Un in­hu­mano Djo­ko­vic bo­rra a Fe­de­rer y pi­sa su sex­ta fi­nal

“La ri­va­li­dad con Ro­ger y Nadal me ha he­cho cre­cer”, di­ce

AS (Las Palmas) - - TENIS - ALE­JAN­DRO DELMÁS

El ni­vel in­hu­mano de con­fian­za de No­vak Djo­ko­vic ha ra­sea­do las ri­va­li­da­des en las al­tu­ras del te­nis. “Es­to es obs­ceno, Fe­de­rer es­tá com­ple­ta­men­te con­fun­di­do y des­con­cer­ta­do”, cla­ma­ba en la ESPN una cor­te de lo­cu­to­res-en­tre­na­do­res, Pa­trick McEn­roe, Brad Gil­bert y Da­rren Cahill, cuan­do el so­bre­na­tu­ral Djo­ko­vic de los dos pri­me­ros sets iba sa­can­do a ti­ras la piel del sun­tuo­so te­nis de Ro­ger Fe­de­rer.

Con el tan­teo de 6-1, 6-2, 36 y 6-3 que el nú­me­ro uno del mundo pro­pi­nó a Fe­de­rer, nú­me­ro tres, Djo­ko­vic se plan­tó en su sex­ta fi­nal del Abier­to de Aus­tra­lia, to­ma ven­ta­ja en la ri­va­li­dad con el sui­zo (23-22) e in­cre­men­ta a 37-1 su cuen­ta de re­sul­ta­dos des­de el co­mien­zo del US Open, en agos­to de 2015.

En el ini­cio del par­ti­do, Djo­ko­vic dio un ba­ño de reali­dad a to­do el mundo, em­pe­zan­do por el pro­pio sui­zo, ba­rri­do en so­lo diez mi­nu­tos con un 3-0 de­mo­le­dor y 12-2 en pun­tos.

Apo­ya­do en los gol­pes pla­nos de Fe­de­rer, Djo­ko­vic (“to­das es­tas ri­va­li­da­des con Ro­ger y Nadal me han ser­vi­do pa­ra cre­cer como ju­ga­dor”, rei- te­ra) subió la ve­lo­ci­dad me­dia de sus ti­ros de cam­po des­de los 118 km/h del res­to del tor­neo... has­ta 125 km/h. En so­lo 22 mi­nu­tos, el ser­bio to­mó el pri­mer set con ese inusi­ta­do 61, 12 erro­res no for­za­dos de Ro­ger... y dos de Djo­ko­vic, un ju­ga­dor de otro pla­ne­ta, sin un pun­to dé­bil y al que la ve­lo­ci­dad de bo­la de Fe­de­rer ha de­ja­do de cau­sar el me­nor da­ño.

En so­lo 54 mi­nu­tos, el par­ti­do y Fe­de­rer via­ja­ban se­pul­ta­dos ba­jo un atro­na­dor 6-1 y 6-2: exac­ta­men­te el mis­mo mar­ca­dor que ha­bía caí­do so­bre Ra­fa Nadal en la fi­nal de Doha. En el ter­cer set, Fe­de­rer se re­be­ló y aca­bó 6-3. Pe­ro clau­di­có en la cuarta: 6-3. El gra­do de so­me­ti­mien­to del lu­jo­so te­nis de Fe­de­rer se de­la­ta en los es­ca­sos 13 erro­res no for­za­dos que co­me­tió Djo­ko­vic... por los 40 en que in­cu­rrió el pro­pio Ro­ger. El mis­mo Djo­ko­vic ad­mi­tió que los dos pri­me­ros sets fue­ron in­creí­bles. ‘Obs­ce­nos’, como se di­ga. De otra ga­la­xia. De otro pla­ne­ta.

IN­SA­CIA­BLE. La mi­ra­da de Djo­ko­vic le de­la­ta: quie­re más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.