El de­lan­te­ro, el gol y las es­ta­dís­ti­cas

AS (Las Palmas) - - RESACA DEL DERBI - POR CAR­LOS MATALLANAS

Un Cris­tiano Ro­nal­do reivin­di­ca­ti­vo di­jo tras el der­bi que “las es­ta­dís­ti­cas no mien­ten”. La fra­se pa­só des­aper­ci­bi­da en mi­tad de la que se mon­tó des­pués, pe­ro con­vie­ne re­ba­tir­la. La mo­der­ni­za­ción en la pre­pa­ra­ción de­por­ti­va ha traí­do las es­ta­dís­ti­cas a la pri­me­ra lí­nea de tra­ba­jo. Es una bue­na no­ti­cia. Pe­ro por muy com­ple­tas y por­me­no­ri­za­das, só­lo son un com­ple­men­to, ja­más de­be sus­ten­tar­se una de­ci­sión o un ve­re­dic­to ex­clu­si­va­men­te en ellas. Y es­to se de­be pre­ci­sa­men­te a que, cuan­do quie­ren, las es­ta­dís­ti­cas mien­ten, cla­ro que mien­ten. Y mu­cho.

Die­go Pa­blo Si­meo­ne des­ta­có a Griez­mann y a Fer­nan­do To­rres en rue­da de pren­sa por su en­co­mia­ble tra­ba­jo, un ha­la­go muy sig­ni­fi­ca­ti­vo den­tro del con­tex­to ge­ne­ral de la tem­po­ra­da. ¿En qué asien­to del Ex­cel re­fle­ja­mos ese sa­cri­fi­cio bien he­cho? ¿Qué es­ta­dís­ti­ca de­mues­tra que el ren­di­mien­to fue sa­tis­fac­to­rio y cla­ve del triun­fo? ¿Dón­de aña­dir a la su­ma que una lí­nea ata­can­te te per­mi­te plan­tar el blo­que 20 me­tros más ade­lan­te cuan­do con­vie­ne? ¿Qué ca­si­lla nos di­ce que ha­cer un des­mar­que (o no ha­cer­lo) ha si­do cru­cial pa­ra el gol de un com­pa­ñe­ro? ¿En qué nú­me­ro nos de­be­mos fi­jar pa­ra dis­cer­nir si un uno con­tra uno ma­rra­do ha si­do fa­llo del ata­can­te o acier­to del por­te­ro?

Pa­ra res­pon­der a to­do eso ha­ce fal­ta in­cluir el fac­tor hu­mano en el análisis y en el ana­lis­ta. Ese in­tan­gi­ble es el que aca­ba re­fle­ján­do­se en los números, tam­bién en el mar­ca­dor. Pe­ro no se pue­de ir en sen­ti­do con­tra­rio, vien­do so­lo unos números eva­luar una ac­tua­ción co­lec­ti­va o in­di­vi­dual. Por eso un aba­ti­do Zi­ne­di­ne Zi­da­ne ha­bló de “te­ma men­tal”, su 67% de po­se­sión, por ejem­plo, ca­re­cía de sen­ti­do en su análisis y só­lo un ro­bot lo nom­bra­ría como lo­gro tras lo vis­to en el te­rreno de jue­go. Y qui­zá sea el fút­bol el de­por­te don­de me­nos con­clu­sio­nes se ex­trai­gan de las es­ta­dís­ti­cas. Y tam­bién qui­zá sea ese el se­cre­to de su éxi­to uni­ver­sal.

El Cho­lo ha­bló cla­ro en enero so­bre Fer­nan­do To­rres y su re­no­va­ción. Ape­ló a una de sus má­xi­mas: “El ren­di­mien­to lo dirá”. Todos mi­ran des­de en­ton­ces sin ce­sar la ca­si­lla de go­les mar­ca­dos por el de­lan­te­ro, pe­ro el en­tre­na­dor si­gue mi­ran­do don­de siem­pre. A to­das esas co­sas que le pi­de al ju­ga­dor, al­gu­nas de las cua­les lle­van a que sus ci­fras go­lea­do­ras crez­can, pe­ro siem­pre como con­se­cuen­cia del res­to del tra­ba­jo que de­be rea­li­zar por el bien de to­do el equi­po. Que en un de­lan­te­ro del Atlé­ti­co ese tra­ba­jo a rea­li­zar es bas­tan­te más del ha­bi­tual en otros equi­pos.

Cuan­do de pe­que­ño nos lle­va­ron a vi­si­tar un par­que de bom­be­ros con el co­le­gio, re­cuer­do la sor­pre­sa que me lle­vé al en­te­rar­me que ellos ha­cían mu­chí­si­mas más co­sas que apa­gar fue­gos. Nos hablaron de que su día a día eran tam­bién inun­da­cio­nes, ac­ci­den­tes de trá­fi­co, res­ca­tes, ca­sas en rui­nas y has­ta ha­cer­se ellos la co­mi­da en el par­que. A par­tir de ese mo­men­to les ad­mi­ré mu­cho más. Pe­ro en la te­le siem­pre les sa­can con la man­gue­ra. Es lo que hay.

Ren­di­mien­to Pa­ra un de­lan­te­ro del Atlé­ti­co el tra­ba­jo es bas­tan­te más del ha­bi­tual

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.