Em­pa­te a pá­ja­ras

AS (Las Palmas) - - BARCELONA-ATLÉTICO DE MADRID -

Mes­si. Duer­me des­pier­to, por de­cir­lo así; cuan­do al Ba­rça le do­lía to­da­vía más de la cuen­ta el gol del Atle­ti, tan jus­to en­ton­ces, el de­lan­te­ro más im­por­tan­te del mundo se be­ne­fi­ció de una ju­ga­da que ve­nía con su se­llo y pu­so al equi­po en el ca­mino co­rrec­to. Has­ta ese mo­men­to en que el fút­bol bar­ce­lo­nis­ta se re­or­ga­ni­zó pa­ra dar­le so­sie­go a la ma­ra­bun­ta ma­dri­le­ña el equi­po azul­gra­na se ha­bía ador­na­do con sus tó­pi­cas re­sa­cas de la me­dia tar­de, en­tre me­lan­có­li­co y es­cép­ti­co. En me­dio de ese trán­si­to el más ador­me­ci­do era Mes­si, por­que de él siem­pre se es­pe­ra más. Y dio de sí lo que siem­pre da: pre­ci­sión sú­bi­ta, ga­nas de ga­nar. Y mar­có tras una se­rie de pa­ses que pa­re­cían he­chos so­lo pa­ra él. Cuan­do Fi­li­pe Luis ca­si lo de­ja con la ro­di­lla en el ai­re pa­re­cía que el Atlé­ti­co ha­bía en­via­do a un sol­da­do a mo­les­tar­lo y di­sua­dir­lo de ju­gar. Mes­si no es des­truc­ti­ble, me­nos cuan­do le en­tra ra­bia. Y ahí lo que san­cio­na­ba el ju­ga­dor ex­pul­sa­do era la ra­bia de Mes­si, que es gran par­te de su genio.

Ney­mar. En las mis­mas an­da Ney­mar. Con Suá­rez, que es más rá­pi­do de men­te que de pier­nas, el bra­si­le­ño le ha traí­do a Mes­si la con­tra­par­ti­da per­fec­ta. Mes­si pien­sa con el ba­lón en los pies, va im­pro­vi­san­do; Ney­mar di­bu­ja la ju­ga­da men­tal­men­te. Los dos son reite­ra­ti­vos, lo cual ha­ce más iló­gi­co que no le co­jan el tran­qui­llo los con­tra­rios. Ha­cen siem­pre lo mis­mo, los tres del tri­den­te, pe­ro na­die es ca­paz de do­mi­nar­los cuan­do es­tán en ple­ni­tud. Los asis­te la in­tui­ción del otro, de lo que va a ha­cer el enemi­go. Así sal­va­ron una pri­me­ra par­te que el Atlé­ti­co co­men­zó do­mi­nan­do mien­tras el Ba­rça dor­mi­do mi­ra­ba con la bo­ca abier­ta y el ár­bi­tro de­bía sor­pren­der­se de la as­pi­ra­ción de im­pu­ni­dad que los ju­ga­do­res ro­ji­blan­cos se atri- buían mien­tras apa­lea­ban a los me­jo­res de­lan­te­ros azul­gra­nas.

La sies­ta. Pe­ro el Ba­rça man­tie­ne la tra­di­ción de las sies­tas cuan­do más pe­li­gro­so se po­ne el par­ti­do. Como si esa me­lan­co­lía que ha­bi­ta en su al­ma des­de siem­pre re­sur­gie­ra cuan­do más ne­ce­si­ta los pun­tos o la glo­ria. Se re­sig­na como si ya hu­bie­ra ga­na­do; y en es­te ca­so el Atlé­ti­co diez­ma­do vol­vió a arro­llar­lo cuan­do pa­re­cía ven­ci­do. Esos mi­nu­tos de la se­gun­da par­te en que Bra­vo y la suer­te arros­tra­ron jun­tos la ma­la ges­tión del triun­fo pu­so una y otra vez en pe­li­gro a un equi­po que pa­re­cía na­ci­do es­ta vez pa­ra ga­nar­lo to­do. Pe­ro el Atlé­ti­co tie­ne sus pro­pias pá­ja­ras. Des­pués de ha­ber usa­do lo me­jor de su mi­li­cia pa­ra aco­rra­lar otra vez al Bar­ce­lo­na, Go­dín imi­tó in­ne­ce­sa­ria­men­te a Fi­li­pe Luis y de­jó su equi­po a mer­ced de un Bar­ce­lo­na que se­guía con su sies­ta como si ya hu­bie­ra go­lea­do. El pe­li­gro no amai­nó por­que aunque se fue Griez­mann ahí si­guió el Atlé­ti­co cuan­do más pe­li­gro­so pa­re­ce, como Mes­si: cuan­do es­tá he­ri­do.

La for­tu­na. Se que­dó con nue­ve y por ese bo­que­te no su­frie­ron tan­to como cuan­do Mes­si to­mó, bre­ve­men­te, el con­trol del par­ti­do. Fue su­fi­cien­te, pe­ro no se fue el Ba­rça tan fe­liz. El Ba­rça ga­nó por for­tu­na, por su pro­pia for­tu­na. Su pá­ja­ra fue equi­va­len­te a la del Atlé­ti­co; ahí se aca­ba­ron los em­pa­tes, por­que el Ba­rça ga­nó y se co­lo­ca aún me­jor en la Li­ga. Pe­ro su fút­bol, que as­pi­ra a la glo­ria, fue pa­re­jo con el de cual­quier equi­po que se le opon­ga en la par­te in­fe­rior de la Li­ga: se vol­vió vul­gar; des­te­llos po­de­ro­sos de los su­yos sir­vie­ron más pa­ra la ga­le­ría que pa­ra el mar­ca­dor, y si no em­pa­tó el equi­po de Si­meo­ne fue por­que dios (en es­te ca­so, Mes­si) es gran­de. Y por­que dos ju­ga­do­res del Atlé­ti­co cre­ye­ron que to­do el mon­te es oré­gano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.