El men­sa­je de Zi­da­ne: “Cor­ti­ta y al pie”

Es enemi­go de dar mu­chos con­cep­tos en sus char­las

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID-ESPANYOL - POR FRÉ­DÉ­RIC HERMEL

En ma­te­ria de co­mu­ni­ca­ción exis­ten dos ti­pos de Zi­da­ne: el que se ex­pre­sa pú­bli­ca­men­te y de­lan­te de las cá­ma­ras y los mi­cró­fo­nos, y el que char­la con sus fut­bo­lis­tas en el se­cre­tis­mo del ves­tua­rio. El pri­me­ro ha sor­pren­di­do a los que no lo co­no­cían bien. Se le ve suel­to en las con­fe­ren­cias de pren­sa, no con­si­de­ra a los pe­rio­dis­tas como enemi­gos, no elu­de nin­gu­na pre­gun­ta y no usa es­te di­fí­cil ejer­ci­cio pa­ra ca­len­tar y em­pe­zar a ju­gar los par­ti­dos fue­ra del cam­po. Só­lo in­ten­ta com­par­tir sus ideas e in­ten­cio­nes fut­bo­lís­ti­cas y trans­mi­tir su ale­gría por es­tar don­de so­ña­ba es­tar: en el ban­qui­llo del Ma­drid.

Pe­ro aunque es­te as­pec­to de su pro­fe­sión em­pie­za a gus­tar­le, lo que le en­can­ta de ver­dad al fran­cés es la co­mu­ni­ca­ción con los fut­bo­lis­tas. Con Be­ní­tez, és­te era el prin­ci­pal problema. Con Zi­zou eso apa­re­ce ya como una de las so­lu­cio­nes pa­ra que el equi­po vuel­va a fun­cio­nar bien.

Como ex­ju­ga­dor que es (le gus­ta re­cor­dar siem­pre sus “die­ci­sie­te años de ves­tua­rio a la es­pal­da”), sa­be que los fut­bo­lis­tas de al­to ni­vel no quie­ren que les co­man el coco con gran­des lec­cio­nes y lar­gas char­las. Al igual que An­ce­lot­ti con­si­de­ra que la tác­ti­ca de­be ser an­te to­do una for­ma de pro­te­ger al ju­ga­dor fren­te a las sor­pre­sas de un par­ti­do, el nue­vo en­tre­na­dor del Ma­drid opi­na que la trans­mi­sión de de­ma­sia­dos con­cep­tos tác­ti­cos pue­de lle­gar a con­fun­dir al pro­fe­sio­nal. Por ello, su co­mu­ni­ca­ción se ha­ce “cor­ti­ta y al pie”. Cuan­do ha­bla con uno de sus hom­bres, le da como má­xi­mo dos men­sa­jes tác­ti­cos muy cla­ros y muy di­rec­tos. Y siem­pre aca­ba con un “y aho­ra, a ju­gar y a dis­fru­tar”. Una for­ma de di­ri­gir que gus­ta mu­cho a la plan­ti­lla por­que no le lle­gan men­sa­jes con­tra­dic­to­rios. Los fut­bo­lis­tas com­pren­den lo que tie­nen que ha­cer so­bre el cés­ped. Así lo lle­gó a con­fe­sar Is­co: “En­ten­de­mos me­jor lo que nos pi­de el en­tre­na­dor”. Por ello, los afi­cio­na­dos ya ven a qué jue­ga el Real Ma­drid...

Li­ber­tad Y su men­sa­je siem­pre aca­ba con: “Y aho­ra, a ju­gar y a dis­fru­tar”

ATEN­TOS. Los ma­dri­dis­tas es­cu­chan a Zi­da­ne du­ran­te la char­la en un en­tre­na­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.