Jack­son, el de­lan­te­ro fan­tas­ma

AS (Las Palmas) - - TELEVISIÓN -

Des­apa­re­ci­do. El Atle­ti ne­ce­si­ta­ba re­mon­tar en su es­ta­dio al Cel­ta y el su­pues­to fi­cha­je go­lea­dor de es­te año se que­dó en el ban­qui­llo. El Cho­lo lo ha in­ten­ta­do por ac­ti­va y pa­si­va, po­nién­do­lo de ti­tu­lar, dán­do­le mi­nu­tos con el ri­val can­sa­do, va­lo­ran­do su tra­ba­jo una y otra vez en las rue­das de pren­sa, aunque no la hu­bie­ra oli­do, pe­ro al fi­nal él mis­mo re­nun­ció a Jack­son en un mo­men­to de­ci­si­vo. Sal­vo me­ta­mor­fo­sis mi­la­gro­sa, la se­cre­ta­ría téc­ni­ca ro­ji­blan­ca ha pe­ga­do un ga­ti­lla­zo im­por­tan­te con es­ta in­ver­sión. Hay ju­ga­do­res a los que ni si­quie­ra Si­meo­ne pue­de cam­biar­les su na­tu­ra­le­za, y mi­ra que lo ha con­se­gui­do con otros, a los que ha he­cho me­jo­res fut­bo­lis­tas, pe­ro en el ca­so de Jack­son pa­re­ce im­po­si­ble. El cho­lis­mo no es su eco­sis­te­ma. La som­bra de Die­go Cos­ta en el Calderón em­pie­za a ser alar­ga­da, Mad­zu­kic tam­po­co cua­jó, lo mis­mo tie­nen que res­ca­tar­lo de su in­fierno en la Pre­mier.

Los cua­tro en el cen­tro. El Ma­drid em­pa­tó en el cam­po del Be­tis, pe­ro me­re­ció ga­nar y ju­gó me­jor que otros mu­chos par­ti­dos en los que go­leó. Ca­si to­do el par­ti­do se vio un equi­po do­mi­na­dor y am­bi­cio­so, que con­tro­la­ba el jue­go y lle­ga­ba to­can­do al área ri­val. Jun­tar en el me­dio a Mo­dric, Kroos, Is­co y Ja­mes no so­lo equi­li­bra el equi­po, sino que es una apues­ta por la aso­cia­ción que cam­bia to­tal­men­te la idea de jue­go. Con es­tos fut­bo­lis­tas el Ma­drid quie­re la pe­lo­ta y la do­mi­na, ocu­pa me­jor el cam­po con­tra­rio y se jun­ta con más fa­ci­li­dad. Is­co y Ja­mes tie­nen ca­li­dad pa­ra ir por fue­ra y por den­tro, co­nec­tan­do con Ben­ze­ma, apro­ve­chán­do­se de su ca­li­dad pa­ra lle­gar al gol; los la­te­ra­les en­cuen­tran ca­rri­les li­bres pa­ra su­bir y jun­tar­se en el ata­que y Mo­dric dis­po­ne de mu­chas más op­cio­nes pa­ra sa­car su ma­gia en la di­rec­ción. Es­te con­cep­to de jue­go, don­de todos co­rren a la vez, per­mi­te al equi­po lu­cir su ca­li­dad, do­mi­nar los par­ti­dos y pro­te­ger­se con la pe­lo­ta. Como en todos los sis­te­mas, los ju­ga­do­res ne­ce­si­tan unos po­cos par­ti­dos pa­ra me­ca­ni­zar ru­ti­nas y mo­vi­mien­tos, pe­ro en­se­gui­da iban a fun­cio­nar como una má­qui­na. Aho­ra, que Zi­da­ne de­ci­da si es­te es el ca­mino del Ma­drid o va a se­guir en­ca­de­na­do eter­na­men­te a la BBC.

El fu­tu­ro de Ney­mar. ¿A quién no le gus­ta­ría fi­char a Ney­mar? Si un club tie­ne mu­cho di­ne­ro, se lla­me como se lla­me, la me­jor for­ma de em­plear­lo se­ría fi­char al pró­xi­mo me­jor ju­ga­dor del mundo. El Ba­rça con­si­guió, la jus­ti­cia dirá si con de­li­to fis­cal o no, un fut­bo­lis­ta es­tra­té­gi­co que tie­ne ca­da día más pe­so en el equi­po, so­lo hay que ver lo que se le echó de me­nos en Má­la­ga y como ti­ró de la Co­pa an­te el Ath­le­tic. Aho­ra, el club azul­gra­na tie­ne en su mano ase­gu­rar­se la con­ti­nui­dad de nue­vo icono del fút­bol mun­dial, pe­ro el mer­ca­do se lo va a po­ner ca­ro, muy ca­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.