Cris­tiano de­cla­ra y Vi­llar sa­le a la ca­lle

AS (Las Palmas) - - Tema Del Día - AL­FRE­DO RE­LA­ÑO

El atril en el que iba a ha­blar Cris­tiano al tér­mino de su de­cla­ra­ción fue bre­ve­men­te ocu­pa­do por uno de sus ase­so­res de ima­gen, al que le to­có ha­cer un pa­pe­lón. An­tes, el pro­pio ju­ga­dor ha­bía te­ni­do un des­liz an­te la jue­za: “Si yo no me lla­ma­ra Cris­tiano Ro­nal­do no es­ta­ría aquí”, le es­pe­tó a lo que ella re­pu­so que en su mis­ma po­si­ción se han vis­to mu­chas per­so­nas anó­ni­mas, sos­pe­cho­sas co­mo él de de­li­to fis­cal “se­gún las prue­bas que apor­ta la Fis­ca­lía, y so­bre las que la Jus­ti­cia ten­drá que de­ci­dir”. Tan­ta arro­gan­cia per­ju­di­ca mu­cho a Cris­tiano. Es­tá en un mal pa­so, na­die le desea el mal, pe­ro ac­ti­tu­des así no le fa­vo­re­cen. A todo es­to, aún no hay ex­pli­ca­ción su­ya so­bre aque­lla por­ta­da de ‘A Bo­la’ en la que se anun­cia­ba su de­ter­mi­na­ción de mar­char­se. Su­pon­go que nun­ca di­rá na­da de eso, o que aca­ba­rá cul­pan­do al men­sa­je­ro. En prin­ci­pio, hoy se le es­pe­ra en Val­de­be­bas, pa­ra en­tre­nar­se en so­li­ta­rio, dan­do fin a 33 días de va­ca­cio­nes, los que me­dian en­tre su eli­mi­na­ción en la se­mi­fi­nal de la Con­fe­cup y esta fe­cha. Al ter­cer o cuar­to pues­to no se que­dó, con per­mi­so de su en­tre­na­dor. Su­pon­go que hoy el club di­fun­di­rá esas imá­ge­nes del en­tre­na­mien­to. Y ya el sábado, al re­gre­so de todos, se en­tre­na­rá con el gru­po y aquí paz y des­pués glo­ria. Es­pe­ro. Y mien­tras, Vi­llar es­tá pa­ra sa­lir de la cár­cel, jun­to a su hi­jo y su es­pí­ri­tu no tan san­to, pre­vio pa­go de sus fian­zas. Ya se es­pe­ra­ba. Pe­draz le ha re­te­ni­do mien­tras los otros investigados de­cla­ra­ban, a fin de que no pu­die­ra in­fluir so­bre ellos, ni des­truir prue­bas, pe­ro no sé si lo ha con­se­gui­do. En el ín­te­rin, la UEFA y la FIFA se lo han qui­ta­do de en­ci­ma, pe­ro el CSD no ha es­ta­do lo bas­tan­te di­li­gen­te o fir­me. Le ha im­pues­to, sí, una sus­pen­sión cau­te­lar de un año, pe­ro eso pa­ra él es pa­pel mo­ja­do. Si­gue mo­vien­do los hi­los. To­da su gen­te, mez­cla­da co­mo ce­re­zas en la fas­tru­pia, se sien­te fuer­te. Ayer sa­ca­ron sus cuen­tas, rec­ti­fi­ca­das a to­da pri­sa.

“SI NO ME LLA­MA­RA CRIS­TIANO RO­NAL­DO NO ES­TA­RÍA AQUÍ’, LE ES­PE­TÓ A LA JUE­ZA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.