El Atlé­ti­co se sui­ci­da

Al Ba­rça le bas­ta con un buen cuar­to de ho­ra pa­ra ga­nar a un Atle­ti que per­dió los pa­pe­les Go­dín y Fi­li­pe Luis, ex­pul­sa­dos Vol­vió a apa­re­cer Mes­si

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - SANTI GIMÉNEZ

A ve­ces, mar­car pron­to un gol es con­tra­pro­du­cen­te. Es­ta­ba el Ba­rça ses­tean­do en su cam­po sin en­te­rar­se de que la te­la de ara­ña del Atlé­ti­co te­ji­da por Si­meo­ne le es­ta­ba co­mien­do la tos­ta­da, cuan­do de pron­to a Ko­ke se le ocu­rrió la peor idea po­si­ble. Ade­lan­tar al Atle­ti en el mar­ca­dor. A par­tir de ahí, el equi­po de Luis En­ri­que se des­pe­re­zó po­co a po­co, se to­mó un ca­fé y se dio una du­cha fría tras la que de­ci­dió en­trar en el par­ti­do en el mi­nu­to 28, que fue la pri­me­ra vez en la que Oblak tu­vo no­ti­cia de que el Ba­rça te­nía de­lan­te­ra. Dos mi­nu­tos más tar­de, el Ba­rça em­pa­ta­ba me­dian­te Mes­si; ocho mi­nu­tos des­pués, Suá­rez mar­ca­ba el se­gun­do y mien­tras el Atlé­ti­co no en­ten­día na­da, Fi­li­pe Luis se car­ga­ba las op­cio­nes de su equi­po al ga­nar­se una ro­ja ‘cum lau­de’ en una en­tra­da des­pro­por­cio­na­da a la ro­di­lla de Mes­si con los ta­cos por de­lan­te. En la se­gun­da, Go­dín le pu­so la pun­ti­lla a su pro­pio equi­po, que con 9 aguan­tó an­te un Ba­rça que de­ci­dió vol­ver a la sies­ta por­que al tran-tran, le bas­tó pa­ra ga­nar un par­ti­do por 2-1 que le des­ta­ca en la Li­ga mien­tras el Atlé­ti­co se sui­ci­da­ba ton­ta­men­te. Tu­vo el Atlé­ti­co el par ti­do en la mano du­ran­te los pri­me­ros 28 mi­nu­tos, en el que el sis­te­ma tác­ti­co de Si­meo­ne aho­gó la sa­li­da de ba­lón de un Ba­rça des­co­no­ci­do. Los blau­gra­na eran in­ca­pa­ces de sa­car la pe­lo­ta y de co­nec­tar con los de­lan­te­ros, mien­tras que los del Cho­lo, per­fec­ta­men­te pues­tos en el cam­po atraían todos los re­cha­ces. Pe­ro el tan­to de Ko­ke des­pe­re­zó al Bar­ce­lo­na, al que le bas­tó un cuar­to de ho­ra de ins­pi­ra­ción pa­ra des­truir to­do el tra­ba­jo que ha­bía des­ple­ga­do el Atlé­ti­co. Es lo que tie­ne el ta­len­to fren­te al es­fuer­zo. Lo que a uno le cues­ta ho­rro­res cons­truir, otro lo ha­ce en un de­cir Je­sús.

Y si en­ci­ma re­sul­ta que tie­nes al enemi­go en ca­sa, que es lo que le pa­só al Atlé­ti­co de Ma­drid, pues la co­sa se te com­pli­ca mu­cho más. La ex­pul­sión de Fi­li­pe es tan jus­ta como in­jus­ti­fi­ca­ble su ac­ción, mien­tras que la de Go­dín en la se­gun­da par­te es im­pro­pia de un fut­bo­lis­ta de su ex­pe­rien­cia y ca­li­dad. Ca­yó en la tram­pa de Suá­rez como un ju­ve­nil y se ga­nó una se­gun­da ama­ri­lla más que jus­ti­fi­ca­da. Por par­di­llo. Quién lo di­ría tra­tán­do­se de un gran­de como Go­dín.

Con nue­ve.

La ex­pul­sión del cen­tral uru­gua­yo cor­tó lo que lle­va­ba ca­mino de ser una reac­ción he­rói­ca del Atlé­ti­co de Ma­drid, que con diez en el ini­cio de la se­gun­da par­te ju­gó mu­cho me­jor que el Bar­ce­lo­na. De he­cho, el Ba­rça só­lo ju­gó bien un cuar­to de ho­ra y le fue su­fi­cien­te.

La se­gun­da par­te em­pe­zó como la pri­me­ra, con el Bar­ce­lo­na acu­la­do, fa­llan­do pa­ses y con el Atlé­ti­co des­ca­ra­do li­de­ra­do por un Ca­rras­co que da­rá que ha­blar. Pe­ro, mi­la­gros, a Lour­des. Con nue­ve, la mi­sión era im­po­si­ble y de pos­tre, Au­gus­to ca­yó le­sio­na­do. Ni el Ba­rça más es­pe­so era ca­paz de de­jar­se es­ca­par esos tres pun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.