La fi­nal que ins­pi­ró a Min­go­te

AS (Las Palmas) - - Real Madrid - TO­MÁS RONCERO ■

Fe­li­ci­to al club por ha­ber ele­gi­do a la Fio­ren­ti­na co­mo ri­val del pró­xi­mo Tro­feo San­tia­go Ber­na­béu. Un gui­ño a la his­to­ria que con­vier­te el par­ti­do del día 23 de agos­to en una ma­ra­vi­llo­sa in­cur­sión en la má­qui­na del tiem­po. Mi pa­dre, que es­tu­vo pre­sen­te en aque­lla fi­nal de la

Co­pa de Eu­ro­pa hace 60 años, siem­pre me ha con­ta­do que las gra­das de Cha­mar­tín es­ta­ban re­ple­tas. “No ca­bía un al­fi­ler, hi­jo mío”. Más de 120.000 al­mas, co­mo se de­cía en el ar­got de aque­lla épo­ca. La lo­cu­ra por con­se­guir una en­tra­da pa­ra el par­ti­do fue tal que el le­gen­da­rio Min­go­te, un humorista cu­yas viñetas eran re­fe­ren­cia de la cul­tu­ra es­pa­ño­la, hi­zo una que fue muy co­men­ta­da. Un ge­nio sa­le de la lám­pa­ra y le di­ce a su due­ño: “Soy tu es­cla­vo. Pí­de­me lo que quie­ras, ex­cep­to una lo­ca­li­dad pa­ra la fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa”.

Di Sté­fano, que pu­so su fir­ma go­lea­do­ra en las cin­co fi­na­les de la Co­pa de Eu­ro­pa que dis­pu­tó, y Gen­to ru­bri­ca­ron el jus­to triun­fo an­te los vio­la. Pa­ra los mal­pen­sa­dos acla­ro que se jugó en el cam­po del Madrid por­que la UEFA de­ci­dió un año an­tes que la fi­nal de ca­da edi­ción se ju­ga­se en el es­ta­dio del úl­ti­mo cam­peón. Co­mo vie­ron que lo del Madrid iba pa­ra lar­go, re­vo­có su de­ci­sión y por eso las fi­na­les de 1958, 1959, 1960 y 1961 se ju­ga­ron en

Bru­se­las, Stutt­gart, Glas­gow y Ber­na. En ca­so con­tra­rio, Cha­mar­tín hu­bie­se aco­gi­do de pleno de­re­cho to­das ellas… El día 23 el Ber­na­béu se­rá una fies­ta pa­ra aco­ger al vi­gen­te cam­peón de Eu­ro­pa. Que na­die lo ol­vi­de. Una pre­tem­po­ra­da con va­rios ras­gu­ños de cha­pa no pue­de em­bo­rro­nar el tem­po­ra­dón del que ve­ni­mos. La Fio­re sa­be des­de hace 60 años qué sig­ni­fi­ca el mi­to de ‘Il Real.’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.