Cris­tiano y el qui­te del per­dón

AS (Las Palmas) - - RESACA DEL DERBI - POR TO­MÁS RONCERO

Cris­tiano di­jo lo que di­jo y lo fá­cil es in­ter­pre­tar­lo por la par­te más abrup­ta y po­lé­mi­ca de su afir­ma­ción: “Si todos es­tu­vie­ran a mi ni­vel, a lo me­jor se­ría­mos pri­me­ros”. Pe­ro le­yen­do y es­cu­chan­do al com­ple­to su de­cla­ra­ción que­da me­ri­diano que él in­ten­ta­ba tras­la­dar su frus­tra­ción por el gra­ve problema de las le­sio­nes que han las­tra­do al equi­po du­ran­te to­do el cur­so. El por­tu­gués se re­fie­re a que es más di­fí­cil ga­nar es­te ti­po de par­ti­dos de má­xi­ma exi­gen­cia si te fal­ta gen­te como Mar­ce­lo, Ben­ze­ma, Pe­pe y Ba­le. Él tu­vo que ma­ti­zar des­pués sus afir­ma­cio­nes sien­do ta­xa­ti­vo en lo que ya in­tuía­mos los que le co­no­ce­mos bien: “No me creo me­jor que na­die. Res­pe­to a mis com­pa­ñe­ros y ja­más qui­se ofen­der­les. Me re­fe­ría a la par­te fí­si­ca y a las le­sio­nes”.

Ahí es­tá el quid de la cues­tión. En el asun­to de las nu­me­ro­sas le­sio­nes (¡van 21 mus­cu­la­res!) es don­de Cris­tiano de­bió po­ner más el de­do en la lla­ga. In­si­nuó y ama­gó, pe­ro no se ti­ró a la yu­gu­lar del problema. Es pú­bli­co el ma­les­tar de la plan­ti­lla con el res­pon­sa­ble de los ser­vi­cios mé­di­cos, doc­tor Ol­mo, al que siem­pre han con­si­de­ra­do un con­fi­den­te del pre­si­den­te y un ga­leno me­dio­cre. Las re­cu­pe­ra­cio­nes de los le­sio­na­dos de­jan mu­cho que desear y las re­caí­das (el ca­so de Ba­le es pal­ma­rio) son el pan nues­tro de ca­da día en Val­de­be­bas.

Así que de­je­mos las co­sas en su si­tio. Cris­tiano tie­ne una mag­ní­fi­ca re­la­ción con todos sus com­pa­ñe­ros y nun­ca qui­so ha­cer­les de me­nos. Por si al­guien lo du­da, ana­li­cen con qué con­tun­den­cia le de­fen­dió Ser­gio Ra­mos, el pri­mer ca­pi­tán del Ma­drid. El an­da­luz no es de an­dar­se por las ra­mas y siem­pre ha­bla di­rec­to y sin ro­deos. Si lle­ga a creer que lo que de­cía Cris­tiano era ve­ja­to­rio pa­ra el equi­po, se lo hu­bie­ra re­pro­cha­do pú­bli­ca­men­te. Pe­ro fue al re­vés. Le de­fen­dió con fir­me­za. Sa­be que es un cha­val con fuer­te tem­pe­ra­men­to y co­no­ce su la­do per­so­nal, el más des­co­no­ci­do pa­ra la gen­te de la ca­lle. Cris­tiano no es un ti­po que na­ve­gue en so­li­ta­rio. Ra­mos le echó un sal­va­vi­das por­que Cris­tiano lo ne­ce­si­ta­ba an­te el re­vue­lo or­ga­ni­za­do. Y, ade­más, es­te Ma­drid a la de­ri­va ne­ce­si­ta más que nun­ca de Cris­tiano. Si re­nie­gan de su ju­ga­dor ban­de­ra (34 go­les en 33 par­ti­dos), el fi­nal de tem­po­ra­da po­dría ser dra­má­ti­co y frus­tran­te...

In­ten­ción Él por­tu­gués que­ría re­fle­jar el gra­ve problema de las le­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.