El­co­le­gia­do­sin­co­le­gio

Noen­to­dos­los­paí­ses­seor­ga­ni­zan­co­moe­nEs­pa­ña

AS (Las Palmas) - - LA OPINIÓN - ÁLEX GRI­JEL­MO

Me sor­pren­dió que al ár­bi­tro le lla­ma­ran co­le­gia­do, la pri­me­ra vez que lo oí en la te­le­vi­sión. Como yo era un ni­ño, pen­sé que ellos tam­bién te­nían que ir al co­le­gio, y lo atri­buí a que en eso del ar­bi­tra­je na­die ter­mi­na­ba nun­ca de apren­der­lo to­do.

Con el tiem­po en­ten­dí que yo no es­ta­ba co­le­gia­do, sino es­co­la­ri­za­do, y que a los ár­bi­tros no los lla­ma­ban “co­le­gia­dos” por ir a un co­le­gio, sino por for­mar par­te de él. Es­to lo de­du­je cuan­do, sien­do ya un ju­ve­nil lec­tor del AS, me tro­pe­cé por vez pri­me­ra con la de­no­mi­na­ción “Co­le­gio Ofi­cial de Ár­bi­tros”.

Más ade­lan­te me in­for­mé de que tam­bién exis­tían el co­le­gio de in­ge­nie­ros, el co­le­gio de abo­ga­dos, el co­le­gio de mé­di­cos, el co­le­gio de ar­qui­tec­tos… Y me ex­tra­ñó que mis pa­dres, cuan­do me lle­va­ban al den­tis­ta, nun­ca me di­je­ran: “Vamos a que te sa­que una mue­la el co­le­gia­do”.

De acuer­do: los ár­bi­tros eran co­le­gia­dos por­que es­ta­ban en un co­le­gio, pe­ro ¿aca­so no lo eran tam­bién los den­tis­tas?

Tam­bién co­no­cí des­pués que no en todos los paí­ses hay un co­le­gio de ár­bi­tros. Sin em­bar­go, en la te­le lla­ma­ban y lla­man “co­le­gia­do” lo mis­mo a un ár­bi­tro ru­so que a uno egip­cio. Ga­mal Al-Ghandour, sin ir más le­jos. Aquel “co­le­gia­do” que nos echó del Mun­dial de 2002 era egip­cio. ¿ Sa­be al­guien si los ár­bi­tros egip­cios tie­nen un co­le­gio como el nues­tro? Ni idea. Pe­ro pri­me­ro se le lla­ma “co­le­gia­do” y lue­go ya se verá. Aunque se tra­te de un co­le­gia­do sin co­le­gio.

(Ay, Al-Ghandour. A mí se me ocu­rrie­ron mu­chas ma­ne­ras de lla­mar­le, y nin­gu­na era “co­le­gia­do”).

El ca­so es que aho­ra se oye más in­clu­so “co­le­gia­do” que “ár­bi­tro”, aunque la mi­sión de aque­lla se­gun­da op­ción fue­ra no re­pe­tir la pri­me­ra.

Qui­zás ha­bría que in­ven­tar otra al­ter­na­ti­va, aunque só­lo fue­se por va­riar. Los pe­rio­dis­tas es­pa­ño­les no sue­len re­unir va­lor su­fi­cien­te pa­ra crear pa­la­bras (a di­fe­ren­cia de los la­ti­noa­me­ri­ca­nos). Si no fue­ra por esa pru­den­cia, a al­guno ya se le ha­bría ocu­rri­do la al­ter­na­ti­va “sil­ba­te­ro”, por ejem­plo, pa­ra no lla­mar co­le­gia­do a quien se­gu­ra­men­te no lo es.

Pe­ro te­ne­mos una op­ción más ade­cua­da. En los pri­me­ros tiem­pos del fút­bol, los ár­bi­tros eran lla­ma­dos “tren­ci­llas” de­bi­do al ga­lón tren­za­do de al­go­dón que lu­cían en las so­la­pas de sus cha­que­tas ne­gras. Y to­da­vía se oye a ve­ces.

No es­ta­ría mal re­cu­pe­rar esa me­tá­fo­ra como si­nó­ni­mo ha­bi­tual, en re­cuer­do de los tiem­pos he­roi­cos. Si hay co­le­gia­dos sin co­le­gio, bien pue­de ha­ber tren­ci­llas sin tren­ci­lla. Al me­nos, en eso no tie­nen na­da que ver con los den­tis­tas.

En los pri­me­ros

tiem­pos del fút­bol, los ár­bi­tros

eran lla­ma­dos “tren­ci­llas” por el ga­lón que lu­cían en

las so­la­pas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.