In­ves­ti­gan los pa­sa­por­tes de Slaugh­ter y Andy Pan­ko

El juz­ga­do 27 de Ma­drid les in­te­rro­ga­rá en Tur­quía y Fran­cia

AS (Las Palmas) - - BALONCESTO - AS /

El ti­tu­lar del juz­ga­do nú­me­ro 27 de Ma­drid in­ves­ti­ga a los ju­ga­do­res Mar­cus Slaugh­ter y Andy Pan­ko por fal­se­dad en do­cu­men­to pú­bli­co cuan­do per­te­ne­cían la tem­po­ra­da pa­sa­da al Real Ma­drid y al Fuen­la­bra­da, res­pec­ti­va­men­te, se­gún publica el dia­rio ABC. Am­bos ob­tu­vie­ron un pa­sa­por­te de Gui­nea Ecua­to­rial pa­ra ju­gar como co­mu­ni­ta­rios en vir­tud de los acuer­dos de Co­to­nú.

La Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la fue la que dio la voz de alar­ma al Con­se­jo Su­pe­rior de Deportes y a la ACB cuan­do com­pro­bó que el do­cu­men­to de Pan­ko que se pre­ten­día ins­cri­bir te­nía la mis­ma nu­me­ra­ción que el de Slaugh­ter. Am­bos, ade­más, se ob­tu­vie­ron en el con­su­la­do de Gui­nea Ecua­to­rial en Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria, se­gún ABC. Los dos ju­ga­do­res com­par­ten agen­cia de re­pre­sen­ta­ción, Beobas­ket, cu­yo due­ño es Mis­ko Raz­na­to­vic, uno de los prin­ci­pa­les agen­tes europeos.

El juez ha cur­sa­do sen­das co­mi­sio­nes ro­ga­to­rias a Tur­quía, don­de es­tá aho­ra Slaugh­ter (Da­rus­sa­fa­ka), y a Fran­cia, don­de mi­li­ta Pan­ko (Nancy), pa­ra to­mar­les de­cla­ra­ción como in­ves­ti­ga­dos por vi­deo­con­fe­ren­cia en pre­sen­cia de su abo­ga­do en un juz­ga­do lo­cal. Re­nun­cia. Slaugh­ter ob­tu­vo el pa­sa­por­te pa­ra ju­gar la pa­sa­da Co­pa del Rey como co­mu­ni­ta­rio, y tam­bién va­rios par­ti­dos de la Li­ga En­de­sa, pe­ro no el pla­yoff fi­nal, cuan­do el Ma­drid su­po del ori­gen du­do­so de su do­cu­men­to y le ins­cri­bió como es­ta­dou­ni­den­se. Igual que hi­zo to­do el cur­so en la Eu­ro­li­ga. En el ca­so de Pan­ko, el Fuen­la­bra­da, aler­ta­do por la ACB, no lle­gó a ins­cri­bir­le. El ma­gis­tra­do ha re­ci­bi­do los cer­ti­fi­ca­dos de na­cio­na­li­dad de am­bos ju­ga­do­res des­de Gui­nea Ecua­to­rial y, en el ca­so de Pan­ko, fal­tan fo­lios en su dos­sier. La fal­se­dad en do­cu­men­to pú­bli­co co­me­ti­do por un par­ti­cu­lar es un de­li­to que con­tem­pla pe­nas de seis me­ses a dos años de pri­sión.

La si­tua­ción de Mar­cus Slaugh­ter con­di­cio­nó la pla­ni­fi­ca­ción del Ma­drid pa­ra la pre­sen­te tem­po­ra­da. Pe­se al fi­cha­je del ame­ri­cano Thomp­kins y la con­ti­nui­dad del me­xi­cano Ayón , la in­ten­ción ini­cial era re­te­ner al pí­vot, pe­ro usan­do el pa­sa­por­te es­ta­dou­ni- den­se con el que hu­bie­ra ju­ga­do más en la Eu­ro­li­ga, don­de no hay res­tric­ción de ex­tra­co­mu­ni­ta­rios. Pe­ro Slaugh­ter, ma­dri­dis­ta con­fe­so, re­ci­bió una muy bue­na ofer­ta del Da­rus­sa­fa­ka. Un ca­so si­mi­lar al de KC Ri­vers, cu­yo pa­sa­por­te de Gui­nea Bis­sau no fue va­li­da­do por el CSD. El Ma­drid tu­vo que pres­cin­dir de él y fi­chó por el Ba­yern, aunque tras fi­na­li­zar su con­tra­to tem­po­ral con el equi­po ale­mán, el club de la ca­pi­tal le ha re­cu­pe­ra­do.

Precaución El Ma­drid no qui­so usar el pa­sa­por­te co­to­nú de Slaugh­ter en la fi­nal ACB

Andy Pan­ko, en el Nancy.

EN EL DA­RUS­SA­FA­KA. Mar­cus Slaugh­ter jue­ga es­ta tem­po­ra­da en la Li­ga tur­ca y en la Eu­ro­li­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.