Los co­ches ce­rra­dos son la op­ción de fu­tu­ro

La FIA de­ci­de op­tar por una ma­yor se­gu­ri­dad fren­te a los gol­pes en la ca­be­za de los pi­lo­tos y se in­cli­na por un sis­te­ma mix­to con una au­reo­la jun­to al con­duc­tor que po­dría po­ner­se ya en mar­cha en 2017

AS (Las Palmas) - - MAS MOTOR - MA­NU FRAN­CO

Só­lo exis­ten tres deportes: el to­reo, las ca­rre­ras de co­ches y el montañismo. El res­to son sim­ples jue­gos”. Lo de­cía Er­nest He­ming­way que re­for­za­ba su ar­gu­men­to con la no­ble­za que tie­ne aque­lla ac­ti­vi­dad en la que po­nes en jue­go tu vi­da. Y en­la­za con la fra­se le­gen­da­ria de que el mo­tors­port o es pe­li­gro­so o no es.

Y vie­ne al ca­so por­que las úl­ti­mas muer­tes en el au­to­mo­vi­lis­mo han lle­ga­do a cau­sa de gol­pes en la ca­be­za. Y des­de ha­ce unos años la FIA tra­ba­ja en la in­clu­sión del cock­pit ce­rra­do, al­go que po­dría lle­gar in­clu­so en 2017. La op­ción Ha­lo di­se­ña­da por Mer­ce­des pa­re­ce ser la ele­gi­da.

An­te­ce­den­tes. Jack Brab­ham uti­li­zó un cock­pit se­mi-ce­rra­do en el GP de Ita­lia de 1967. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de aho­ra no bus­ca­ba una ma­yor se­gu­ri­dad sino una me­jo­ra ae­ro­di­ná­mi­ca en el co­che de su pro­pia es­cu­de­ría.

Pi­lo­tos. La ma­yor par­te es­tán a fa­vor de al­gu­na so­lu­ción. Alex Wurz, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Pi­lo­tos: “Los ex­per­tos y los pi­lo­tos estamos de acuer­do en que la au­reo­la de­be co­lo­car­se, es­pe­re­mos que los equi­pos es­tén de acuer­do”. Otros como Alon­so y But­ton ven bien la idea, a Vet­tel le preo­cu­pa la vi­si­bi­li­dad.

Sis­te­ma Ha­lo. Con­sis­te en una es­pe­cie de ar­co si­tua­do en la par­te su­pe­rior del ha­bi­tácu­lo. Se apo­ya so­bre un pi­lar cen­tral que que­da fren­te de los ojos del pi­lo­to. Ser­vi­ría pa­ra des­viar ob­je­tos de cier­to ta­ma­ño que se pro­yec­ten con­tra el cas­co. No se em­pa­ña­ría en ca­so de llu­via y no ha­bría pro­ble­mas en ca­so de ex­trac­ción, al­go que es un ries­go en el ca­so de los cock­pit ce­rra­dos como los de los ca­za­bom­bar­de­ros.

Prue­bas. La FIA hi­zo unos test en un cir­cui­to in­glés con tres op­cio­nes de cock­pit ce­rra­dos, uno de po­li­car­bo­na­to, otro de ma­te­rial ae­ro­es­pa­cial, y otro como el AFP-VB2 desa­rro­lla­do por Lo­tus. Se tra­ta­ba de dis­pa­rar un neu­má­ti­co de 20 ki­los a 225 km/h. En el pri­mer ca­so no aguan­tó, pe­ro en los otros dos no su­frie­ron nin­gu­na de­for­ma­ción.

Ac­ci­den­tes. Ju­les Bian­chi, en F-1, Jus­tin Wil­son, en Indy, Henry Sur­tees en F-2 (en es­tos dos úl­ti­mos ca­sos un ob­je­to im­pac­to con­tra ellos) han fa­lle­ci­dos por ac­ci­den­tes con gol­pes en la ca­be­za.

Pro­ble­mas. So­bre to­do dos, la es­ca­sa vi­si­bi­li­dad y la tar­dan­za en ex­traer al pi­lo­to (aho­ra de­be ser de cin­co se­gun­dos). Tam­bién los cos­tes.

Be­ne­fi­cios. Ac­ci­den­tes como los de Sur­tees o Wil­son po­drían ha­ber­se evi­ta­do con es­te sis­te­ma. Y otros como el de Mas­sa en 2009.

De­ci­sión Los equi­pos se reunie­ron pa­ra po­ner en mar­cha la so­lu­ción ele­gi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.