Ángel Nieto, ‘in me­mo­riam’

AS (Las Palmas) - - Tema Del Día -

Eran tiem­pos du­ros, los pri­me­ros cin­cuen­ta. Una fa­mi­lia de Za­mo­ra, uno de cu­yos miem­bros era un niño de seis años, lla­ma­do Ángel Nieto, se tras­la­dó a Madrid, en bus­ca de me­jor vi­da. Ins­ta­la­ron una po­lle­ría en Va­lle­cas, al la­do de un ta­ller de re­pa­ra­ción de mo­tos en el que un jo­ven, lla­ma­do To­más Díaz Val­dés, tra­ta­ba de abrir­se ca­mino, tras la muer­te pre­ma­tu­ra de su padre. A aquel niño, aque­llo le fas­ci­nó. Se co­la­ba, cu­rio­sea­ba. Pri­me­ro era una mas­co­ti­lla (¿pue­do mi­rar? ¿me de­jáis apre­tar una tuer­ca?), lue­go un apren­diz y, por fin, (¿pue­do mon­tar?), pro­ba­dor de mo­tos re­pa­ra­das y fi­nal­men­te pi­lo­to. Pi­lo­to cam­peo­ní­si­mo. To­más Díaz Val­dés fue, con él de la mano, es­pe­cia­lis­ta de mo­tor du­ran­te mu­chí­si­mos años. Los ini­cios de aque­llo fue­ron du­ros. Pri­me­ro, só­lo Díaz Val­dés le acom­pa­ña­ba por el cir­cui­to mun­dial. Lue­go se unió a ellos Hernández Ri­va­du­lla, de Mar­ca. Pe­ro las mo­tos sig­ni­fi­ca­ban po­co pa­ra la pren­sa. Nieto, fut­bo­le­ro de ado­les­cen­te, lle­gó a abo­rre­cer el fút­bol, de tan­to ver por­ta­das de es­te de­por­te, mien­tras sus éxitos ha­bía que bus­car­los muy atrás. Has­ta que tan­to triun­fo sal­tó la ban­ca. Fue de­ci­si­vo que se su­ma­ra te­le­vi­sión. Bueno, la su­mó él. Le arran­có el com­pro­mi­so al pro­pio Sa­ma­ranch, tras una jor­na­da triun­fal en Mont­juïc. Fue más que un campeón. Fue un pio­ne­ro. Uno de esos de­por­tis­tas es­pa­ño­les que nos sur­gie­ron de la na­da en los se­sen­ta, me­tien­do en nues­tros ho­ga­res un de­por­te nue­vo, vía te­le­vi­sión, en­ri­que­cien­do nues­tro pa­no­ra­ma, su­peran­do el freno que su­po­nía la ‘tri­lo­gía clá­si­ca,’ fút­bol, boxeo y ci­clis­mo. Eso fue­ron él, San­ta­na, Emi­li­ano, Arit­men­di, Ha­ro, Ballesteros. Aho­ra que un ac­ci­den­te fa­tal nos lo arre­ba­ta, cuan­do es­ta­ba en pleno dis­fru­te de la vi­da, nos de­ja a to­dos un sen­ti­mien­to de va­cío. Pe­ro nos con­sue­la pen­sar que lle­gó a con­tem­plar el efec­to de su obra: el soberbio ni­vel que ha al­can­za­do en Es­pa­ña ese de­por­te que él pu­so en ór­bi­ta en­tre no­so­tros.

AL­FRE­DO RE­LA­ÑO

“...EL SOBERBIO NI­VEL

QUE HA AL­CAN­ZA­DO

EN ES­PA­ÑA ESE

DE­POR­TE QUE ÉL...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.