La Youth Lea­gue, In­fan­tino y Sal­man

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - ALFREDO RELAÑO

Las por­te­rías de la ciu­dad de­por­ti­va del Chel­sea tie­nen jun­to a la ba­se de los pa­los una hi­po­te­nu­sa in­tri­gan­te e in­ne­ce­sa­ria, que Dios sa­be a quién se le ocu­rrió po­ner ahí. Gil, ju­ve­nil va­len­cia­nis­ta, lan­zó un pe­nal­ti im­pe­ca­ble, fuer­te, ra­so y jun­to al pa­lo, pe­ro el ba­lón re­bo­tó en la mal­di­ta hi­po­te­nu­sa y el ár­bi­tro, en fun­ción de ca­te­to ma­yor, pen­só que ha­bía re­bo­ta­do en el pa­lo. El re­bo­te hi­zo sa­lir al ba­lón en sua­ve ar­co, lo que de­la­ta­ba que no era un ti­ro en el pa­lo, sino que ha­bía hi­po­te­nu­sa en­ce­rra­da, pe­ro el ca­te­to ma­yor no lo vio así. Eso le cos­tó al Va­len­cia sa­lir eli­mi­na­do de la Youth Lea­gue, sal­vo éxi­to en el re­cur­so. El al­can­ce que la ju­ga­da tu­vo en to­da Es­pa­ña y has­ta fue­ra de ella, ex­pli­ca la di­men­sión que ha al­can­za­do la Youth Lea­gue, uno de los bue­nos úl­ti­mos in­ven­tos del fút­bol. Ayer es­tu­ve en el Alfredo Di Sté­fano, vien­do al Ma­drid des­pa­char al Man­ches­ter City. Par­ti­do a par­king y gra­da lle­nos, a diez eu­ros la en­tra­da. Par­ti­do bueno, con cua­jo. Y, di­cho sea de pa­so, un ex­ce­len­te Bor­ja Ma­yo­ral, que tie­ne pin­ta de gran­de. Y, di­cho tam­bién de pa­so, dos ex­ce­len­tes la­te­ra­les de­re­chos, uno de los cua­les, Achraf, mar­có un go­la­zo y el otro, Da­ni, tu­vo que ju­gar en la iz­quier­da. Eso ha­ce aún más ra­ro el fi­cha­je de Da­ni­lo. Trai­go lo de la Youth Lea­gue aquí pa­ra ex­po­ner lo mu­cho que gus­ta có­mo fun­cio­na el fút­bol y lo mal que me sa­be lo mu­cho que han ro­ba­do los que or­ga­ni­za­ban es­to. Una pe­na, por­que ese sa­queo po­ne en sol­fa to­do, y lo cier­to es que to­do fun­cio­na bien me­nos tan­ta mano lar­ga. Maroto ha en­tre­vis­ta­do es­tos días a In­fan­tino ya Sal­man, des­ta­ca­dos as­pi­ran­tes a la FIFA. In­fan­tino ofre­ce re­for­mas, pe­ro le pa­re­ce bien que Pla­ti­ni si­ga co­bran­do en la UEFA. Sal­man ha­bla de se­pa­rar el fút­bol del di­ne­ro. Sue­na me­jor, si eso fue­ra po­si­ble. La úni­ca re­for­ma ne­ce­sa­ria es que se de­je de ro­bar. Lo de­más es­tá muy bien.

“...HA­BÍA HI­PO­TE­NU­SA

EN­CE­RRA­DA, PE­RO EL

CA­TE­TO MA­YOR NO LO

VIO ASÍ. ESO LE....

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.