Hace hoy diez años se pu­so la pri­me­ra pie­dra del Nue­vo (ya vie­jo) Mes­ta­lla

AS (Las Palmas) - - A La U´ Ltima - CONRADO VA­LLE @Con­ra­doVa­lle

Tal día co­mo hoy. Hace hoy 10 años se pu­so la pri­me­ra pie­dra del Nue­vo (ya vie­jo) Mes­ta­lla. Y ahí si­gue, vien­do pa­sar el tiem­po, cual Co­li­seo ro­mano en rui­nas. La obra se fre­nó en se­co en fe­bre­ro de 2009. Su his­to­ria re­su­me las cau­sas y con­se­cuen­cias de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. Es tam­bién el re­la­to de mil pro­me­sas in­cum­pli­das. Des­de agos­to de 2010 ten­dría que es­tar el Va­len­cia ju­gan­do allí. Pe­ro hoy ni tan si­quie­ra hay fe­cha pre­vis­ta pa­ra que vuel­van las má­qui­nas a ese es­que­le­to de ce­men­to que, tras una dé­ca­da ahí plan­ta­do, for­ma ya par­te del pai­sa­je ur­ba­nís­ti­co de la ciu­dad.

Gran­des even­tos. El Nue­vo (ya vie­jo) Mes­ta­lla na­ció con la hi­pér­bo­le de aque­llos años. Con la vi­to­la de que iba a ser el me­jor es­ta­dio de Eu­ro­pa y po­si­ble­men­te del mun­do. Eso fue lo que el pre­si­den­te Juan So­ler le pro­me­tió a la al­cal­de­sa Ri­ta Bar­be­rá. Eso y que ten­dría una pis­ta de atletismo por si al­gún día la ciu­dad as­pi­ra­ba a ser Olím­pi­ca. Se­ría tam­bién uno de los más ca­ros: 350 mi­llo­nes. 75.000 es­pec­ta­do­res, todos ba­jo te­cho; una sa­la de pren­sa pa­ra 500 pe­rio­dis­tas, co­mo si se fue­ra a dispu­tar ca­da día la Su­per Bowl; y, en­tre otros lu­jos, ma­de­ra im­por­ta­da de Áfri­ca.

La bur­bu­ja ex­plo­tó. El pro­ble­ma es­tu­vo en el mo­de­lo de fi­nan­cia­ción, que no lo hu­bo. El Va­len­cia de So­ler vi­vía ba­jo el pris­ma de la cul­tu­ra del pe­lo­ta­zo. El Nue­vo (ya vie­jo) Mes­ta­lla se pa­ga­ría con la venta del vie­jo (hoy re­ju­ve­ne­ci­do tras tu­near­lo) Mes­ta­lla. Pe­ro uno se em­pe­zó a cons­truir sin te­ner com­pra­dor pa­ra el otro y, de re­pen­te, ex­plo­tó la bur­bu­ja. “¡Pa­ren má­qui­nas!”, gri­tó el ca­pa­taz. Y así con­ti­núan a día de hoy. El Va­len­cia lle­va in­ver­ti­dos 150 mi­llo­nes, más otros 18 mi­llo­nes que pa­gó el club por los te­rre­nos que eran del Ayun­ta­mien­to (di­ne­ro que no vio el con­sis­to­rio hasta la lle­ga­da de Lim). El que más cerca es­tu­vo de reanu­dar la obra fue Ma­nuel Llo­ren­te cuan­do Ne­wCo­val, un pro­yec­to idea­do por Ro­dri­go Rato y que fre­nó la Bankia de Goi­ri­gol­za­rri al no cum­plir­se hi­tos del con­tra­to. Ope­ra­ción, por cier­to, de la que des­pués se ha­bló en su­ma­rios y tri­bu­na­les.

Re­di­se­ños. De aquel pro­yec­to fa­raó­ni­co de So­ler só­lo que­da el es­que­le­to. El ar­qui­tec­to Mark Fen­wick lle­va he­chos dos re­di­se­ños pa­ra aba­ra­tar cos­tes. Adiós a la cu­bier­ta icó­ni­ca, a la pis­ta de atletismo, a 15.000 lo­ca­li­da­des... Así por en­ci­ma fal­tan unos 100 mi­llo­nes pa­ra aca­bar­lo, que es lo que Lim ha ‘in­ver­ti­do’ en Ab­den­nour, En­zo, Ne­gre­do y San­tos.

Pe­ro Lim no tie­ne obli­ga­ción de ter­mi­nar el es­ta­dio (“To pro­cu­re” se es­cri­bió en el con­tra­to de com­pra del Club). Así que lo del Nue­vo (ya vie­jo) Mes­ta­lla lo tie­ne el asiá­ti­co en la car­pe­ta de ‘Asun­tos Pen­dien­tes’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.