Una evo­lu­ción va­lio­sa que hay que pa­gar

La mar­ca co­rea­na ofre­ce un to­do­ca­mino muy lo­gra­do pe­ro que re­nun­cia al ar­gu­men­to an­te­rior de un pre­cio in­fe­rior

AS (Las Palmas) - - LA PRUEBA DEL MES - RAÚL RO­MO­JA­RO

Son los co­ches de mo­da en el mer­ca­do es­pa­ñol. Los to­do­ca­mino com­pac­tos aca­pa­ran el in­te­rés de los au­to­mo­vi­lis­tas por su es­té­ti­ca, po­li­va­len­cia y fun­cio­na­li­dad. Así que Hyun­dai ha que­ri­do apos­tar fuer­te en un seg­men­to en au­ge y lo ha­ce re­cu­pe­ran­do la de­no­mi­na­ción

Tuc­son pa­ra sus­ti­tuir al an­te­rior iX35. Un cam­bio ra­di­cal de nom­bre por­que la evo­lu­ción en el con­cep­to lo me­re­ce. Si su pre­de­ce­sor con­ven­ció y triunfó, el re­cién lle­ga­do tie­ne ar­gu­men­tos pa­ra mos­trar­se in­clu­so más am­bi­cio­so.

Un au­to­mó­vil es­té­ti­ca­men­te muy agra­da­ble, que ha cre­ci­do en to­das sus co­tas pa­ra ser más ca­paz, con mo­to­res de ga­so­li­na y ga­só­leo avan­za­dos, un equi­pa­mien­to de pri­mer ni­vel jun­to a com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co que sor­pren­de. Es de­cir, tie­ne lo ne­ce­sa­rio pa­ra en­fren­tar­se sin com­ple­jo al­guno a sus ri­va­les más cua­li­fi­ca­dos aunque pa­ra con­se­guir­lo ha asu­mi­do un tri­bu­to que se an­to­ja inevi­ta­ble: el au­men­to en sus pre­cios. Los mo­de­los co­rea­nos si­guen dis­fru­tan­do, en ge­ne­ral, de una óp­ti­ma re­la­ción en­tre su ca­li­dad y el pre­cio pe­ro ha­ce tiem­po que el con­cep­to de cho­llo se es­fu­mó de sus ta­ri­fas. La ver­sión que nos ocu­pa, un tur­bo­dié­sel que gas­ta po­co aunque só­lo en­tre­ga 115 CV (ci­fra jus­ta pa­ra un vehícu­lo de ta­lan­te fa­mi­liar y que pe­sa 1.500 ki­los), se aso­ma al abis­mo de los 28.000 eu­ros con un equi­pa­mien­to

Tecno... que no es el su­pe­rior de la ga­ma (Sty­le).

Una vez acla­ra­do es­te po­si­cio­na­mien­to de pre­cio, la reali­dad es que el Tuc­son jus­ti­fi­ca lo que cues­ta. Ade­más de ser bo­ni­ta, su ca­rro­ce­ría da pa­so a un in­te­rior de los más am­plios en su cla­se, con asien­tos có­mo­dos en ca­da pla­za y es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra pier­nas y hom­bros tam­bién en las tra­se­ras; se com­ple­men­ta con un ma­le­te­ro más gran­de que el del iX35 y que, ade­más, pue­de cre­cer gra­cias a la mo­du­la­bi­li­dad de los asien­tos.

Los aca­ba­dos son co­rrec­tos y só­lo al­gu­nos plás­ti­cos des­en­to­nan mí­ni­ma­men­te, pe­ro se tra­ta de un pe­ca­do ve­nial en cuan­to apre­cia­mos lo com­ple- to de su equi­pa­mien­to, tan­to de con­fort como es­pe­cial­men­te de se­gu­ri­dad, con de­ta­lles pro­pios de co­ches de pre­cio y as­pi­ra­cio­nes su­pe­rio­res.

Los más exi­gen­tes qui­zá de­be­rían de­can­tar­se por mo­to­res de ma­yor ren­di­mien­to que el del bá­si­co dié­sel, por­que el cha­sis es­tá con­ce­bi­do pa­ra mu­cho más; la di­rec­ción eléc­tri­ca es de­ma­sia­do asis­ti­da pe­ro el res­to acom­pa­ña sin re­chis­tar en una con­duc­ción di­ná­mi­ca: sus­pen­sio­nes fir­mes pe­ro no tos­cas, bue­nos fre­nos, aplo­mo en los apo­yos, ca­ren­cia de ba­lan­ceos ex­ce­si­vos... En es­to tam­bién Hyun­dai ha ga­na­do mu­cho.

Hyun­dai Tuc­son

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.