Un campeón fue­ra de los cir­cui­tos

AS (Las Palmas) - - Motociclismo - HÉC­TOR MAR­TÍ­NEZ ■

Te­nía al­go. No ha­blo de lo es­tric­ta­men­te de­por­ti­vo, del ta­len­ta­zo pa­ra lle­var al motociclismo es­pa­ñol a lo más al­to, esa sel­va en la que los británicos e ita­lia­nos se mo­vían a su an­to­jo. Me re­fie­ro a lo que Ángel Nieto era fue­ra de los cir­cui­tos. Y más aún, a lo que era fue­ra de los cir­cui­tos hoy día, cuan­do sus ges­tas de­por­ti­vas que­dan tan le­jos. Ca­ris­ma, es eso. Por­que de otro mo­do no se en­tien­de que ni­ños de diez años se le acer­ca­ran a pe­dir­le un au­tó­gra­fo en la ro­me­ría en que se con­vier­te un GP más allá de la pis­ta.

Ha­ce un año vol­ví a com­pro­bar­lo de cer­ca. Es­tá­ba­mos en el Par­que del Re­ti­ro, en un ac­to de la ini­cia­ti­va co­mún de la Fun­da­ción Rep­sol y la Com­pa­ñía Blan­ca Mar­si­llach de tea­tro pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Y allí es­ta­ba Ángel, ami­go de Blan­ca, siem­pre dis­pues­to a ayu­dar. “Si hay que ser ac­tor, pues ac­tor”, de­cía Nieto an­tes de su­bir­se a las ta­blas. Lue­go lle­gó lo bueno. Im­pro­vi­só una es­ce­na en la que in­vi­ta­ba a su­bir a su moto a Blan­ca, pa­ra lle­var­la a dar una vuel­ta. Y só­lo con esa es­ce­na lle­nó de ri­sas y aplau­sos el sa­lón de ac­tos de la Ca­sa de Va­cas. Ángel sa­bía que quie­nes son­reían en las bu­ta­cas ne­ce­si­tan el ca­ri­ño de to­dos y él no du­dó en mos­trár­se­lo. ¿Sa­bían aque­llos chi­cos que Nieto fue campeón del mun­do por pri­me­ra vez en 1969? ¿O que en el 72 hi­zo do­ble­te con los tí­tu­los de 50cc y 125cc? ¿O que só­lo Agos­ti­ni tie­ne más cam­peo­na­tos que él? No, apues­to a que no. Pe­ro se­gu­ro que si hoy les pre­gun­tan qué les pa­re­ció Ángel aquel día que lo tu­vie­ron tan cer­ca, di­rían: “Un tío muy ma­jo”. Lo co­no­cí po­co, pe­ro lo era. Muy ma­jo. Des­can­sa en paz, Ángel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.