Curryy la­sen­da del ba­lon­ces­to mo­derno

AS (Las Palmas) - - MEDIOS - Miguel An­tú­nez No­voa Al­ba­ce­te

Ha­ce unos días, ha­blan­do so­bre la NBA con un ami­go, co­men­tá­ba­mos el in­creí­ble ni­vel que es­tá de­mos­tran­do Gol­den State Warriors y, en par­ti­cu­lar, su es­tre­lla, Step­hen Curry. Pe­ro mi ami­go, sin qui­tar­le el mé­ri­to que me­re­ce, me co­men­tó que no creía que fue­ra el me­jor ju­ga­dor de ba­lon­ces­to hoy en día.

Es­ta de­cla­ra­ción me sor­pren­dió al prin­ci­pio, por­que no pue­do en­ten­der có­mo al­guien que ve ha­bi­tual­men­te la NBA no pien­sa en Curry como el me­jor. Pe­ro des­pués, y ana­li­zán­do­lo un po­co, creo que el problema es­tá en el múscu­lo. Ve­ni­mos de años de do­mi­nio de Leb­ron, que apar­te de la ca­li­dad y los fun­da­men­tos, es una api­so­na­do­ra fí­si­ca­men­te. Arrolla li­te­ral­men­te a los ri­va­les. La gen­te que se ha acos- tum­bra­do a eso no pue­de en­ten­der có­mo el ju­ga­dor que es­tá más en las An­tí­po­das es aho­ra quien mar­ca el rit­mo.

Pe­ro el ba­lon­ces­to es­tá cam­bian­do a gol­pe de tri­ple, de ma­gia, de es­pec­tácu­lo. Y no lo es­tá ha­cien­do a ba­se de cen­tí­me­tros ni de fí­si­co. Y ahí man­da más que na­die el nú­me­ro 30 de los Warriors, que ac­tual­men­te es in­de­fen­di­ble (que se lo di­gan a los Spurs). ¿Y qué ma­yor sín­to­ma de su­pe­rio­ri­dad hay que los ri­va­les no se­pan có­mo pa­rar­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.