Llull se des­ta­pa en un triun­fo vi­tal del Ma­drid

Su­mó 18 pun­tos y 7 asis­ten­cias Gran de­fen­sa del equi­po blan­co

AS (Las Palmas) - - BA-LON-CES-TO - RI­CAR­DO GON­ZÁ­LEZ

Re­edi­tar una fi nal y vol­ver a ga­nar­la, reac­ti­va a cual­quie­ra, aunque so­lo se tra­te del Top-16. Triun­fo vi­tal en el gru­po de la muer­te y triun­fo de pres­ti­gio, de los que no iba so­bra­do el Ma­drid es­te cur­so. Lle­ga­ba de tro­pe­zar an­te el Ba­rça, y an­te otros gran­des europeos. Vic­to­ria ade­más con Llull desata­do pe­se a sus li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas. Bien arro­pa­do por Ayón y Re­yes y por los chis­pa­zos de Ser­gio.

Prue­ben a tra­gar un bo­ca­di­llo de pol­vo­ro­nes a pa­lo se­co. Me­dir­se al Olym­pia­cos vie­ne a ser una ex­pe­rien­cia si­mi­lar. Un mal tra­go. Pe­ro los de El Pi­reo no an­dan fi­nos, no con el ba­lón en las ma­nos, lo que hi­zo tam­bién que su­frie­ran gra­ves des­co­ne­xio­nes atrás que de­can­ta­ron el due­lo. El Ma­drid mos­tró una in­ten­si­dad de­fen­si­va, ¡por fi n!, a la al­tu­ra del enemi­go y en ata­que su­po mas­ti­car lo que le echa­ran.

Pa­pa­pe­trou, un ale­ro al­to de tre­men­do fu­tu­ro, dio jue­go como in­te­rior y la reapa­ri­ción de Lo­jes­ki sen­tó bien a los grie­gos. Los peo­res mi­nu­tos blan­cos, ya en el se­gun­do cuar­to, coin­ci­die­ron con Thomp­kins y Willy en pis­ta. Aunque pa­ra ser jus­tos, lo que pe­só fue la au­sen­cia de Ayón y de Re­yes. De­ter­mi­nan­tes, como Ca­rroll en­ton­ces. Los tres coin­ci­die­ron en can­cha pa­ra ce­rrar la pri­me­ra par­te con una do­ce­na de pun­tos: 12-2 de par­cial.

El ter­cer pe­rio­do co­gió a am­bos equi­pos con la bo­ca lle­na. Ya sa­ben, de man­te­ca­dos con pan. Una pas­ta im­po­si­ble de de­glu­tir. Ins­tan­tes de es­pe­su­ra has­ta que apa­re­ció la fres­cu­ra del Cha­cho. Pim- pam de Ser­gio y pum de Llull. Tres tri­ples que lan­za­ron al cam­peón fren­te el me­jor equi­po de la dé­ca­da. Ayón y Re­yes tam­bién an­da­ban por ahí y la ren­ta to­có los 18 pun­tos (61-43). Gran de­fen­sa so­bre Spa­nou­lis. Bien per­se­gui­do por todos, y bien per­se­gui­do por Tay­lor. La­bor útil en au­sen­cia de Ma­ciu­lis. Por si que­da­ban co­sas que acla­rar, Llull em­bo­có una man­da­ri­na su­pre­ma des­de… diez me­tros. Lue­go me­tió otro ti­ra­zo, ese ya como dic­tan los cá­no­nes. Y no an­da bien del to­do, pe­ro la ga­rra y la cla­se si­guen in­tac­tas. “Có­mo no te voy a que­rer, si me hi­cis­te cam­peón de Eu­ro­pa…”, vol­vió a can­tar la gra­da. Al fi­nal, dos pe­ros: las mo­les­tias del Cha­cho, que ten­drá que pa­rar, y la di­fe­ren­cia de pun­tos, que ba­jó a 12. Co­sas del gru­po de la muer­te. To­ca su­frir.

IM­PE­RIAL. Llull su­pera a Man­tza­ris y ano­ta dos de los 18 pun­tos que su­mó con­tra el Olym­pia­cos, an­te la mi­ra­da de unos des­afor­tu­na­dos Spa­nou­lis y Prin­te­zis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.