­de, en vez de só­lo des­de sep­tiem­bre, to­do el año pa­ra lle­gar lo me­jor po­si­ble al Da­kar”,

avan­za Sanz. Abu Dha­bi y

Qa­tar, que abren el ca­len­da­rio en abril, cuen­tan con mu­chas pa­pe­le­tas, te­nien­do en cuen­ta que el Mun

dial de en­du­ro, en el que bus­ca­rá su quin­to tí­tu­lo con­se­cu­ti­vo, no arran­ca has­ta el mes de ju­nio.

No va­ya­mos tan rá­pi­do. Si­ga­mos mi­ran­do por el re­tro­vi­sor ese Da­kar en el que Laia dis­fru­tó “de una mo­to muy bue­na y un equi­po ge­nial” y en el que una nue­va ra­za de en­du­re­ros agi­tó la coc­te­le­ra. Por ejem

plo, An­toi­ne Méo. “Yo di­je, y me equi­vo­qué só­lo al fi nal, y no por mu­cho, que ha­ría po­dio es­te año. Y fa­lló el pro­nós­ti­co por­que tu­vo que cu­brir la úl­ti­ma eta­pa con el es­ca­foi­des ro­to”. O Iván Cer­van­tes, del que di­ce: “Lo veo con el ta­len­to y la ve­lo­ci­dad pa­ra es­tar de­lan­te, aunque le ha cos­ta­do al­go la na­ve­ga­ción. Pe­ro es su pri­mer Da­kar, así que es nor­mal”. Eso sí, cuan­do a Laia se la caen los elo­gios de los bol­si­llos es al ha­blar de Pri­ce, com­pa­ñe­ro en KTM y cam­peón: “Ha­bía du­das de có­mo res­pon­de­ría cuan­do la na­ve­ga­ción ga­na­ra en pro­ta­go­nis­mo, de­cía­mos, ‘ cuan­do es­te­mos en la are­na, a ver qué ha­ce’. Pe­ro abrió pis­ta, se mos­tró só­li­do y ga­nó. Y aho­ra he vis­to imá­ge­nes su­yas en la te­le y es im­pre­sio­nan­te. Siem­pre me ha gus­ta­do có­mo va en mo­to, pe­ro ver­lo en si­tios ro­tos y con la mo­to quie­ta... pa­re­ce que no co­rra”. Es en­ton­ces, apro­ve­chan­do esa iner­cia, esa rue­da a se­guir de Laia, cuan­do pre­gun­ta­mos: ¿ Cree que Pri­ce hu­bie­ra ga­na­do a Ba­rre­da si Joan no hu­bie­ra te­ni­do que aban­do­nar por aque­lla ave­ría? “Creo que sí”, con­tes­ta. Y al hi­lo, Sanz ase­gu­ra que el aus­tra­liano se­rá “a par­tir de aho­ra un hue­so du­ro de roer, ha co­gi­do con­fian­za y se lo cree”. ¿Y con Co­ma, ha­bría si­do ca­paz de com­pe­tir con él por el tí­tu­lo? Da­kar fic­ción, lo sa­be­mos, pe­ro... “No lo sé. Qui­zá es­te no ha­bría si­do un año tan pa­ra Co­ma, tan al es­ti­lo de una Ba­ja y po­ca na­ve­ga­ción, que es don­de él ha­cía las di­fe­ren­cias y te­nía la pi­car­día de sa­ber dón­de ata­car. Es di­fí­cil res­pon­der a eso”, de­cla­ra Sanz. Lo que sí tie­ne cla­ro es que, pe­se al sa­bor agri­dul­ce que le de­jó el Da­kar, el he­cho de aca­bar­lo siem­pre su­po­ne una vic­to­ria: “Por un la­do es­toy muy con­ten­ta de la pri­me­ra semana, no era pa­ra mí por el ti­po de re­co­rri­do y me de­fen­dí bien. Y en la se­gun­da, don­de te­nía que ha­cer­lo bien, no me sa­lió na­da re­don­do. Pri­me­ro por el cor­te en la es­pe­cial, al día si­guien­te por pro­ble­mas me­cá­ni­cos, des­pués la caí­da... pe­ro a pe­sar de to­do el Top 15 lo hu­bie­se fir­ma­do an­tes de sa­lir de Es­pa­ña. El sa­bor de bo­ca no es del to­do bueno, pe­ro eso no ha­ce más que aña­dir mo­ti­va­ción pa­ra el año que vie­ne y así me­jo­rar”.

Me­jo­rar y cre­cer. E in­ven­tar­se nue­vos re­tos y mon­ta­ñas que su­bir, en el ca­so de Laia ca­si en sen­ti­do li­te­ral. Su nue­vo de­sa­fío no es otro que el Erz­berg

Ro­deo, la com­pe­ti­ción de re­fe­ren­cia del hard en­du

ro. Más de 1.500 pi­lo­tos con el ob­je­ti­vo de su­pe­rar el Gi­gan­te de Hie­rro, una an­ti­gua mi­na a cie­lo abier­to en Aus­tria. “En KTM ten­drían ga­nas y a mí me gus­ta­ría pro­bar pa­ra sa­ber has­ta dón­de lle­go. Se ha­ce con una ‘ dos tiem­pos’. No sé si sa­bría por­que en mo­to de en­du­ro no he ido con ‘dos tiem­pos’ y en la de trial, fue ha­ce tan­tos años...”, co­men­ta Laia, pe­ro la son­ri­sa le de­la­ta. Ella quie­re co­rrer esa prue­ba, un nue­vo re­to en­tre el Mun­dial de en­du­ro, el de raids y... un nue­vo Da­kar en el ho­ri­zon­te. Só­lo que­da un año. “Es bueno que que­den on­ce me­ses por­que ten­go tiem­po pa­ra pre­pa­rar­me. Y ade­más, cuan­do no aca­ba de ir to­do como tú quie­res, pues ya tie­nes ga­nas de que lle­gue el si­guien­te. Creo que lo pre­pa­ra­re­mos me­jor que es­te año”, afir­ma. Re­cién ate­rri­za­da. Tras 9.500 ki­ló­me­tros de ba­ta­lla. Con el jet lag a cues­tas y la cla­ví­cu­la mal­tre­cha. ¿Qué ten­drá el Da­kar cuan­do lo ben­di­cen? Era el agua, lo sé, pe­ro aquí nos va­le.

IM­PRE­SIO­NES DEL DA­KAR. Laia Sanz, du­ran­te su vi­si­ta de ayer a la Re­dac­ción de AS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.